El enfermo llama al timbre del médico. Le reciben. Le hacen esperar y empieza la consulta. ¿Cómo se encuentra usted? Para ir al médico es que nos encontramos mal. El galeno nos ausculta, nos mira el blanco de los ojos, nos martillea la rodilla, nos hace hacer un generoso pipí y al cabo de un rato nos tranquiliza, que para eso hemos venido. Tómese esas pastillas y no abuse del tabaco ni del alcohol. Cuando el paciente llegue de nuevo a la calle y se encuentre con algún amigo suyo que le pregunte ¿qué tal va?, podrá decir que vive en el mejor de los mundos.

clase

Pero qué sucedería si en vez de una sola persona se tratara de muchas. Las vemos en los bancos públicos, en las salas de espera de organismos oficiales, en las colas ante inhumanos mostradores. Ahí, tras la figura estática del funcionario de turno, debería haber un sociólogo, esa profesión que no cura pero que intenta aprender el comportamiento de las multitudes. No hay sociólogo para una única persona. El sociólogo analiza al individuo triunfante y al individuo derrotado. No da pastillas ni otros remedios, pero la historia le acaba dando la razón. Él sabe que se encuentra en la bisectriz de la evolución de las especies: si el futuro se viste de negro, la Humanidad se hace más fértil. Si por el contrario vivimos en tiempos de abundancia, la Humanidad se regala los días para aprovecharlos mejor.

Nunca sabremos si hay sociólogos del olfato o de las cifras. Pero ellos serán los responsables de medir el miedo, la solidaridad o la esperanza. Sorprende que los sociólogos, esos que fueron tan importantes antes de las revoluciones y de los grandes cambios, hayan desaparecido de los círculos cercanos al poder. Un sociólogo hubiera evitado el pequeño desastre de Can Vies. Los sociólogos hubieran advertido al Gobierno del PP de lo que sucedería en la Via Catalana y en el ímpetu soberanista. El sociólogo no actúa desde la calle sino que mira desde el balcón. La prensa conservadora, por ejemplo, intenta ridiculizar a los de Podemos y les llama frikis y chavistas y otras lindezas. Pero ningún sociólogo oficial ha ido a analizar eso que para muchos del Gobierno ha sido una sorpresa. El sociólogo es el profeta desarmado. Un profesional que se nutre de la experiencia y que convierte en ciencia lo que para algunos solo es mala educación.

El sociólogo es también el profeta del futuro. Intentan explicarnos hacia dónde van los jóvenes llamados al fracaso de una legislación académica abstrusa. Sin sociólogos los gobiernos mal aconsejados se dejan llevar por el tópico y hacen ver que no ven. Para esos gobiernos no hay más motivaciones colectivas que las de la reacción a cualquier cambio posible. Analfabetos de la realidad, han dejado que la vida sea un erial donde pasta gente a la que ni conocen ni quieren conocer. Esa gente son los que van a llegar al poder algún día y no sabrán siquiera si han llegado y quién les ha dado la llave de acceso.

Necesitamos sociólogos puros, tranquilos, lúcidos y equilibrados. Solo así conseguiremos ver un poco más lejos y nos sentiremos, finalmente, uno entre muchos.

Artículo de Joan Barril, visto en[Enlace retirado]

Ssociólogos

Artículos, opiniones, textos, libros, entrevista, videos... sobre diferentes temas de interés.

Comentarios de Facebook

Comentarios 6

  1. Gabriela Sandoval Montoya

    Mas cierto que nada, pero a pesar de que somos tan necesarios y útiles, estamos sin un ingreso constante, pasan meses y meses y nada que sale una opción de empleo y cuando lo obtenemos nos ven como enemigos, además nos toca soportar la ignorancia del resto de mundo con respecto a nuestras carrera y la sugerencia de tal cual de porque no cambiamos de carrera, pues lo que sabemos hacer es subvalorado, nos han limitado nos dejan a la deriva, y así podamos encontrar la solución a un problema nos usan y nos sacan en tan poco tiempo sin darnos la oportunidad de continuar con los procesos que comenzamos.

  2. Hans

    Aunque yo, en toda su magnitud, no he tenido la experiencia que narra Gabriela Sandoval Montoya, si concuerdo con ella. Sin embargo, esa situación también hace parte de esa relaciones de dominación que intentan deslegitimar nuestro lugar en la sociedad y es que, como bien dijo Bourdieu, la Sociología es una ciencia que incomoda. De aqui que tengamos que pasar por esas situaciones en mayor o menor medida.

  3. carlos

    Hola! la verdad que los sociólogos no sirven para nada. A la hora de tomar decisiones sirven más los contadores y los abogados. El sociólogo puede decir cosas muy interesantes, pero es difícil hacer ciencia en la sociología. El ingreso del sociólogo debe ser como el de cualquier otro profesional, ni más ni menos. Ser sociólogo no te coloca en un escalón más elevado, ni te da una mirada de la realidad superior o más certera de la que tiene el resto. Ser sociólogo sólo es tener las herramientas conceptuales para representar la realidad de manera simbólica. La visión de la realidad no te la da una carrera universitaria, la visión de la realidad o de lo que uno crea que es la realidad, proviene de la cultura de la cual uno se forma.
    He conocido personas que por ser «Lic en Sociología» cree saber más que el resto a cerca de los problemas sociales o de la sociedad misma. Esa es una postura muy equivocada. Esa es la soberbia del universitario. La universidad nos da una herramientas básicas, sumamente básicas. El conocimiento de «peso» viene después, en la experiencia profesional, y en la actitud de cada uno de seguir estudiando. Y aun así nunca podemos considerar saber más de una cosa que otra persona. Creer que somos útiles por ser Sociólogos es una falacia. Cualquier persona es útil si idea soluciones a problemas concretos. No hace falta ningún titulo para eso. Un Sociólogo que no brinda soluciones no es «útil». Ser «útil» es «servir para» algo. Nada nos dice que estudiando en la universidad, recibiendo el titulo de «Sr. Sociólogo», algún día vayamos a resolver un verdadero problema o seamos más útiles que otros. El error es creer que estamos más cerca de la verdad social que muchos otros.

    • Gonzalo

      Parece que tus comentarios tienen algo de enojo, pero los aprecio, yo estoy con animo de volver a estudiar sociología. saludos

    • Aritz

      Amigo, pra explicar la realidad social no hay mejor que el sociolgoo. La abogacia, a diferencia de la sociologia, es una profesion en decrecimiento y extinción: La «nueva era de robots» va a sustituir varios empleos, entre ellos el ser abogado; pero los temas más sociales y humanos no puede analizarlo un robot, para nada, es algo humano; no tienen la capacidad de intuir o buscar la lógica, solo analizan en base a algoritmos., justamente lo que utilizan la economia(algo que es muy rpobable que desaparezca también y sea suplantada por robots).

  4. David.G

    «Algo huele apodrido en Dinamarca»
    W. Shakespeare

    Como decía Synnott en su sociología del olor este es uno de los sebtidos más olvidados, pero uno d los más importantes. Es cierto que el olor, como muchos otros temas están en segundo plano sociológico, pero lejos de visiones pesimistas soy más de pensar que vivimos tiempos de cambio, tiempos de crisis y de oportunidad.
    Pensar en clave laboral asalariada puede que no sea la solución a nuestra precariedad, puede que nuestra figura dependa de cada un@ de nosotr@s, del trabajo más micro en la sociedad red de Castells, que sea capaz de generar cambios. No niego que necesitemos trabajar remuneradamente, pero para quien? Le interesará a es@ jef@ un cambio social en positivo? No sé. .. creo q vivimos una situación donde solo nuestro trabajo nos defIne. Estamos siendo útiles?
    Estamos trabajando en red pero individualmente por un cambio? Somos miles, somos legión, y estamos armados de Conocimiento. No digo mejor conocimiento que el resto pero si con una metodología científica.
    Yo personalmente no puedo predecir el futuro pero puedo asegurar que éste depende de nuestras acciones. Podemos oler la putrefacción y buscar los responsables, y lo que es mejor, lo podemos colgar en Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies