Artículos/Noticias, Género

La causa de diferencia de oportunidades entre el hombre y la mujer: ¿Sexo biológico o género social?

Una polémica sacude Europa y Occidente: Sociólogos, psicólogos, historiadores, antropólogos y filósofos se preguntan a qué se debe la diferencia de oportunidades entre el hombre y la mujer.

sexo genero social cultural biólogico

1 ¿Cual es el problema ?

¿Por qué hay tantos hombres y tan pocas mujeres jefes de estado, diputados y alcaldes ? ¿Y premios Nobel ? ¿Y médicos, ingenieros y abogados ? ¿Y campeones deportivos ? ¿Y responsables militares y religiosos ?

¿Y por qué hay tantas mujeres y tan pocos hombres enfermeros, profesores primarios, secretarios y vendedores ?

Dos respuestas han sido propuestas :

A.-Conservadores, tradicionalistas :

-Los hombres y las mujeres nacen con características diferentes: los hombres son grandes y fuertes, agresivos, les gustan la guerra, el riesgo, los ejercicios físicos, la abstracción, las profesiones intelectuales, las matemáticas, el poder.

– Las mujeres tienen instinto maternal, son sacrificadas, la seducción, la ternura, necesitan ser protegidas y dirigidas.

– La teoría del género intenta alterar este órden natural que es necesario para componer la familia, base del orden social.

B.-Progresistas, defensores de los Derechos Humanos:

-Los hombres y las mujeres nacen con sexo diferente pero el género o rol social atribuido a cada sexo es una construcción de la sociedad. Esta construcción se basa en un prejuicio : la mujer es inferior al hombre al que debe ayudar y ocuparse de la casa y de los hijos.

-El respeto de los Derechos Humanos incluye reconocer que las mujeres, 48% de la población mundial, tengan las mismas oportunidades que los hombres, puedan ejercer las mismas profesiones y responsabilidades y obtengan salarios comparables.

-No se trata de desconocer la diferencia sexual del hombre y la mujer, ni de atentar contra la familia sino de reconocer que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres. Este reconocimiento hará las familias más equilibradas y más sólidas.

2 Antecedentes históricos

Desde hace 50 años los científicos comenzaron a estudiar el rol social de los hombres y de las mujeres.

Los antropólogos hicieron un aporte decisivo indicando que hasta 10 000 años antes de la era presente (AP), las mujeres alimentaban al clan por medio de la recolección de frutos y raíces mientras los hombres salían a cazar con mayor o menor éxito.

Entre 10 000 y 3 000 AP, los clanes inventaron la agricultura y la domesticación de animales. Los primeros arados, burdos y pesados, empezaron a ser utilizados por hombres y mujeres. Rápidamente observaron que las mujeres, debido al gran es-fuerzo, abortaban o tenían partos prematuros. Los recién nacidos, demasiado pe-queños, morían más frecuentemente que los otros lo que ponía en peligro la super-viviencia del clan. Decidieron entonces que las mujeres se ocuparan de los hijos y los hombre del cultivo de la tierra y de la caza.

Las excursiones de caza llevaron frecuente a los hombres a encontrar otros clanes frente a los cuales debían defender los productos de la caza, los territorios de caza y la libertad. En efecto, los vencidos devenían esclavos de los vencedores, sobre todo para la producción de alimentos.

Los hombres devinieron así los proveedores de alimentos y pasaban su vida al exte-rior en los campos de cultivo o en la caza y las mujeres se ocupaban de los hijos y esperaban a los hombre para comer ellas y los hijos.

Esta organización social, construida por el clan, se mantuvo ferreamente, aún después que aparecieron arados más livianos tirados por animales.

Hacia 2 600 AP se escribe el Antiguo Testamento de la Biblia que en uno de los relatos de la creación del hombre dice [Génesis 2, 7-23] :

« Dios modeló al hombre con el barro del suelo, le insufló en la nariz un aliento de vida y el hombre devino un ser vivo.

Dios plantó un jardín en Eden […] y puso ahí al hombre […] y le dio todos los árboles […] buenos para comer […].

Dios dijo : No es bueno que el hombre esté solo […] modeló del suelo todos los animales […] y todos los pájaros […] y se los llevó al hombre para ver como los llamaría. […] pero él hombre no encontró una ayuda para él. Entonces Dios […] durmió al hombre, le tomó una costilla […] y […] fabricó una mujer y se la llevó al hombre. El hombre gritó : « Es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Será llamada « hombra* » porque fue sacada del hombre ».

*hombre en femenino, en arameo, corresponde a « Eva ».

En esa época, si un hombre le ponía el nombre a un árbol, a un animal o a un ser humano, indicaba que este le pertenecía. Esta costumbre se mantuvo durante siglos : los amos le ponían nombre a los esclavos y a los sirvientes en general y ciertas congregaciones le cambian, hasta hoy, el nombre a las religiosas el día de su consagración para indicar que es propiedad de Dios.

Dios crea a la mujer de una costilla del hombre y se la lleva. Este le pone nombre.

Es decir, no sólo la mujer pertenece al hombre, como todos los otros seres vivos, sino que es el único ser vivo que « sale » del cuerpo del hombre tal como al nacimiento el hombre sale del cuerpo de su madre, única superioridad de la mujer.

En el Nuevo Testamento, en su primera carta a los cristianos de Corinto, Pablo dice  [1 Cor 11, 3 -10]:

« la cabeza/el jefe de todo hombre es Cristo, la cabeza/el jefe de la mujer es el hombre […] el hombre es la imagen y el reflejo de Dios; en cuanto a la mujer, ella es el reflejo del hombre. En efecto, no es el hombre que fue sacado de la mujer sino la mujer que fue sacada del hombre; y no es el hombre, por supuesto, que ha sido creado para la mujer, sino la mujer para el hombre. Es por esto que la mujer debe tener […] un signo de sujeción »

Este texto, escrito unos 40 años después de la crucifixión de Jesús, no puede ser más explícito : la mujer no es la igual del hombre sino su dependiente, su propiedad.

En el siglo IV de nuestra era, los emperadores romanos Constantino y Teodosio cristianizaron el imperio y organizaron la iglesia que devino así una de las bases de la cultura de Europa y por lo tanto de sus colonias. El conocido machismo tiene un claro origen : todo ser humano que no sea masculino, blanco, europeo y cristiano será discriminado : no pertenece a la clase dominante.

A esta base debe agregarse la influencia del capitalismo, del nazismo y del fascisme que ven en los trabajadores y en los no pertenecientes a la clase privilegiada, elementos que deben obedecer, producir y consumir y que no tienen más derecho que aquél que los dominantes les quieran acordar.

Este contexto cultural permite comprender que el rol que la sociedad le acuerda a la mujer parte del prejuicio socialmente aceptado que la mujer es menos capaz intelectualmente y más débil físicamente.

3 Situación actual

Los estudios sobre el généro no niegan las diferencias sexuales entre hombres y mujeres:

Sexo : Femenino Masculino
Carácter biológico :    
genético XX XY
endocrino o glandular ovario testículo
hormonal estrógenos, progesterona testosterona
genital externo vagina pene
genital interno útero, trompas próstata
aporte a la reproducción ovulos, embarazo, parto y lactancia espermios
sexual secundario desarrollo mamario, pilosidad femenina pilosidad masculina, prominencia laringea (manzana o nuez de Adan)

Los estudios sobre el género constatan que el prejuicio social que considera a la mujer física e intelectualmente inferior al hombre ha producido una distribución desequilibrada de roles sociales algunos de los cuales son los siguientes:

Género : Femenino Masculino
Rol social, esfera:    
social Dependiente Dominante
político : responsables Minoría Mayoría
económico : propietarios (ONU)   19% 81%
profesional Mayoria de vendedores, enfermeros y profesores primarios Mayoria de médicos, abogados e ingenieros
presencia en fuerzas armadas Mínima Máxima
responsables religiosos católicos Superioras, catequistas Presbíteros, obispos, cardenales, papas
artistas, intelectuales notorios Minoría Mayoría
laboral : salario a responsabilidad y calificación comparables Inferior Superior
familiar Miembro Jefe
doméstico : labores 80% 20%
notas à los 15 años de edad Comparables à aquéllas del généro masculino Comparables à aquéllas del généro femenino
deportistas  notorios Minoría Mayoría
lúdica : juguetes más frecuentes Muñecas, vestidos, objetos domésticos… Soldados de plomo, armas, autos, trenes…

Esta distribución de roles, mantenida desde la antigüedad ha llegado a ser considerada « natural » y por lo tanto « normal ». El entorno de todo niño o niña procura que el/ella se conforme lo mejor posible.

La guerra es reservada al hombre desde la prehistoria hasta el punto que los niños hasta hoy reciben, como juguetes, armas y uniformes, aprenden que « los hombres no lloran » y todo su entorno espera que muestre su propensión a la agresividad y a afrontar los riesgos. Ningún estudio científico ha podido mostrar que esta actitud sea un efecto de la testosterona. Por su parte la historia indica que muchas mujeres han combatido vestidas de hombre o no: Juana de Arco, por ejemplo, fue quemada viva en Rouen en 1431, a los 19 años, acusada de herejía por sus enemigos ingleses a los que había vencido en la guerra varias veces.

Cuando el Jefe de estado libio Mouammar KADHAFI visitó Francia en diciembre de 2007 su guardia personal estaba constituida por una decena de mujeres con formación militar y en artes marciales.

Con respecto a la capacidad política de la mujer es interesante mencionar que en 1944, cuando se autorizó en Francia el voto femenino, un argumento importante de los opositores y de la Iglesia fue : « Puesto que muchos hombres están aún en prisión en Alemania la mujer no sabrá como votar en ausencia de su educador natural ».

Con respecto a la mayor talla del hombre, durante siglos el hombre proveedor consumió los mejores alimentos y en cantidad más importante. Hasta hoy la madre sirve las mejores partes a su marido y a los hijos y ella y sus hijas consumen el resto. Los hombres son mas grandes y corpulentos porque se alimentan mejor. Además su menor participación en las labores domésticas les permite hacer más ejercicio físico y desarrollar más sus músculos. Este fenómeno fue observado de manera repetida en los pequeños japoneses adoptados por familias norteame-ricanas durante y al final de la Segunda Guerra Mundial. Se vio que esos niños crecían y alcanzaban una talla y corpulencia comparables à aquéllas de sus hermanos adoptivos norteamericanos contrariando la idea previa que consideraba la « raza » japonesa más pequeña que la norteamericana !

La mayor talla del hombre tiene otro factor que llama la atención sobre el poder del género construido por la sociedad. El hecho de que sea considerado como normal que el hombre sea más alto que la mujer y el gran deseo de « normalidad » de todos lleva frecuentemente a los hombres a buscar como pareja una mujer que sea por lo menos unos centímetros más baja, y a la mujer, un hombre que sea por lo menos un poco más alto. La consecuencia en la población es que la proporción de hijos de estas parejas es muy significativamente superior a los otros y efectivamente los hombres, en la generación siguiente, tendrán una disposición a ser más altos y las mujeres, más bajas.

4 La calidad de la vida de nuestros hijos e hijas

Actualmente se observa un aumento mantenido de la proporción de mujeres que ejercen las profesiones intelectuales y las responsabilidades políticas y económicas.

Reconocer que el rol atribuido a la mujer y al hombre en la sociedad es una construcción social que comenzó en el pasado frente a problemas de supervivencia de la especie es reconocer los Derechos Humanos de las mujeres que constituyen el 48% de la población mundial.

Es interesante observar que los grupos conservadores que tratan de mantener a la mujer en situacion de dependencia y que han comenzado a referirse al género o rol social llamándolo la « Teoría del género » son los mismos que se refieren a la évolución de las especies, aceptada por la comunidad científica universal, llamándola la « Teoría de la evolución ». La intención en ambos casos es generalizar la idea falsa que la évolucion y la diferencia de género o rol social de los hombres y de las mujeres son afirmaciones no comprobadas.

Si logramos deshacernos de esta distribución social de roles contruida sobre un prejuicio que no tiene por qué mantenerse, e integrar que los derechos de las mujeres son exactamente los mismos que aquéllos de los hombres, la calidad de vida de nuestras hijas e hijos será más satisfactoria.

Artículo de Mario Céspedes, visto en piensachile.com

Ssociólogos

Artículos, opiniones, textos, libros, entrevista, videos... sobre diferentes temas de interés.

Comentarios de Facebook

Comentarios 2

  1. Maria

    Evidentemente es un texto que carece de objetividad totalmente, en donde imperan los conceptos primitivos (y me refiero a los mismos que vienen heredando desde la época de la cavernas) y machistas. Crezcan y lean mas, no se urden en la el Paleolítico no en lo subjetivo, más aún si pretenden publicar trabajos como si an investigaciones científicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies