Artículos/Noticias, Columnistas, Política, Vanesa López

De Venezuela a España ¿de Chávez a PODEMOS?

“No me fui de un país escapando de un gobierno populista/dictador para entrar a otro que va por el mismo camino”; fue esto lo primero que pensé al ponerme al día con la política española, y es que PODEMOS se encuentra en la misma situación en la que estaba Venezuela hace 16 años; y me indigna que haya gente que crea en ellos, siento que debo hacer algo.

Pablo-Iglesias--lider-de-Podemos

Empezare por contextualizar políticamente a ambos países, queda de mis estimados lectores encontrar las semejanzas y las diferencias.

Venezuela, luego de la caída del Gral Marcos Pérez Jiménez, conocido dictador y caudillo, en el año 1960 surge un nuevo clima político en el país, con la llegada de Rómulo Betancourt al poder, empieza la era que más tarde será llamada “la era democrática”, que duró apenas 40 años, siendo éste personaje, el llamado “Padre de la Democracia” su precursor.

En esta época existen en el país dos grandes partidos políticos, AD (acción democrática) y COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente), quienes durante los años señalados compartieron el poder. En el año 1998, un militar se encuentra con un país rico en fortuna traducida en petróleo, una sociedad cansada del bipartidismo y un estado totalmente corrompido; era su oportunidad de oro. Diciembre de 1998, Chávez, el militar que prometió revolucionar al país, llega a la presidencia, y sí que revolucionó, pero no precisamente para mejor.

España, año 2014, nos encontramos frente a un Estado corrupto, en donde las noticias diarias que vemos en TV y leemos en la prensa van ligadas a nuevos casos de corrupción por parte de funcionarios públicos; estamos cansados, la sociedad está cansada del PP y del PSOE. De repente, surge una tercera vía (que no es la de Giddens, por cierto), surge un partido político cuyas cabecillas resaltan del resto por tener un título universitario, por hablar contundente, por ser, “la alternativa” para una nueva movida política española.

Hasta ahora, no he dicho nada que no sepamos.

Ahora bien, 16 años después, repasaré un poco la secuela que ha dejado el Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.

1.- El primer país petrolero del MUNDO y ahora mismo NO hay gasolina en Venezuela, tanto así que han tenido que suspender las rutas de transporte universitarias.

2.- Con tanto petróleo y seguimos teniendo el mismo sistema metro de cuando se inauguró, sin contar con la pésima calidad del servicio, la sobrecarga del mismo y las pocas o nulas opciones de transporte público, siendo las que hay, peores que nada.

3.- Escasez de productos básicos tanto alimenticios como de higiene personal.

4.- Extrema inflación, y subiendo.

5.- Caracas es la SEGUNDA ciudad MÁS VIOLENTA del mundo, seguida de Honduras. En el año 2013, según el observatorio de violencia, hubo 25 mil muertes violentas, lo cual da un promedio de 68 muertes DIARIAS a nivel nacional.

6.- Al inicio del mandato, las instituciones eran fuertes y transparentes, ahora, los funcionarios públicos son obligados a ir a marchas a favor del gobierno, se les pasa lista de asistencia y se les amenaza con el despido si no se cumple con lo establecido.

7.- Las universidades públicas están bajo constante amenaza de cierre, solo por pensar distinto, eso sin contar con la fuerte represión que vivimos día a día los estudiantes opositores al régimen que hacemos vida y política universitaria.

8.- Se ha registrado la mayor tasa de emigración en toda la historia de Venezuela, en 15 años se registraron más de 1.500.000 venezolanos en el extranjero, siendo los últimos años los más graves en cuanto a emigración, sobre todo de capital humano valioso, profesionales y/o jóvenes.

9.- La sociedad está dividida en dos mitades, los que creen en el gobierno y los que no, siendo enemigos entre ellos, la ideología ha llegado  a separar familias, cosa que antes era inimaginable.

10.- Cada día se coarta más la libertad de expresión de los medios de comunicación (radio, TV, redes sociales, prensa escrita, etc).

No seguiré para no deprimirlos, pero es que esta es nuestra realidad, es la realidad que he vivido prácticamente toda mi vida y de la cual escapé hace par de meses.

Toda esta revolución de la sociedad la logró Chávez en muy poco tiempo, con su discurso demagogo, populista, aprovechándose de la gente humilde, sin recursos, que depositó toda su fe en él, pero él solo los fue haciendo más pequeñitos, mientras él se agrandaba, llenándose los bolsillos y las tripas, tal cual un leviatán, como decía Hobbes.

Y ahora Venezuela es la cuba de hace 50 años, es una esperanza perdida, para muchos.

Venezuela es el llanto de miles de familias que lloran a sus hijos en el aeropuerto porque, aunque saben que vamos en busca de un futuro mejor, lo que si no saben es cuándo nos volverán a ver; la esperanza radica precisamente en eso, en “volvernos a ver”, porque afuera hay menos posibilidades de ser asesinado en cualquier momento y que ese “volvernos a ver” se convierta en un “jamás nos volveremos a ver”.

Venezuela es un trazo mal dibujado en el mapa latinoamericano, es esa espinilla fastidiosa de la pubertad, es ese hoyo negro en medio del océano. Y todo gracias al eterno supremo Chávez, el demagogo, el militar, el populista, el que dividió y enfermó a todo un país, ese país que en la época de posguerra en Europa recibió con brazos abiertos a aquellos que buscaban un futuro mejor, a aquellos que dejaron su pellejo en la construcción de la Venezuela bonita, bella, grande, importante, esa Venezuela que hoy, y desde hace unos años, le abre las puertas del avión a los nietos de estas personas y les grita a todo pulmón “vete, que no puedo darte el futuro que a tus abuelos les di”, esa es mi Venezuela, así grita, así llora, así agoniza, en medio de un presente caótico y un futuro negro, muy negro.

Volviendo al tema PODEMOS, más allá de las millones de noticias que salen en la prensa sobre su vinculación con el gobierno de Venezuela, las cuales no son mentira, quizá algunas un poco amarillistas, pero verdades al fin, tenemos que desmarañar muy bien a este partido político, seguirles muy de cerca la pista, saber qué dicen, qué hacen, con quién más se relacionan, cómo actúan frente a ciertas situaciones que pueden parecer tontas pero que son la clave para acercarnos a muchas verdades.

Yo lo que creo, y la historia así nos lo ha enseñado, que este tipo de política, este tipo de ideología, no trae buenas consecuencias. Más allá de cómo sean las sociedades, que la venezolana y la española son bastante diferentes, si el contexto, como bien lo  he explicado, es parecido y la ideología a implementar, la misma, den por hecho que las consecuencias serán muy parecidas. Yo, desde mi muy humilde punto de vista como futura socióloga y como estudiante que ha dedicado su carrera al estudio de las ideologías y los procesos políticos y sociales, así lo veo y lo creo.

Mi llamado es, entonces, a leer un poco más, a pensar, a reflexionar, a buscar experiencias de otros países que hayan pasado por situaciones similares, como el de Venezuela, para no caer en la trampa de estos discursos que, en principio enamoran y son muy lindos, pero terminan dibujando realidades utópicas que, por tratar de llevarse a cabo, terminan en miseria, pobreza y destrucción social.

Se los dice, con la mayor humildad posible, una venezolana que vivió, hasta hace poco, esa cruda realidad, que fue perseguida políticamente, que padeció las mismas necesidades que el resto de los ciudadanos venezolanos y que hoy, está en busca de sus sueños, de un futuro mejor en España y que no quiere, por nada del mundo, que este país, que también es el suyo, que la vio nacer en las costas malagueñas, pase por la misma situación, primero porque no se la desea a nadie y segundo porque no quiere volver a emigrar por las mismas razones por las que ya lo hizo una vez.

Foto

Bibliografía

[Enlace retirado]

Informe21

Infobae

Infobae

Infobae

Elnacional.com

Fuente foto vozpopuli

Vanesa López Fernández

Española criada en Venezuela, amante de la vida y de la libertad. Estudiante de Sociología en la Universidad Central de Venezuela y, ahora mismo, en la Universidad Complutense de Madrid. Activista político, me he dedicado al estudio de los DDHH en Venezuela y Latinoamérica, a su promoción y defensa; haciendo énfasis en las violaciones de los DDHH de las personas privadas de libertad.

Comentarios de Facebook

Comentarios 16

  1. ppt

    Artículo lamentable, sin fundamento, propio de una reaccionaria. Hay que ser muy zafio para creerse semejante … Deliberadamente obvias datos tales como tasa de pobreza, la soberanía, la defensa de los derechos humanos (que no son los que tu defiendes y predicas), desarrollo y formación para las capas populares más desfavorecidas, lucha anti-imperialista, tasa de alfabetización, entre otros. Los nuevos gusanos sois mucho de apelar a vuestra nacionalidad, al igual que Capriles, el que pact con fascistas para quemar las calles y las universidades.

  2. Sandro

    Iba a comentar algo, pero ya lo ha dicho todo el comentario anterior (ppt). Nada más que añadir.

  3. MUAP

    Le falta bastante al artículo, el título prometía, pero vaya que no dice nada serio.

  4. Santiago

    A la autora del artículo, auto-denominada “amante de la libertad”:
    Sin un proyecto político que tienda a equilibrar los niveles de ingreso (por poner un ejemplo) a nivel social, la libertad (que vos decís defender) es una farsa. ¿Por qué? Porque es una libertad ‘real’ para algunos y ‘formal’ para otros. Para no extenderme demasiado, voy a puntualizar en dos aspectos relevantes. Las personas provenientes de familias acomodadas son los que, generalmente, tienen mayores posibilidades de ejercicio de libertad económica. Bourdieu hace explícito que las personas con una proveniencia familiar atravesada por un capital económico y cultural que, para simplificar el análisis denominamos ‘estable’, tienen mayores tiempos libres para realizar actividades que crean necesarias llevar adelante y, dedicarse, por ejemplo, a no trabajar y a cultivarse. La cuestión relacionada con el conocimiento es algo cada vez más importante en un mundo atravesado cada vez más por la información. La cuestión relacionada con la herencia no se remite sólo a la cuestión económica si no, también, cultural. Por otro lado, si no se tiende a corregir progresivamente las desigualdades económicas generadas por políticas económicas que tendieron a empobrecer a las grandes mayorías, tampoco podemos hablar de libertad. La cuestión económica no es determinante, pero si es una esfera crítica de la existencia. En un mundo donde todo se puede vender y comprar, y en el cual la tenencia de un determinado capital económico genera una posibilidad efectiva de reproducción del mismo y de acceso a un mayor o un menor consumo, es decir de libertad de consumo y, por ende, a un determinado nivel de vida: ¿de qué libertad estamos hablando?
    Claro que la cuestión no se reduce sólo a eso, es probable que se necesite realizar correcciones al modelo político venezolano pero, criticarlo en el sentido que se hace en el artículo, y, teniendo en cuenta los progresos que el proceso chavista tuvo en relación con avances concretos en los niveles de vida de los sectores populares, hablar pestes del mismo, es una muestra del pifie analítico si este se basa en una ‘búsqueda de libertad’. A excepción, claro, que se entienda a la libertad como la libertad para unos pocos.

    Saludos.

  5. Toni

    Viniendo de una estudiante de Sociología, el artículo es tirando a pobre por donde se mire.

  6. Victor

    Sencillamente no puedo creer que una web de este nivel y prestigio publice semejante “panfleto” reaccionario de una estudiante (sin animo de ofender a los estudiantes)

  7. Claudio

    Esto no es un artículo, es un panfleto plagado de inexactitudes y falsedades (no creo que inocentes). La corrupción en Venezuela fue creciendo en forma descomunal por décadas ( fundamentalmente entre los 60 y 90 ) mientras los políticos de los partidos tradicionales y un sector minoritario de la población se apropiaba de los recursos petroleros , la pobreza aumentaba en forma alarmante por la desigual distribución de la renta petrolera, este proceso termina en el famoso “Caracazo” una ola de protestas en año 1989 donde se estima que la represión dio como resultado (si bien no hay cifras exactas) 300 personas fallecidas y 2000 desaparecidas. En el ´92 Chaves intenta un levantamiento, es tal el apoyo de la población que es sobreseído y en el 98 gana las elecciones en forma democrática y a partir de ahí no paró de ganar elecciones (cabe recordar que nunca se suspendieron la elecciones en Venezuela).
    La joven Vanesa invita a leer un poco más, es en lo único que coincido. Lectores: yo los invito a averiguar sobre el “Caracazo” y entenderán mucho mejor el proceso venezolano y el apoyo mayoritario que , mal que les pese a las clases más favorecidas, aún tienen las reformas iniciadas por Chaves.
    Me pregunto de dónde sacó la joven Vanesa que había instituciones “transparentes” y también me pregunto que hizo durante el “Caracazo” y si en ese entonces militó por los DDHH de las víctimas, porque hasta donde yo sé fue Chaves quién efectivizo una indemnización.
    También encuentro una gran liviandad en la comparación de las situaciones de España y Venezuela, y totalmente arbitraria la asociación entre Chaves y Podemos, cada movimiento tiene su propia dinámica y desarrollo, es muy poco serio el planteo.
    Me gusta mucho el blog de Ssociologos , hay muy buenas ponencias y opiniones , pero creo que se deben cuidar un poco más de publicaciones como está donde se carece de rigor científico y amplitud en el análisis, no digo objetividad , pero sí amplitud y rigor científico. Chaves no salió de un repollo.

  8. Javier

    comienza el artículo con
    “y es que PODEMOS se encuentra en la misma situación en la que estaba Venezuela hace 16 años”

    así es todo el artículo: falto de coherencia.

  9. María Bejarano

    Título engañoso, artículo panfletero. Lo que se muestra como bibliografía parece más trabajo de un escolar de primer grado que el de una universitaria. Me extraña la poca seriedad del blog para publicar este pseudoartículo.

  10. Pablo Mendez

    “En el año 1998, un militar se encuentra con un país rico en fortuna traducida en petróleo, una sociedad cansada del bipartidismo y un estado totalmente corrompido”

    UN par de parrafos mas abajo.

    “Al inicio del mandato, las instituciones eran fuertes y transparentes”

    O tu sos bipolar, o te expresaste mal… Decidite!

  11. Vanesa

    Muchas gracias a todos por tomarse el tiempo de leer este maravilloso blog y mi muy humilde artículo. He leído sus comentarios y solo diré varias cosas, empezando porque respeto todas sus opiniones, aunque no las comparta, creo que tienen todo el derecho de opinar y siempre defenderé eso. Por otro lado, los invito a irse a Venezuela una semana, vean con sus propios ojos lo que allí ocurre, yo lo viví toda mi vida, como bien expuse en el artículo, y es que es muy fácil opinar desde afuera, pero vivirlo, es que no se lo deseo a nadie, de verdad. Los invito a no ser tan cerrados en sus opiniones, yo no soy cualquier persona escribiendo sobre venezuela, soy una ciudadana venezolana que vivió en carne propia todo lo que expone, si yo hubiera escrito sobre la política española, o cualquier tema pues debería estar MUY BIEN informada ya que hace apenas tres meses que vivo acá, yo no hablo sobre lo que no conozco y ustedes deberían hacer lo mismo, con todo respeto lo digo, eh. Por otro lado, las personas antes de ser Sociólogos, médicos, ingenieros o lo que sea, somos ciudadanos de una comunidad, de una provincia, de un país; y yo en este artículo me expresé como ciudadana de un país que me abrió las puertas del avión para irme, porque el futuro que me ofrecía era incierto. No tengo nada contra PODEMOS, creo que han sido inteligentes, no comparto su ideología pero ya la sociedad española sabrá que hacer, ojalá y me equivoque en todo lo dicho y PODEMOS no sea lo que creo que es o llegará a ser. Aquí hay muchos jóvenes saliendo de España por falta de oportunidades y lo entiendo, para ellos es un país que dejan atrás, para mi ha sido un escape a la libertad. Y por último, yo no se si los que han comentado también son sociólogos o se están formando para ello o que, tampoco es irrelevante, lo que si me gustaría aconsejarles, si me lo permiten, es que abran un poquito la mente, entiendan que las personas somos lo que vivimos y tenemos nuestro propio punto de vista sobre las cosas, si no están de acuerdo con el mio, vale, pero respétenlo y, si tanto apoyan al Gobierno de Venezuela pues allá son bienvenidos, y una vez lo vivan, pues hablamos. Saludos y nos seguimos leyendo!

  12. Hugo

    A pesar de las diferencias que pueda tener con el artículo (no creo en el Estado, y por ende tampoco en el resto de partidos políticos), vaya toda mi solidaridad hacia Vanesa. Las descalificaciones personales y no pocas de las críticas que se le han hecho rozan el ataque a su libertad de conciencia y de expresión. Esa manera de actuar es quizá la mejor demostración de que la tesis de su artículo es básicamente correcta. Se empieza por la violencia intelectual y, si se dan las circunstancias adecuadas, se acaba por otros tipos de violencia menos sutiles.

    Bueno, ahora que me releo quizá me he puesto demasiado serio. Si eso luego os cuento un chiste y quedamos tan amigos. Lo malo es que solo me sé chistes racistas 😛

  13. Carlos

    Creo que éste artículo presenta un fallo general “gravísimo” para un estudiante universitario de sociología, coetáneo, y es que incluyes muchas opiniones personales al momento de realizar tu análisis. Sí, es cierto que el período chavista-madurista ha sido catastrófico para la economía, estabilidad social, salud y alimentación, especialmente los últimos años. Pero por un lado no pareces entender con exactitud su origen y por otro lado no pareces distinguir los matices.

    Chávez no destruyó instituciones estables. Chávez llegó producto de instituciones inestables. Él llegó sabiendo canalizar el descontento popular producto de las instituciones estatales y partidistas. Y la era democrática no fue una época de prosperidad en su totalidad. Luego de Leoni se empezaban a destapar los escándalos de corrupción y de desapariciones a activistas políticos. A los guerrilleros y sus familias se les desaparecían con total impunidad y existían leyes contrarias a los fundamentos constitucionales e internacionales básicos (por ejemplo la Ley de Vagos y Maleantes). Y eso es un mero bosquejo de los últimos 20 años de la cuarta república. Chávez no surgió de una sociedad próspera e integrada, no surgió de una sociedad inteligente y exitosa, sino de una sociedad en vías del fracaso y la estupidez (entendiendo ésto en los términos de Marina).

    Luego, Chávez llegó a reconocer y dar derechos a miles de personas que habían sido excluidas por un sistema bipartidista y clasista (que no racista, idea que luego se ha tratado de implantar en la conciencia colectiva). A los indígenas les dio reconocimiento y protección, a los ancianos les solucionó los problemas (que venían de lustros) sobre las prestaciones, masificó los servicios sociales (que llamó Misiones), redujo la pobreza en más del 23% y terminó con la pobreza extrema. Y esos son datos tanto nacionales como internacionales. Eso es parte de la realidad.

    Por otro lado, el gobierno desperdició la envidiable oportunidad que les brindaba el mayor boom petrolero desde los tiempos de Pérez Jiménez, ignoró el alarmante crecimiento progresivo que presentaba la violencia desde finales de los 80 y abandonó el sistema de salud luego de la primera mitad de su mandato. Se emitieron leyes con obvios tintes populistas que más que ayudar a la población, lo que lograban era vaciar las arcas del Estado, que además, no tomó las precauciones debidas en cuanto a sus reservas. El gobierno pensó que la bonanza petrolera sería eterna, y ya ven, actualmente mi país se enfrenta al panorama más negro de sus últimos 16 años.

    Es cierto, Venezuela está al borde de una emergencia sanitaria, económica y de seguridad. Las cárceles están sobre pobladas y las autoridades no pueden evitar la fuga de los presos. El retraso procesal es de meses, excepto en materia de violencia de género y abuso infantil. Las buenas obras que dejó el presidente Chávez, han sido dejadas al abandono, como es el caso de los módulos de Barrio Adentro. Los hospitales van a huelgas recurrentes por faltas de insumos, y tanto médicos, como profesores, como policías, cobran salarios paupérrimos. El sueldo mínimo venezolano es risible cuando se observan las cifras de inflación y los jóvenes no podemos ampliar nuestras posibilidades cuando un sueldo mínimo no nos alcanza para conseguir los productos de la canasta básica alimentaria. Eso es parte de la verdad.

    Hablas de un país dividido en dos polos. Eso es otro error. Actualmente (en base a encuestas, claro) es mayor el número de personas que no se identifican con ninguno de los dos sectores, y se prevé que la abstención para las próximas elecciones parlamentarias de 2015 serán la mayor registrada si una oposición endeble y facturada (que no actúa de oposición) no actúa. Y de nuevo, no es oposición, porque para serlo debe presentar una propuesta contraria. En tal caso es una simple resistencia, un aguante, y muy mediocre además, pues adolece de todo aquello que critica al partido de gobierno.

    Por último, el objetivo del artículo, entiendo yo, es realizar un contraste, una comparación, entre la España de 2014 y la Venezuela de 2015. Y he allí otra dificultad. Los españoles vienen de la mayor crisis económica de los últimos 50 años, poseen instituciones (y por ende, necesidades) bastante diferentes, y tienen un pasado y tradición política distinta. En la Venezuela del 98 no se echaban como perros a personas ancianas de sus casas por no poder pagar, y de manera casi masiva, además. No teníamos una institución con funciones prácticamente axiológicas que debía representar la unión nacional pero que era símbolo de corruptela y de parasitismo. Y mucho menos teníamos en la memoria reciente un régimen fascista de larga duración. Comparar de forma tan vana dos sociedades, que a pesar de tener rasgos compartidos, tienen hondas diferencias y que además se encuentran en décadas muy distintas, es un craso error.

    Saludos

  14. Paco Vite

    Más allá de la polémica sobre Venezuela, la principal deficiencia del artículo es que promete una comparación con PODEMOS que ni remotamente cumple. Acá en México el profundo descrédito de toda la clase política nos coloca a merced de opciones radicales y populistas, mientras la organización social independiente capaz de impulsar la construcción de instituciones democráticas es casi una utopía. Cuando me atrevo a sostener esto en público, casi me linchan.
    Me consta como se polariza el debate cuando uno, asumiéndose de izquierda, crítica a la presunta izquierda que padecemos. Desde acá (y a varios meses de la puclicación de Vanesa), Podemos se ve muy “responsable”, y cuando mucho, con tonos socialdemócratas. Mi pronóstico es que puede terminar siendo una decepción similar a que ha sido Obama: genero ilusiones que ni remotamente cumplió.
    Si los majos de Podemos logran empujar reformas a fondo en la economía, que aminoren la voracidad del sector financiero, y en la conducción política, que desmonten los privilegios y castiguen corruptelas de las élites políticas, puede ser un gran avance.
    Para mí, el hecho es que Vanesa falla rotundamente en su comparación. Dicen aca: “quien con leche se quema, hasta al jocoque le sopla”. Es evidente que la autora quedó escaldada con el populismo, la radicalización y polarización de las movilizaciones venezolanas. Por eso ve fantasmas.

  15. Antoine

    Un artículo lamentable: descontextualiza datos, omite otros y peca de ingenuo como poco. No es digno de este espacio.

  16. Fernando

    Un artículo paupérrimo. Desvirtúa mucho la que considero una gran página de contenido social, económico y geopolítica, principalmente. Que Vzla no es un paraíso siendo la “América Saudí” es evidente, pero ¿Por qué?, ¿Cómo estaba y cómo está?, ¿Qué retos tiene por delante?, ¿Cual es la historia del “Subcontinente Latinoamericano” y sus relaciones de fuerza y poder? ¿Cual es el contexto de ambos países, su estructura su periferia, sus recursos naturales y capital humano?, etc etc. Ánimo, se puede hacer mucho mejor un comentario crítico sobre Podemos u sobre Chavéz o Maduro,aún siendo comentario negativo u positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies