Artículos/Noticias, Cultura/Valores

Entrevista Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad

En mi última visita a Madrid he tenido el placer de poder entrevistar a dos representantes de la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad: Aurora Fernández Losada y Noelia Heredia González. Aurora lleva la parte de violencia de género dentro de la asociación y Noelia se encarga de la parte de diversidad.

La Asociación lleva funcionando algo menos de dos años y ya se han convertido en punta de lanza del feminismo gitano. Consideran que hay mucho trabajo por hacer pero que en la lucha están y ahí es donde van a seguir. Estas mujeres reivindican la igualdad para las gitanas y luchan por los derechos de los gitanos y gitanas y por la libertad sexual de las personal. Como mujeres gitanas, se sienten la pieza olvidada tanto del feminismo académico como del feminismo de base. Declaran que las payas feministas no han tenido en cuenta a la mujer gitana y no la han incluido en sus discursos.

Entrevista completa en video

Transcripción de entrevista

¿De dónde parte la idea de crear esta asociación?

Aurora.– Hace aproximadamente dos años un grupo de mujeres gitanas, diversas, de diferentes edades y que trabajamos en el tejido social, nos dimos cuenta que faltaba una parte muy importante en la mujer gitana, que es el empoderamiento. Más que una asociación es un movimiento social.

Desde la asociación se busca y se trabaja por conseguir el empoderamiento de la mujer gitana, contad un poco en qué consiste dicho empoderamiento.

Aurora.- La mujer gitana está un poquito todavía bajo las órdenes, o como se le quiera decir, ya no del hombre en sí sino de toda la familia; porque cuando tú estás en tu casa tienes que estar a lo que diga tu padre y tu madre y tus hermanos y cuando tú te casas tienen que estar a lo que diga tu marido, tus suegros, la familia de tu marido. El empoderamiento es independencia, conseguir tus objetivos y capacidad de decisión propia. Tener en tu mano la capacidad de poder decidir lo que quieres, lo que quieres realmente no lo que quiere el resto, sino lo que quieres tú como mujer.

Noelia.- Yo no estoy casada, soy una mujer empoderada y me considero empoderada. Me ha costado mucho y a día de hoy me cuesta seguir siendo empoderada, porque soy una gitana soltera y vivo sola. Salir de tu casa sin ir del brazo de un hombre, eso cuesta mucho porque los gitanos eso no lo aceptan, no es “normal”. Tengo mi trabajo, me apoyan mis padres y mis hermanos que eso es muy importante para mí.

Nosotras el empoderamiento que queremos para la mujer y para la mujer gitana más es decir quiero estudiar estudio quiero trabajar trabajo, quiero casarme me caso.

¿Qué os dice la gente cuando le contáis que sois de Gitanas feministas por la diversidad?

Aurora.- Hay de todo, nos hemos encontrado con gente (gitanos y gitanas y gente que no es gitana) que nos apoyan porque al igual que nosotros también han visto la necesidad. Pero normalmente llama mucho la atención y sí que es verdad que también nos hemos encontrado gente que pone en tela de juicio el que ser gitanas y feministas sea compatible.

Noelia.- Es compatible, claro que se puede. También nos ha sorprendido un poco que nos haya apoyado gente mayor gitana. Gitanos mayores nos han dicho “por fin”, por fin nos despertáis” y a lo mejor hombres gitanos más jóvenes no. Los más jóvenes tienen otra curiosidad diferente “¿Qué quieren ahora y qué piensan hacer?, se hacen más preguntas y los hombres más mayores pues es como muy bien adelante luchad, porque la mujer siempre está por encima de todo.

¿Pensáis que hay diferencia entre un feminismo gitano, un feminismo payo, musulmán etc.?

Aurora.- El feminismo gitano realmente hay que crearlo, hay que crear un discurso académico. En los años 80, 90, las asociaciones gitanas de mujeres abrieron paso y fueron las primeras en empezar a trabajar cuestiones de igualdad, pero eso se ha parado y se ha quedado estancado. Lo que está claro es que las payas feministas no nos han tendido en cuenta. Ahora es cuando  se está empezando a escuchar del feminismo gitano pero no nos han tenido en cuenta, porque no nos incluyen en sus discursos. Incluyen a las mujeres musulmanas; están en contra, totalmente como es lógico, de las lapidaciones que sufren las mujeres árabes; las ablaciones que sufren las africanas; las mujeres latinas en Ciudad Juárez que son feminicidios a diarios; pero a la mujer gitana no nos han tenido en cuenta, es como si no existiésemos.

¿Os sentís un poco discriminadas?

Aurora.- Sí, sí sí, hombre el feminismo payo para mí ha sido bastante clasista y racista, porque todo lo que se salga de ser una mujer blanca, de la burguesía, pues es como que no encaja.

Noelia.- Referente a lo que has dicho que si las gitanas necesitamos o queremos un feminismo diferente, es que tenemos otras necesidades. Las mujeres gitanas tenemos las mismas necesidades que las mujeres payas pero también tenemos nuestras propias necesidades como gitanas. Tenemos un retraso de 50 años que nos hemos quedado ahí como muy en pañales y hay que adelantar un poquito.

¿Cómo veis la imagen que se representa socialmente de la mujer gitana? ¿Creéis que existen estereotipos?

Aurora.- Existen los estereotipos, que los culpables son los medios de comunicación, eso es una denuncia pública en toda regla. Mientras las mujeres gitanas seamos capaces de colaborar y de fomentar eso, mientras haya gente dentro que quiera hacerlo, nos va a costar mucho más, nos resta en nuestra lucha. Pero sí que es cierto que quieren mostrar el estereotipo de la mujer gitana inculta, que no sabe hablar bien ni se sabe expresar, con un físico determinado, con unas aspiraciones de futuro que se limitan a casarse, tener hijos y cuidar de la familia y eso no es totalmente real porque hay una parte que no está de acuerdo en tener este tipo de imagen o de vida y no estamos dispuestas a que se siga jugando con nuestra imagen y con nosotras.

Nos han intentado convencer a nosotros mismas de que la mujer gitana es o folclórica, festiva o sumisa y es que no es real. No es o blanco o negro, en el centro del arco iris hay colores. Somos diversas, las gitanas no somos como si fuésemos clones y cromos que salimos ahí todas repetidas, somos muy diferentes.

No sabemos cómo ni cómo no, pero sí que es cierto que la mayoría son payos, entonces la mayoría ha transmitido la idea de que tú estás por debajo y te lo llegas a creer. Y hoy en día ninguna mujer gitana se tiene que creer eso. Hoy en día ya no, lo que pasa que esto es una lucha en la que vamos con un retraso de 100 años casi conforme a la mujer paya.

Noelia.- El domingo pasado estaba trabajando y al terminar de cantar se acercó a mí un grupo y me preguntaron que si era gitana que me habían visto y tal y me dijo un chico, un hombre pues de unos 35 años “¿y eres gitana?” Y le dije sí, y dice: “Pues te voy a decir una cosa, conociéndote a ti me das una gran lección, porque en mi barrio viven muchos gitanos y desde niño me han dado mucho miedo los gitanos y las gitanas. Me has dado una gran lección porque es verdad que hay que pararse y conocer a la persona independientemente de que uno sea gitano, no gitano, musulmán.”

¿Se puede hablar de una doble o triple discriminación de la mujer gitana?

Aurora.- La mujer gitana ya por género tiene discriminación; por pertenecer a una minoría étnica también; y si despuntas en algo dentro de nosotros mismos también y después el payo que te etiqueta y te encasilla; también. Fíjate si tenemos múltiple discriminación.

Aurora, tú llevas la parte de violencia de género dentro de la asociación, cuenta un poco como se trata este tema desde dentro de la asociación.

Aurora.– Violencia de género ya sabes que eso es una lacra social que no reconoce ni cultura ni nada. Como es lógico las gitanas tampoco estamos exentas. No forma parte de nuestra cultura, eso quiero que quede bien claro, porque hay gente que todavía tiene libertad de decir que en los gitanos es algo normal. No, eso no es algo normal, porque en el resto del mundo no lo es, y los gitanos somos como el resto del mundo, personas. Entonces la violencia de género es un tema bastante tabú, pero ya van dos mujeres gitanas muertas a manos de su pareja. Entonces esto se está empezando a descontrolar porque nunca había sucedido algo así en la comunidad gitana. Ya por estas dos víctimas no se puede hacer mucho pero sí que se puede trabajar con el resto haciendo talleres de prevención y sabiendo que ellas tienen un referente, porque no es lo mismo que tú hables con ellas, ellas siempre te van a decir “no es que tú no me entiendes porque no eres gitana”. Yo siempre denuncio públicamente lo mismo: “las políticas sociales y el protocolo que se tiene en cuanto a violencia de género, aunque ha mejorado mucho,” para las mujeres gitanas es difícil acceder a ellas, les cuesta mucho trabajo, por eso tiene que haber referentes gitanas.

Noelia tú llevas la parte de diversidad cuenta un poco cómo se trabaja este tema desde la asociación.

Noelia.-. Como ha dicho aurora yo creo que son los temas más escabrosos y más difíciles de llevar.

Levantas el teléfono y te dicen” ayúdame, no sé qué hacer, yo quiero llegar donde tú has llegado, decir lo que tú has dicho, lo que tú has planteado. Cómo puedo hacer yo para planteárselo a mis padres y salir de esta situación que le deriva a depresiones, enfermedades, etc.

Ahora mismo tengo en contacto a varios jóvenes y uno de ellos mes contaba el otro día que quería plantearlo en caso pero que no sabía cómo hacerlo pero que sabía que tenía la necesidad de comunicárselo a sus padres. Sus padres como gitano, como hombre gitano pues ya le decían pues se tenía que casar, se tenía que pedir y hacer su vida. Claro el niño es como que tengo crisis de ansiedad, tengo asma cuando nunca he tenido, me salen granos por la piel. Llega a derivar a enfermedad por el simple hecho de que tienen una situación en casa que tienen que salir adelante.

Sí que es verdad que haces talleres con ellos, se les echa una mano diciéndoles y autoconvenciéndoles, porque hay jóvenes que vienen que se echan la culpa ellos o sea porque son así, no pueden seguir así tienen que cambiar su vida. Tienen que hacer su vida con mujeres y aunque no sean felices pero lo tienen que intentar por el simple hecho de hacer feliz a la familia, para que sus padres no agachen la cabeza.

Normalmente en una familia normal, trabajadores payos,  llega tu hijo o tu hija diciéndote que es lesbiana, gay, transexual, bisexual, en una familia tradicional pues es un boom. En una familia gitana, eso sea tradicional o no sea tradicional, es un boom. Eso no se plantea, no sientas a tus padres y les dices papa soy lesbiana. O lo dan por hecho y no se habla o te alejas y haces tu vida de forma no muy normal. Por ejemplo, yo vivo sola y yo no les plantee a misma padres me voy a independizar como cualquier niña joven que les dice a sus padres me voy de casa porque me quiero independizar. No, yo lo tuve más difícil, yo me tuve que ir más bien fugada por decir yo quiero hacer otro tipo de cosas. Porque parece que la sociedad está muy preparada pero es mentira. Parece que no pero ver a dos mujeres de la mano llama la atención y si son gitanas y ven que eres gitano mucho más. La sociedad no está preparada pero los gitanos menos. Parece ser que en los gitanos no hay ese tipo de gustos o de tendencias.

Para terminar ¿hay algo que queráis destacar o que queráis que quede reflejado en la entrevista?

Aurora.- Que no se deja de ser gitana, no pierdes tu gitaneidad por decidir y por querer vivir la vida como quieras. Dios nos ha regalado la vida y hay que vivirla como una decide. Te voy a poner en el ámbito que yo llevo, que es que es el área de violencia de género, no dejas de ser gitana por denunciar y tampoco eres más gitana por aguantar que te estén maltratando. No es perder la cultura, es decir, soy libre. El himno de la mujer gitana, con el que nosotras clausuramos todas las presentaciones se llama “sin miedo a la libertad”. Hemos nacido libres y hay que vivir libres.

Noelia.-Aurora ha mencionando el área de VG, pero hay que gente que se cuestiona cuando una niña pasa del colegio al instituto y sigue y titula, a lo mejor sus primas, o en su entorno dicen: “Se está volviendo una payita”, porque estudie simplemente o porque lleves el pelo corto. Aurora es bailaora y en muchas ocasiones le dicen ¿te cortas el pelo y eres gitana? y lo ponen en tela de juicio que si eres gitana por un aspecto que lleves que pueda no encajar en un prototipo de mujer gitana con los corales, con el pelo largo rizado, muy morena muy morena, que sí, pero también hay gitanas rubias, que estudian y que trabajan. Por ejemplo, nos decían por algo que hicimos en facebook, una mujer gitana además, que no éramos gitanas porque nos manifestábamos en contra de los malos tratos y demás,  que nos fuésemos a nuestras casas a fregar y a barrer y nuestra contestación fue “yo barro y friego en mi caso porque lo tengo que hacer pero no dejo de ser gitana por irme a una manifestación de VG. Es que sigo siendo igual de gitana o más.

Sandra Losada

Licenciada en Ciencias políticas y sociología y Máster en Internacional de Migraciones. Su trayectoria profesional ha transcurrido en el ámbito del tercer sector y en la investigación social aplicada. Actualmente gestiona un blog personal dedicado a la actualidad social y política www.puntojonbar.org y es cofundadora y directora de proyectos de EvalúaDos Consultoría social.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies