Artículos/Noticias, Columnistas, Opinión, Sociedad

España: el país de los absurdos

Aeropuertos sin aviones, trenes de alta velocidad sin apenas pasajeros, autovías  con muy escaso tránsito,  macro centros culturales  en poblaciones  sin significativo número de habitantes….y un largo etcétera. Estamos en España, el país de los absurdos; pasen señoras y señores, pasen y vean.

ssociologos imagen juez silva españa pais de absurdos

El juez Elpidio Silva a la salida del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. EFE

En España los ciudadanos adquieren entradas para conciertos a cargo de una cantante delincuente  -según sentencia firme- a la que, además, le aportan donativos en un intento de posibilitar el que pueda eludir su entrada en prisión. Por cierto –y para mayor inri- el delito en cuestión trae cuenta de una malversación de caudales públicos, o sea de todos nosotros… y, por ende, también de quienes ahora le efectúan donativos, desde la profunda crisis en que han sido sumidos por conductas como la de artista en cuestión.

En España los dirigentes políticos y responsables máximos de organizaciones nunca saben nada de lo que sucede  en sus partidos/empresas cuando de conductas notoriamente delictivas se trata…. Menudos negligentes o ignorantes –como mínimo, cuando no cínicos y algo más- hemos puesto al frente de este país.

En España  algún presidente de autonomía y salvador de la patria nos estuvo dando lecciones de ética siendo, como muy poco, defraudador/evasor fiscal confeso.

Y así hasta el hartazgo.

En definitiva, que en España somos capaces de hacer una tortilla sin huevo. Quede dicho. Y no es de extrañar, el tema viene de antiguo. Recuerdo que en mi infancia, aún de tardía  postguerra, algunas tardes nuestra merienda de pan con chocolate no tenía chocolate. Claro que  yo creía que eso era en otros tiempos…

Y ya puestos a mencionar algunos de los absurdos que nos rodean, y ahora en el ámbito judicial, nace otra perla made in spain: Condenar por prevaricación a través de una sentencia en que se establece que no la hay.

Como ven lo de la tortilla sin huevo, el aeropuerto sin aviones o la merienda de pan con chocolate sin chocolate eran una broma infantil ante este nuevo absurdo judicial. Pero, eso sí,  seguimos en la línea.

En relación con la precitada sentencia dictada recientemente por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid,  condenando al Juez Elpidio Silva por delito de prevaricación continuada en el caso Blesa, debe indicarse que el Tribunal ha tomado la decisión con dos votos a favor y uno en contra, el del presidente del Tribunal.

Así las cosas, debe recordarse que el vigente Código Penal establece,  como un delito contra la Administración de Justicia, el delito de prevaricación; estableciendo que es autor del mismo aquel Juez o Magistrado que, a sabiendas dictare sentencia o resolución manifiestamente injusta. En definitiva prevaricará aquel Juez que dicte una resolución manifiestamente injusta sabiendo que lo es.

Dado que en la sentencia no se cuestiona la plenitud de las capacidades cognitivo volitivas del Juez, su intención, ni la existencia  de ninguna otra eximente de su posible responsabilidad, lo que se ajusta plenamente a la realidad, el tema única a ser analizado es si su conducta encaja o no en la establecida  por el código penal. Esto es ¿dictó el Juez Silva alguna resolución manifiestamente injusta y a sabiendas de que lo era? Dos cuestiones a analizar, pues, y en ese orden.

En la medida en que, si  alcanzamos la convicción de que la resolución/es dictadas no fueron injustas de forma manifiesta, ya no tiene ningún sentido resolver la segunda cuestión, convendrá centrarse en la primera.

¿Fue la resolución/es dictada por el Juez manifiestamente injusta, si o no? 

Ante todo debemos establecer que la expresión “manifiestamente injusta” predicada de una resolución quiere significar la inexistencia de interpretación distinta que la pudiese  salvar de esa tacha de injusticia.

Es de ver que  el tema resulta de vital importancia en el ámbito jurídico en el que, muy a menudo, caben interpretaciones distintas (dentro claro está de determinado marco). En definitiva, “manifiestamente injusta” es incompatible con el hecho de que, alguien con fundamento, la pudiese considerar justa o no tan discutible. Debe ser injusta de forma notoria  para todos.

Una vez aquí, ¿con que nos encontramos?: pues justamente con que uno de los tres miembros del Tribunal sentenciador –justamente el presidente, con mayor experiencia-  entiende que no ha existido tal conducta manifiestamente injusta como para condenar por prevaricación y pide, en su voto particular, la absolución del Juez Elpidio Silva. 

Y como el Fallo de la sentencia se decide por mayoría de votos, se condena al Juez Silva por prevaricación. Ello a pesar de que en el seno del propio Tribunal se ha demostrado que las resoluciones del acusado no son manifiestamente injustas (injustas para todos) dado que, en el universo cualificado conformado por los tres jueces, ya uno de ellos la considera no injusta.

La propia votación, con un voto discrepante,  torpedea el concepto de injusticia manifiesta, pero como la mayoría gana  se condena por prevaricación, o sea por una injusticia manifiesta que ellos mismos (los miembros del Tribunal) han comprobado que no era manifiesta. Otro bonito absurdo. Y ello sin entrar en quien pueda llevar razón.

Ya tenemos otro ente: una resolución manifiestamente injusta sin ser manifiestamente injusta. Mejor que la tortilla sin huevo!

Se comenta que con ese voto particular se abre el camino a una posible reconsideración cuando el Tribunal Supremo debata el anunciado recurso, y es así.

Pero… no hubiese sido posible un mayor ejercicio de lógica por parte del Tribunal  sentenciador para que, olvidando la aritmética, reconociesen que la situación evidenciaba la realidad expuesta por la minoría y que, por tanto, la mayoría debía rectificar su postura logrando unanimidad, evitando así el absurdo.

No cabría incluso, y a su vez, plantear  que posiblemente estamos ante una sentencia prevaricadora? El absurdo continua…

Concluir constatando dos realidades: ¡con qué fértil  impunidad genera España los absurdos! y ¡con qué santa paciencia y estoica resignación los aguantamos! Por favor hagámonoslo  mirar y dejemos de hacer el ridículo ya. Por favor lo pido.

Jordi Cabezas Salmerón

Jordi Cabezas Salmerón, nacido en Barcelona el 21/12/49, Abogado penalista, es Diplomado Superior en Criminología y Doctor en Derecho Penal y Ciencias Penales por la Universidad de Barcelona. Miembro del Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos de la UB, es también profesor del “Master Oficial en Criminología y Sociología Jurídico Penal” de esa Universidad y de la Mar del Plata (Argentina) y de Derecho Penal y Procesal Penal en la Escuela de Policía de Cataluña. Asimismo es profesor penalista en la Escuela de Práctica Jurídica del ICAB autor de diferentes ponencias/artículos y del libro “La culpabilidad dolosa como resultante de condicionamientos socioculturales”.

Comentarios de Facebook

Comentarios 2

  1. Juan Manuel Alvarez Pacheco

    Les aplicaron las Hipotecas, las tomaron, donde iniciaron Modelo México 1993, siguieron con el modelo en USA, se las aplicaron y las metieron en Bolsa Abzurdo, las exportaron a Europa, España, Francia Italia y no se donde mas, alemania no quizo entrar a la burbuja inmobiliaria BIEN, ahora Cuba, inica 1962, con Rusia, sigue con china, ahora 2014 con Venezuela 2015 con España, si sus ciudadanos aceptan un trato como los venezolanos acepten y pagaran las consecuencias de su falta de criterio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies