Artículos/Noticias, Economía, Entrevistas, Opinión, Videos

Entrevista: F. A. Hayek sobre los valores morales y el altruismo

ENTREVISTADOR: ¿No sucede que algunos liberales están tan deseosos de permitir que la sociedad se desarrolle de forma libre y espontánea que querrían eliminar todos los hábitos, costumbres, todas las tradiciones morales heredadas preexistentes?. Ellos quieren una crítica muy radical de la sociedad. Y creo que es justo decir que Ud no estaría de acuerdo con eso.

F.A. HAYEK: Bien, no sé si lo estaría. Creo que esto necesita una definición mucho más cuidadosa. Nuestro problema básico es que yo diría que tenemos tres niveles de creencias morales. Tenemos en primer lugar nuestros sentimientos morales intuitivos, que están adaptados a sociedades pequeñas con trato directo entre las personas, dónde trabajamos para gente que conocemos y somos servidos por gente que conocemos. 

Después tenemos una sociedad gobernada portradiciones morales que, a diferencia de lo que los racionalistas modernos creen, no son descubrimientos intelectuales de los hombres que las diseñaron sino el resultado de un proceso que ahora prefiero describir con el término biológico de “selección grupal”: aquellos grupos que, de forma bastante accidental, han desarrollado hábitos favorables como la tradición de la propiedad privada y la familia, que tuvieron un éxito que nunca entendieron. 

Así que, en gran medida, le debemos nuestro actualorden extenso de cooperación humana a una tradición moral que los intelectuales no aprueban porque no ha sido diseñada intelectualmente y que tiene que competir con un tercer nivel de creencias morales: esa moral que los intelectuales diseñan con la esperanza de que puedan satisfacer los instintos humanos mejor de lo que lo hacen las normas tradicionales.

Y vivimos en un mundo donde tres tradiciones morales están en constante conflicto: las innatas, las tradicionales y las diseñadas intelectualmente.

Y en última instancia todos nuestros conflictos políticos de la actualidad pueden reducirse al efecto del conflicto entre tres tradiciones morales de distinta naturaleza, no sólo de distinto contenido: una, innata y espontánea; otra, las tradiciones que hemos aprendido y la tercera, un diseño creado por nuestro intelecto.

Yo creo que se pueden explicar todos los conflictos sociales de los últimos 200 años por el conflicto entre las tres tradiciones morales.

ENTREVISTADOR: Ahora me gustaría aproximarnos a la cuestión de la sociedad futura desde otro punto de vista.

Una de las principales críticas que se hacen de una sociedad liberal individualista es que es egoísta, que no es altruista, mientras que el socialismo, con todos sus fallos en términos de eficiencia, es una sociedad en la que todos cuidamos del más débil, del enfermo, del anciano, etc

Entonces, ¿qué papel tiene para Ud el altruismo en una sociedad liberal individualista?

F. A. HAYEK: El altruismo es un instinto que hemos heredado de la sociedad pequeña en la que sabemos para quién trabajamos, a quién servimos.

Cuando se pasa de esta sociedad concreta, como me gusta llamarla, en la que nos guiamos por lo que vemos, a la sociedad abstracta que trasciende por mucho nuestro rango de visión, se hace necesario que no nos guiemos por el conocimiento del efecto de lo que hacemos sino por algunas señales abstractas.

Ahora bien, la única señal que nos dice dónde podemos hacer nuestra mejor contribución es el beneficio. Y de hecho, al perseguir el beneficio estamos siendo todo lo altruistas que es posible serporque extendemos nuestra preocupación a personas que están más allá de nuestro rango de conocimiento personal.

Esta es la condición que hace posible incluso producir lo que yo llamo un orden extenso, un orden que no está determinado por nuestros propósitos, por nuestro conocimiento de las necesidades más urgentes, sino por un mecanismo impersonal, que por medio de un sistema de comunicación pone una etiqueta en determinadas cosas, que es totalmente impersonal.

La moral tradicional, que no es altruista, que hace hincapié en la propiedad privada, y la moral instintiva que sí es altruista entran en constante conflicto.

Una sociedad extensa y abstracta, donde la mayoría de la gente atiende las necesidades de otros que no conoce y de cuya existencia no está ni siquiera al tanto,sólo se hizo posible por el abandono del altruismo y la solidaridad como los principales factores guía, que yo admito que son todavía los factores que dominan nuestros instintos.

Y lo que refrena nuestros instintos en este ámbito es la tradición de la propiedad privada y de la familia, las dos normas morales tradicionales que están en conflicto con el instinto.

Ssociólogos

Artículos, opiniones, textos, libros, entrevista, videos... sobre diferentes temas de interés.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies