Artículos/Noticias, Internacional

La época más pacífica de la historia ¿Realidad o ilusión?

La violencia es un elemento que sin duda siempre ha existido y el hecho de indicar cuál época ha sido la más violenta, ha sido tema de debate, sobre todo por los conflictos bélicos. Durante las últimas décadas, el nivel de guerras interestatales ha descendido, dando paso a guerras intraestatales. El reconocido psicólogo canadiense Steven Pinker defiende que la violencia internacional entre los humanos ha estado en declive por milenios y que en la actualidad estamos en la época más pacífica de la historia, pero ¿es esto cierto?

pacifismo-tiempos-realidad-ilusion

Para Pinker, uno de los cambios más importantes en el proceso de civilización sobre la violencia se dio con el declive duradero de la misma en Europa al final de la época medieval; tanto en el este como en el norte de Europa este declive fue significativo, aunque no uniforme. Posteriormente se inicia un proceso entre los siglos XVII y XVIII al que Pinker denomina Revolución Humanitaria y que se caracteriza por la “humanización” de las gentes, es decir, por el surgimiento del sentimiento de simpatía con los demás y la preocupación por el sufrimiento, dando lugar a la reducción o eliminación de prácticas violentas. Por lo tanto, las guerras entre grandes Estados y la tiranía ya habían descendido a finales del siglo XX.

Sin embargo, no es hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial cuando se marcó la culminación efectiva de las guerras entre los grandes Estados, y el descenso de la violencia entre Estados en general, además de la violencia no relacionada con las guerras, como las violaciones o la intimidación, cuyo declive se vio extendido hacia grupos minoritarios o desprotegidos, tales como las minorías étnicas, las mujeres, los niños, etc. A este proceso Pinker lo llama Larga Paz. Por otro lado, denomina Nueva Paz al descenso de los conflictos organizados después de la Guerra Fría, como guerras civiles, genocidios, terrorismo, etc.

Para Pinker las estructuras que han incentivado la violencia a lo largo de la historia son la dominación, la depredación, la venganza, el sadismo y la ideología, todas “demonios internos”, que son combatidos por los “ángeles que llevamos dentro” de nuestra naturaleza, como son la empatía, el auto-control, la moral y la razón. Aunque Pinker insiste en que el efecto pacificador de la interdependencia internacional existe desde hace siglos, muchos de los cambios vinculados al descenso de la violencia surgen entre los siglos XX y XXI, por ejemplo la democratización, la proliferación de instituciones internacionales, la educación, etc. Pero dichos cambios no han logrado eliminar del todo la violencia.

Es necesario mencionar las nuevas formas de violencia, no las relacionadas con enfrentamientos bélicos, sino las relacionadas con las instituciones, con la política, con el comercio o incluso la violencia doméstica o de género, que es tan preocupante en España. Estos tipos de violencia moderna obviamente no pueden equipararse con la brutalidad de los castigos físicos o la esclavitud de los siglos pasados, pero no se puede obviar la existencia del terror de Estado hoy en día en algunos países, la represión, la opresión psicológica, o el acoso laboral en el ámbito de trabajo.

Pinker es criticado por su optimismo e incluso ha sido tachado de iluso por sus argumentaciones, por aparentemente subestimar la violencia del siglo XX, dando más importancia a las sociedades pre-Estado, pero Pinker también admite que el descenso no significa que no haya violencia en el futuro. Hay que reconocer que la reducción de la violencia a través de la historia es un hecho, pero tampoco se puede olvidar el aumento de la violencia no relacionada con la guerra en ciertas partes del mundo, por ejemplo en países como México o Venezuela, que tienen grandes y crecientes índices de criminalidad y de homicidios, o incluso en países como Estados Unidos donde se encuentran algunas de las ciudades más peligrosas del mundo.

No obstante, éstas siguen siendo fluctuaciones en el proceso de reducción de la violencia, y por ello no se puede decir que tengan un carácter dominante en la sociedad en general. Indudablemente este es un tema complejo y sobre el que se deben realizar varios estudios para poder analizar datos sobre los niveles y los factores de violencia en la sociedad actual, no sólo desde nuestro punto de vista occidental, sino también adentrarnos en los datos de otras sociedades o países.

Bibliografía:

Human Security Research Group (2013). The Decline of Violence and its Critics, Human Security Report 2013,pp. 17-48.

Pinker, S. (2012). Los ángeles que llevamos dentro. Barcelona: Paidós Ibérica.

Por Alba Delgado Ramírez en thesocialsciencepost.com

Ssociólogos

Artículos, opiniones, textos, libros, entrevista, videos... sobre diferentes temas de interés.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies