La política peruana es más bien politiquería y está enferma de corrupción, contaminando al país con un virus mortal. Manuel González Prada afirmó hace cien años que “el Perú es un organismo enfermo: donde se pone el dedo, salta la pus”, y el propio José Carlos Mariátegui dijo sentirse “nauseado de política criolla”.

Fuente: Medium

El jurista Javier Valle Riestra afirmó en Expreso que “esa crisis se refleja en el Parlamento de hoy. Y han nacido los popys, que solo sirven para la denuncia y la persecución calumniosa e irresponsable. No son para debates. No tienen ideas. No tienen cultura”.

El diagnóstico es grave. No contamos con una clase política que entienda que el servicio al país es lo primero. Y muchos que se autoproclaman “outsiders”, solo buscar acumular dinero y poder, lanzándose a la arena política ya sea mediante la candidatura a una alcaldía, gobernación regional, Congreso de la República o a la presidencia del Perú.

Los métodos que utilizan para ganarse la confianza de los despistados electores son conocidos públicamente: regalar almanaques, polos, llaveros, vasos u otros objetos que sirven de “recordatorio” mediante su foto, su nombre y el partido o movimiento al que supuestamente representan, hasta realizar “obsequios” de canastas con víveres, bolsas con arroz o menestras.

Las técnicas que estos politicastros aplican para ganar adeptos o volverse populares se van sofisticando. Por ejemplo mediante el sistema de dar puestos de trabajo, aumentos de sueldo o radicales rebajas en los precios de los productos de la canasta básica familiar. La modalidad de regalar comida es una de las más usadas, porque apela directamente a la necesidad primaria de alimentación, aprovechando que muchos peruanos no tienen trabajo y viven en condición de pobreza.

Incluso es muy conocido el regalo de galletas y bebidas gaseosas para firmar los planillones de candidatos para que puedan inscribir su organización ante el Jurado Nacional de Elecciones. Pero estos grupos tienen solamente una finalidad “electorera”. Una vez en el poder, no existe un auténtico partido político que busque soluciones a la problemática nacional, solamente se trata de oportunistas que quieren enriquecerse a costa del pueblo.

Raúl Allain

Raúl Allain (Lima, 1989) Escritor, poeta, editor y sociólogo. Actualmente, es Presidente del Instituto Peruano de la Juventud (IPJ) y dirige el sello independiente Río Negro. Contacto: raulallave1189@hotmail.com

Comentarios de Facebook

Comentarios 1

  1. manuel

    La realidad latinoamericana tiene un ingrediente ,que la identifica como un todo con los demás países , y es su parecido en cuanto al poco progreso de sus instituciones, lo cual le permite a los funcionarios públicos, hacer uso excesivo de sus facultades autoritarias , este ejemplo del Perú ,lo podemos observar en forma más dramática en Venezuela , donde la falta de autonomía institucional, se ve reflejada en el asalto ocasionado a su patrimonio público , todas las instituciones al servicio de Chávez (el millarcito decía el bocón)le permitieron destruir la función administrativa para el resguardo de sus riquezas naturales y sus instituciones económicas como el caso de PDVSA , empresa del estado que fue saqueada por Chávez ,y su contraparte el Maduro, continuando con el saqueo de la pobre Venezuela y su capital financiero y social ; hoy Venezuela es un país empobrecido , desnaturalizado en su función publica para fomentar el desarrollo sustentable y servirnos a todos He ahí ,que la falta de valores conducen a la sociedad hacia su auto-aniquilamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies