Alexander Acosta, Artículos/Noticias, Columnistas, Internacional

“Con las colas estamos peor que cuba, el modelo fracaso” y el silencio de los inocentes

Para definir la situación de escasez, inflación y los estragos morales califica de “Economía de Guerra”, las palabra del opositor de la República Bolivariana de Venezuela,  Capriles Radonsky, sin importa EL CLAMOR de un pueblo, la angustia de la gente, el sufrimiento de las mujeres, los padecimientos de los niños, las niñas y adolescentes, hasta los mismos ancianos, parece que, “se hace necesario explicarle a nuestro pueblo el grado de miseria humana de la que es capaz esta DERECHA REACCIONARIA, a la que no le importa para nada el sufrimiento del pueblo a causa de sus arremetidas. Al contrario, parecería una ACTITUD SÁDICA, pero muy bien calculada de quienes ejecutan todo tipo de atentados contra el pueblo para que éste voltee su apoyo al proceso revolucionario” (Andreína Alzuru, “Miseria humana y emboscadas”, Aporrea, 10-02-2015). Una clase social resulta que se descompone socialmente con su visión de mundo, con sus concepción ideológica, pierde la ética política, por eso vuelve su mirada al pasado, al fascismo, ella no le importa la vida social, de allí que recurra a nuevas estrategias cuyos antecedentes la delatan: “GOLPE DE ESTADO, PARO PETROLERO, ESPECULACIÓN Y AHORA ACAPARAMIENTO;” José Ricardo Barroso, “Guerra Económica y Colas”, 10-02-2015). De allí  proviene sus miserias humanas, el fin lo es todo, no importan los medios contar de la “salida de Maduro”.

frase-oh-miseria-humana-a-cuantas-cosas-te-sometes-por-el-dinero-leonardo-da-vinci-149155

Aquí viene el asunto, el fin justifica los medios, maquiavelismo puro, cálculos miserables:  “Las enormes colas de venezolanos en procura de los productos que le han sido escamoteados donde observamos a mujeres embarazadas, mujeres con sus pequeños niños en busca de pañales desechables, mujeres desesperadas tratando de obtener toallas sanitarias, jabones de baño, detergentes, medicinas y una veintena de productos escondidos son la expresión más grande de la miseria humana capitalista. (y los hombres moliéndose sus vidas en las fábricas, las empresas y en todo el sistema capitalista, la nota es mía). No les importa para nada lo que ocurra siempre que puedan lograr el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro”. Andreína Alzuru, “Miseria humana y emboscadas”, Aporrea, 10-02-2015). De eso se trata de crear una atmosfera psicológica contra el régimen político de la revolución bolivariana, sus conquistas sociales, y luego hacer ver que esta es la imagen del comunismo, que estamos peor que Cuba”, que no vale la pena seguir este camino, que fracaso en la Europa Oriental, que fracaso en el mundo, que “el país está vuelto una mierda”. Asi se lanzan “en feroz cruzada contra la economía nacional generando una suerte de HISTERIA COLECTIVA generalizada utilizando un arma reciclada y mellada: el boicot y las colas, dando una sensación de escasez general, cuyo objetivo principal es alegar algo que observamos en los titulares de los medios nacionales e internacionales, en el discurso vacío de la oposición y en la Casa Blanca: “EL MODELO FRACASÓ”. José Ricardo Barroso, “Guerra Económica y Colas”, 10-02-2015).

Esto es lo que viene generando una MATRIZ DE OPINIÓN, desgastar el gobierno políticamente, DESLEGITIMAR el modelo socialista propuesto por Chávez, EL SOCIALISMO BOLIVARIANO, EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI,  generando un opinión  no solo para “legitimar las condiciones para un golpe de estado que nunca se ha detenido, la oposición nunca ha descansado ni descansará en su frustrado intento por detentar el poder político para que los empresarios los vuelvan a manejar como marionetas de diablo”. (Ídem), sino también agotarlo políticamente e ideológicamente en el nuevo escenario electoral venidero de las elecciones parlamentaria del 2015.  Con las “Las colas, el desabastecimiento se hicieron agudos y la población lo sentía al tratarse de producto esenciales para la vida. No buscaban otra cosa que el descontento popular y demostrar lo mismo: “el modelo fracasó”. (Ídem). ), “hay que cambiar el modelo”, “Maduro tiene que rectificar”, ¿le parece esto conocido, en la izquierda socialdemócrata como en la derecha fascista.

Así las cosas; se trata de trastornar políticamente al pueblo, NEUROTIZARLO,  con los medios de guerra económica, escasez, desabastecimiento, acaparamiento, sobreprecios, frustración, desespero, rabia, impotencia, “liderada por poderosos sectores empresariales vinculados con la extrema derecha, nacional e internacional, que ejecutan un plan contra la estabilidad del Estado y del pueblo venezolano (….) y la neurosis colectiva que busca crear descontento, caos y desestabilización en la población al esconder los productos de primera necesidad, alimentos, y medicamentos”. Este es el PLAN PSICO-POLITICO, sumado a las declaraciones de representantes del gobierno de EE.UU., de crear angustia, escenario de guerra, de protestas por venir, de sumarse al apoyo a la oposición.  Ejemplo; “En el 2015, nosotros anticipamos que las organizaciones estudiantiles y la oposición política van a organizar protestas en los meses previos a las elecciones legislativas”, jefe de la agencia de inteligencia militar de los Estados Unidos llamado Vincent Stewart”, Panorama Digital, “Presidente Maduro rechaza declaración del jefe de inteligencia de EEUU, Vincent Stewart” 04-02-2015). El objeto también es neurotizar al Presidente, Nicolás Maduro, hacer sufrir mediante la angustia, el desespero, la frustración.

Es su estrategia, “Los opositores piden un cambio, pero ¿por quién vamos a cambiar?, ¿por gente que es capaz de matar, de quitarle la leche a los niños, la comida a las familias, la medicinas a los enfermos?, no creo, amigos lectores y lectoras, esta población no está loca para elegir de presidente a violentos al extremo de la demencia”. Alberto Morán, “Maduro, un perfecto “bachaquero” , 09/02/2015). Exactamente es la demencia del fascismo, listo para desatar su cacería humana, contra Diosdado, el primero, contra el PSUV, contra las funcionarios sancionados de la Lista de los EE.UU., donde Luisa Ortega desempeña un importante papel, contra los jueces de la República, están esperando no más que “cambie el régimen político” para desatar la rabia, la impotencia que siente ahora, de haber perdido sus privilegios económicos y sociales, sintiendo como tantas personas tiene dinero para comprar, tantas personas están bancarizadas, tantas personas pueden ir al mercado, acabándose la exclusividad de un grupo social.

Por eso en medio de “LOS ESCENARIO DE GUERRA PSICOLÓGICA” preliminares a la guerra final, es bueno saber que “la oposición pierde la guerra económica; hay dos aspecto que me llevan a pensar en tal situación: el primero es que cada vez que los golpistas comienzan a llamar al diálogo es porque se ven derrotados en sus criminales acciones y pretenden hacer creer que el dictador Nicolás Maduro no los atiende, y el segundo es que los EEUU arrecia los ataques contra Venezuela. Ahora en un documento de Estrategia de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, se nos considera un peligro para la democracia”. (Ídem). Los ejemplos de la revolución bolivariana no pueden seguir creciendo, los alcances sociales, los logros de la revolución del socialismo del siglo XXI es un mal ejemplo para la democracia burguesa, para la democracia liberal, para el capitalismo hegemonizado por los EE.UU. (ídem).

Al final de este artículo, revisando las opiniones y tratando de comprender la estrategia del imperio y sus marionetas políticas y económicas, casi me retiro del computador cuando revise un artículo de Toby Valderrama, y me sumo, siguiendo al análisis psicológico de la guerra, dice Valderrama: “Los gringos, conocedores de nuestras debilidades, con mucha astucia, intentan un desenlace, terminar con  el gobierno revolucionario, lo hacen con inteligencia, sin prisa. Primero aislaron a los jefes de la Revolución y sobre ellos cayó una feroz campaña de desprestigio. Suspenden las visas, congelan activos, buscan con estas medidas captar a los débiles, neutralizar a los comprables, crear desconfianza. Toby Valderrama, “Obama y las colas, dos respuestas erradas que conducen a la derrota”,  09/02/2015, ahora si se completa el cuadro de la estrategia de la derrota del acaparamiento, las colas y la escasez. Pese a la inteligencia de los EE.UU., aun cuando hay calma, trabajan para derrocar el gobierno de Maduro, no hay duda, es una amenaza a los EE.UU., la revolución del socialismo del siglo XXI, sus métodos y acciones lo demuestran, pese a sus errores avanza, pero como dice arreciando su política contra Venezuela, los EE.UU demuestran sin diplomacia alguna su complicidad con la oposición, su doctrina política extraterritorial como todo imperio, mejor dicho imperialismo como no le gusta escuchar.

Volviendo al “fracaso del modelo del socialismo del siglo XXI, del socialismo bolivariano,”, y terminando eso, si, pidiendo excusa a los lectores, sucede que recién declaraciones de Capriles Radonsky, quien habla de “economía de guerra “recién agregó; “LOS INGRESOS DE PDVSA, NO SON PARA EL ÁREA SOCIAL”), “2015 año de elecciones: Igual a más y más ataques contra Venezuela, Marta Ortega, 10/02/2015 sino fuera así, para quien trabajan las empresas públicas sino para sus dueños, no así, para los venezolanos, entonces ellos, la oposición trabajan para el fracaso social, para las miserias humanas, para la discriminación de un modelo que pretenden imponer, cómo, si llegaran a ganar la asamblea nacional, al menos una mayoría, hasta calificada, podrían dar un GOLPE PARLAMENTARIO, que el fin del acaparamiento, la escasez y las colas, aparte de toda tranquilidad aparente (desespero oculto) de los EE.UU., saben que en esta guerra de desgaste psicológico, el pueblo va despertando, se hace más consciente del papel de los BACHAQUEROS (al menos los HISTÉRICOS DERROTADOS, los caballitos de batalla, para impedir los derechos de los consumidores y las familias, pero al parecer el silencio de los inocentes  debe decirle algo terrible a la feroz oposición, no pueden continuar en este camino doloroso para todos y todas, también padecen de neurosis la clase media y alta, no pueden vivir aislado de la economía de guerra y caos que apuestan sus clases sociales, es el auto suicidio político de la oposición, el imperio por mucha inteligencia  –como dice Valderrama– insistirá, pierde mucho, la principal reserva petrolera del planeta, la Faja Hugo Chávez frías, el botín de guerra.

Alexánder Kórdan Acosta R

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela UBV

Comentarios de Facebook

Comentarios 3

  1. manuel

    Es la respuesta a la ineficiencia y soberbia de un régimen, que más que un absurdo, es la mayor prueba que para construir un país se necesita de todos y más cuando ese país, es pobre y de gente pobre, sin capacidad de inversión, sino aquella que genera LA RENTA PETROLERA . Esta es la mayor prueba DE MISERIA HUMANA DEL REGIMEN DE CHAVEZ QUE AHORA SIGUE EL DUO EL MADURO Y EL CABELLO cuando estatiza la economia y crea la matriz estado – centrico . La riqueza de los ricos se distribuye con políticas de estado acordes con su realidad económica de inversión para el desarrollo sustentable y sostenido.La empresa privada y la inversión privada denota la evolución y la significación de un estado moderno y de respeto al derecho ajeno y a la mayor potencialidad de participacion ciudadanoa en el proceso economico

    Pienso que es la representación de la representación que el otro término de la relación tiene de él conjunto total del ser social, es decir, de la definición social de su verdad y de su valor que se integra en y por el conjunto de las relaciones entre todos los miembros del universo intelectual. La complejidad de vivir en un mundo construido en las formas económicas del homoseconomico transciende en los espacios para construir su proceso de ser libre ante todas las cosas.

    Nuestro problema no es ideologico de socialismo o liberalismo , se refiere a un orden superior que colapso muy temprano en el tiempo , por ello mismo yo le agregaria a tu sugerencia , otra racionalidad que defienda las politicas publica, la insercion social y atacar la corrupcion como uno de los granes flegelos sociales del mundo actual: caso venezuela es endemico. Saludos .

    Date: Fri, 6 Feb 2015 12:05:19 -0430
    Subject: Re: FW: SOCIOLOGÍA DE LAS COLAS
    From:
    To:

    Saludos Manuel. Interesante este debate sobre la sociología de las colas, sobre la dinámica que las explica. Aunque en “apariencia” muy elocuente la argumentación presentada por Luis Marín, ésta se suma al coro de CNN en el propósito de generar profundos sentimientos de intolerancia con respecto a la Revolución Bolivariana. Obviamente, la propuesta de fondo es presentar el liberalismo como la única alternativa que tienen las sociedades (fin de la historia). Deliberadamente ignora que en el mundo existen poderes reales (grandes corporaciones, grandes redes de comercialización, grandes medios) que tienen la capacidad de hacerle la vida imposible a los gobiernos que no se ajusten a sus lógicas de dominio. Máxime Venezuela cuya economía y sociedad se estructuraron (importación, consumo enajenado, rentismo) para depender de esas grandes redes de poder mundial. Marin también ignora deliberadamente que la situación actual forma parte de la dinámica de Venezuela como pais rentista, que durante los tiempos de abundancia termina gastando mas de lo que no tiene hasta colapsar. Solo que ahora el gobierno se resiste a resolver la crisis como tradicionalmente se hizo: liberar todo. Ahora bien, mas allá de los extremismos políticos y económicos, los universitarios y la gente sensata de este pais debemos trabajar a partir de ciertos consensos que según estudios cualitativos de hiterlaces existen en la sociedad venezolana: 1) Avanzar en la tesis de la inclusión social 2) Fortalecimiento de la economía solidaria en convivencia con la iniciativa privada 3) Un estado fuerte para impedir el abuso de los particulares en detrimento de los intereses comunes de la sociedad 4) Fortalecer el ahorro nacional y la inversión productiva en tiempos de abundancia 5) Desarrollo de estrategias para superar el rentismo petrolero, sobre todo en su dimensión cultural 6) Un liderazgo político que supere las lógicas del odio y la venganza. Seguimos en contacto amigo. Atte. Oscar J. Rodríguez

    El 6 de febrero de 2015, 8:49, manuel prada vazquez escribió:

    Date: Thu, 5 Feb 2015 22:38:50 -0430
    Subject: Re: SOCIOLOGÍA DE LAS COLAS
    From:
    To:

    Me perdonas Luis, a menudo leo tus artículos, pero me parece que tu furibundo anticomunismo esta en relación inversa con algunos de tus análisis. Tu antediluviano anticomunismo que lo usas como comodín, más parece el análisis de un fanático, de tipo Ku Khu Klan o los Neocom, que de una persona con cultura política y un conocimiento de historia contemporánea, que bien sé que la conoces.

    No te parece que si el supuesto comunismo fue enterrado hace 25 años, suena muy burdo comparar el actual “Estado militar un Estado de bandidos, sobre todo, de los botines y de los tributos”, dominante en Venezuela, con un gobierno comunista, cuando sabes de sobra que Chavez y todos los militares que lo acompañaron en el golpe de febrero de 1992,ERAN Y SON ANTICOMUNISTAS FURIBUNDO Y QUE CHAVEZ SE REUNIA CON LA MISION MILITAR AMERICANA,VOLABA EN SU AVION Y GEORGE LANDAU, EMBAJADOR DE EEUU EN EL CONO SUR EN MEDIO DE LA OPERACIÓN CONDOR, FUE TRASLADADO A VENEZUELA EN 1982 PRECISAMENTE CUANDO CHAVEZ, LOS MAYORES SANTELIZ, OCHOA ANTICH Y RAMIREZ SANTIAGO LO CAPTARON PARA LA CONSPIRACION Y LO LLEVARO A LA ACADEMIA MILITAR. O es que tú crees que Landau y luego Otto Reich, vinieron a Venezuela como embajadores, desconociendo de esa conspiración y sobre todo que la misión americana se reunía con ese Cachorro del Pentágono que se llamaba Chavez.

    Me perdonas, no comparto tu anticomunismo, ni tu defensa del sionismo, sin embargo te leo, por cuanto NADA HUMANO ME ES AJENO, pero por favor no acuses al comunismo, ni a los comunistas con esta banda de estafadores. En la URSS, jamás existió algo que tuviese que ver no tanto con el comunismo, ni siquiera con el socialismo, sabes muy bien que el Capitalismo de Estado, es un invento del tardío capitalismo alemán y de Bismarck y luego teorizado por Keynes, fue la solución del capital, a la libre competencia y la tendencia decreciente de la tasa de ganancia y la implantación del capital financiero y los monopolios. Lenin y Trotsky, entre otros fueron creyentes y practicantes de este capitalismo de estado, que lo consideraron la fase final y moribunda del capitalismo, pero esto no tiene nada que ver con el materialismo, ni el comunismo de Marx, aunque si con el llamado “marxismo” como las iglesias que se formaron a raíz de su muerte.

    Sin embargo Luis debes reconocer que los millones de hombres y mujeres que murieron enfrentando al fascismo y declarándose comunistas, deberían merecer un poco de respeto, al igual que los judíos que murieron luchando contra ese mismo enemigo. No te acuerdas del ghetto de Varsovia y del papel de los comunistas judíos en esa lucha. Vamos a respetar por lo menos esa memoria y por favor combate al comunismo a partir de sus principios y no a partir de quienes se creyeron en nuevos mesías y padre de las nuevas iglesias que se formaron a nombre del “comunismo”.

    Me imagino que si Jesucristo resucitara en estos momentos no quedaría un templo cristiano que no derribara. No digo nada de Yahveh, pero creo que si regresa haría lo mismo con mucho de sus seguidores, sobre todo en Israel. Y te confieso soy ateo, pero respeto a todo creyente por un principio no comunista, sino liberal: La religión es un asunto privado, de toda persona. Un saludo de mi parte. Pablo Hernández Parra.

    El 4 de febrero de 2015, 17:01, Luis Marin escribió:

    SOCIOLOGÍA DE LAS COLAS

    Las colas son una consecuencia directa de la centralización. Su opuesto es la dispersión, porque resulta completamente evidente que con muchos y diversos expendedores las colas no sólo serían innecesarias sino incluso imposibles. Son a una sociedad cerrada como el acceso libre a una sociedad abierta.

    No es sólo la escasez, como se dice a diario, porque se puede tener la existencia que sea de bienes y servicios, pero si se distribuyen en un solo punto, inevitablemente se armará la cola; por último tenemos la demanda concentrada por el apremio del público en adquirir los mismos productos, en el mismo lugar, al mismo tiempo.

    De manera que la proliferación de colas pone de manifiesto que está desapareciendo la pluralidad de oferentes, concentrándose la distribución en las grandes organizaciones que todavía sobreviven a la destrucción socializante.

    Estas entidades originalmente privadas han devenido, por fuerza de múltiples y abusivas regulaciones, en auxiliares forzados de los mecanismos públicos de repartición, por lo que, irónicamente, dejaron de ser negocios para convertirse en “servicios públicos”.

    Por éste camino enrevesado pretende el socialismo del siglo XXI estatizar la economía “legalmente” aunque se trate de una seudolegalidad, en forma “pacífica” pero armada, “sin derramamiento de sangre” como diría Mao, siempre contando con que las víctimas “cooperen”, la palabra mágica que utiliza el hampa antes de ponerse a disparar.

    Sin embargo, el mero hecho de imponer colas para todo genera resistencias espontáneas, sobre todo entre la gente que las percibe intuitivamente como una humillación y es porque lo son en realidad. Son completamente incompatibles con cualquier sentimiento de distinción y orgullo.

    El propósito político e ideológico de las colas es destruir la dignidad personal y transformar a los individuos en “masa”. Las colas tienen un efecto de rasero igualador que pone a todo el mundo al mismo nivel de nulidad y prescindibilidad, a ser menos que nadie, que es lo característico de una sociedad concentracionaria, comunista.

    Fidel Castro ha declarado hasta la extenuación que no le importan las críticas de individuos aislados porque sólo le interesan “las masas”, entendidas como conjunto indiferenciado del “pueblo”, porque, entre otras cosas, la masa es acrítica, no sabe de sutilezas ni abstracciones sino de apetitos primitivos, es profundamente amoral e irresponsable, atributos ambos (moral y responsabilidad) estrictamente individuales.

    El comercio propiamente dicho es abolido y sustituido por la asignación y distribución de bienes a los que los comunistas se empeñan en despojar de su condición de “mercancías”, que es la manifestación del pecado en la religión marxista.

    La venta a precios controlados no es venta, puesto que no persigue ningún fin de lucro, sino que reduce al comerciante a prestador de un servicio público, es decir, que lo convierten en funcionario, encima con carácter honorario, porque ni le pagan ni le conceden el estatuto funcionarial.

    De manera que la confiscación subsecuente de los negocios privados es apenas la sinceración de una situación que ya se había producido de hecho, en la práctica: la estatización de las redes privadas de comercialización de bienes y servicios. Puesto que ya el Estado había establecido qué se vende y a qué precio, lo que restaba era la toma de posesión de los locales y la administración del personal.

    El método puede variar pero el objeto sigue siendo el mismo, desafortunadamente, los resultados también serán los mismos: Todo para el Estado y el Estado para todo.

    GUERRA ECONÓMICA

    El rasgo más sobresaliente es su singularidad: Venezuela es el único país en el mundo donde ocurre tal cosa. Ni siquiera en Colombia, donde se reconoce que hay un conflicto bélico porque hasta participan en unas negociaciones de paz en La Habana, se habla de que exista “guerra económica”.

    La cruda verdad es que la tal guerra económica es una táctica diseñada en una sala situacional para enfrentar una situación creada con medidas excepcionales. El maestro del nacionalsocialismo, Adolfo Hitler, bendecía la guerra porque sin ella no hubiera podido aplicar medidas extremas que serían inconcebibles en tiempos de paz.

    La paradoja de sus seguidores criollos es que aplican una economía de guerra mientras hablan de paz e identifican éstos como “tiempos de paz”. Considerando la guerra como la continuación de la política por otros medios, visto que para ellos todo es político, entonces se concluye forzosamente en que todo es guerra, a lo que no puede escapar la economía, que es el centro de las preocupaciones de los comunistas.

    Quienes tienen una concepción guerrerista de la sociedad y el mundo parten con ventaja respecto de los demás que o bien adoptan un punto de vista contrario, pacifista o tolerante, en cuyo caso serán derrotados sin remisión por la violencia, o bien se defienden por medios equivalentes, con lo que confirman los prejuicios de aquellos.

    Esta ha sido siempre la fortaleza de la táctica de la lucha armada que obliga al contendor a someterse al juicio de las armas, tal como proclaman los guerreristas que es el juicio de la historia: la imposición del más fuerte.

    El poder, dice Mao, nace del caño de un fusil; portarlos es un privilegio de los militares, luego, los militares tienen el poder.

    ECONOMÍA DE DEPREDACIÓN

    El Estado militar es un Estado de bandidos. Vive, sobre todo, de los botines y de los tributos. Su sistema económico es un “comunismo de bandidos y guerreros”, producido por la mentalidad militar aplicada a todas las relaciones sociales, ha escrito Von Misses memorablemente (1932), antes de que el nacionalsocialismo tomara el poder.

    Desde el civilizado centro de Europa hasta el primitivo centro de África observamos que las mismas prácticas conducen a resultados semejantes, ilustrados por la “proverbial plaga de langostas”, de quienes se comportan en su país como ocupantes extranjeros.

    Hasta ahora el ejemplo más actual de depredación revolucionaria era Zimbabue, de Robert Mugabe. Es difícil imaginar la impresión de un granjero blanco que encuentra una mañana una horda de guerrilleros acampando en su patio. Estos sujetos matan y se comen al ganado, reparten la leche y el queso, se llevan lo que queda y luego destruyen las instalaciones.

    Como se encuentran en rebelión armada, la confrontación es directa con el ejército que si no logra someterlos conducen a toda la sociedad a la impotencia. La intervención externa es una ilusión que de realizarse se convierte en otra bandera ideal para los revolucionarios que unen el nacionalismo al socialismo.

    Podía verse claramente que estaban matando a la gallina de los huevos de oro y que la economía del país, antaño la más floreciente del África, se arruinaría, como en efecto ocurrió, con una escasez devastadora y la inflación más alta del mundo.

    Pero ellos llaman a esto “revolución”, a sus fines “justicia” con la población negra excluida, por cierto, la primera que se queda sin trabajo ni de qué vivir. Al final, adoptan el dólar como moneda oficial, reparten la administración con la oposición también oficial y luego de casi 35 años Mugabe sigue en el poder, que es lo único que le interesa.

    Ahora en Venezuela se observa exactamente la misma dinámica. La plaga cae sobre cualquier empresa, si más floreciente mejor, como sobre un botín, la saquean hasta verle los huesos y luego simplemente saltan sobre otra.

    La dificultad del comunismo de campamento es que siempre necesita tener a quien asaltar y las posibilidades económicas de cualquier país son limitadas por definición; luego, deben extenderse sobre otro país para mantenerse con vida y seguir avanzando, tal como ha hecho el régimen de Castro contra Venezuela después de extenuar a Cuba.

    Lo sorprendente de este sistema es lo paradójico que resulta, porque se roba la energía social al paralizar la iniciativa de los individuos o, para decirlo en su propio lenguaje, se convierte dialécticamente en su propia negación, con lo que se autodestruye.

    Lo trágico es que en esta “dialéctica” destruyen también a todos los demás, a menos que se les oponga algún muro de contención.

    Generalmente los comunistas llegan hasta dónde los dejan llegar.

  2. jesus

    Con esto pasa como con las investigaciones criminales. Hay que preguntarse a quién beneficia el asunto, el ataque. ¿Por qué no debatimos sobre Honduras, Haití, Arabia Saudita y sí sobre Venezuela? ¿Por qué no hablamos sobre lo que ha pasado en Irak, Libia, Afganistán, Siria, Israel? Lo de Venezuela es una cuestión nacional, (con éxitos proclamados por la ONU ¿los 8 objetivos del milenio?) y cada país ha de resolver sus cuestiones nacionales, sin interferencias extranjeras. En cambio, Irak, Libia, Afganistán, Siria, Israel, son cuestiones internacionales, precedentes internacionales, que sí podrían afectarnos. ¿Quién provoca estas “inquietudes” en la opinión pública? Pues una empresa privada mundial que es la prensa, financiada por un capitalismo mundial que no quiere analizar la viga en el propio ojo, y sí la paja en el ajeno.

  3. Thecubanhouses.com

    Amigos.

    Una cubana les va a aconsejar desde su escaso conocimiento de la política pero con la experiencia de una dictadura horrible de más de 50 años.

    No importa si se es de derecha o izquierda: Se puede vivir en paz y armonía, los europeos lo han conseguido hace mucho tiempo. No importa sí se es partidario de Maduro o Chávez u opositor. El principal error en que cayeron los venezolanos es que dejaron que las fuerzas de la oscuridad les separaran el país entre personas que tienen o no. Los extremos siempre son malos, allí se asientan los peores sujetos humanos, tanto a la derecha o a la izquierda, los más sufridos, los que más odian, los que más envidian, los que más temen, los más ambiciosos. Esas personas ganan la partida cuando logran dividir a hermanos en dos bandos: los que tienen y los que no tienen y por supuesto los que no tienen que son casi siempre un poquito más le tienen que quitar a los que tienen algo. Esos que no tienen lo tienen que defender y viene el odio, la guerra civil y la muerte con su guadaña detrás. Es una historia manida desde que el infeliz de Carlos Marx piso esta tierra. De eso les puedo hablar porque aquí la religión oficial es el comunismo.

    Un consejo a todos los hermanos venezolanos por el bien de su nación, es un mensaje para los de izquierda y los de derecha. No dejen que las fuerzas de la oscuridad que se encuentran a ambos lados los separen. Ya pensaron que ocurriría en Venezuela con una guerra civil, porque la sociedad está dividida en dos bandos y la gente se odia como nunca. Tengo amigos Venezolanos a ambos lados del espectro político y créanme que he visto un odio en los venezolanos como nunca antes…

    No dejen que los separen…

    Suerte a todos y que el amor los acompañe…

    Viva Venenzuela…

    Madelin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies