En muchos sentidos el Perú es un contrasentido. En los últimos años los analistas internacionales acuñaron el epíteto de “milagro peruano” para referirse al crecimiento económico sostenido del país y su liderazgo en Latinoamérica.

Fuente: elcomercio.pe

Muchas corporaciones trasnacionales se afincan aquí para hacer negocios prósperos,  y frecuentemente se inauguran enormes “malls” y centros comerciales que brindan el espejismo de un país aparentemente en alza.

Sin embargo, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) todavía hay por lo menos 1,2 millones de peruanos que viven en situación de pobreza extrema y que no pueden disfrutar de lo que las estadísticas pregonan. Crece el desempleo y muchos siguen viendo en la venta ambulatoria una salida para la sobrevivencia.

En la otra orilla hay una campaña permanente, desde el Estado y el sector privado, para difundir las maravillas de la gastronomía peruana en el mundo. Una gran tradición culinaria, matizada con la comida fusión, restaurantes sofisticados y excluyentes que ofrecen platillos por cien soles, mientras un gran sector opta por la comida chatarra o el caldo sin presa de tres soles.

Pero en contraste con el hecho de creernos un paraíso gastronómico, en el Perú hay un índice preocupante de desnutrición crónica infantil. Según cifras del INEI el año 2017 terminó con 12.9% de desnutrición en niños menores de cinco años. Las tasas más altas están en Huancavelica (31,2%), Cajamarca (26,6%), Loreto (23,8%), Pasco (22,8%), Apurímac (20,9%) y Ayacucho (20%).

Asimismo, nos vanagloriamos de ser el mejor destino turístico y de hecho nos sobran razones por la enorme cantidad de lugares arqueológicos, históricos y naturales. Pero subyacen problemas de violencia social, delincuencia, crímenes, maltrato infantil y trata de personas.

A esto se suma la lacra de la corrupción en las altas esferas de gobierno, que genera millonarias pérdidas. Al respecto, Pablo Macera ya lo dijo en sus estudios sobre la lumpenización del país. Al mismo tiempo creemos que tenía razón Jorge Basadre al decir que el Perú es un problema y posibilidad, no obstante la frase atribuida a Antonio Raimondi (que al parecer nunca la dijo) sigue resonando: “El Perú es un mendigo sentado sobre un banco de oro”.

Raúl Allain

Raúl Allain (Lima, 1989) Escritor, poeta, editor y sociólogo. Actualmente, es Presidente del Instituto Peruano de la Juventud (IPJ) y dirige el sello independiente Río Negro. Contacto: raulallave1189@hotmail.com

Comentarios de Facebook

Comentarios 1

  1. Dante Pino

    Si es cierto que existen problemas de pobreza aún y desigualdad social. Lo que hay que entender es que el proceso de acumulación del capital no es a corto plazo, sus impactos sociales tampoco. El crecimiento peruano recién ha comenzado, y decir recién es que tiene veinte años. Se piden resultados muy de prisa, y eso no es posible, veamos ejemplos en los tigres asiáticos o la China. Lo que quiero remarcar es que el Perú va por bien camino y sería una pena que se induzca a creer lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies