Artículos/Noticias, Columnistas, Historia, Otras colaboraciones

Dicotomías teóricas y prácticas conjuntas: el diálogo entre la sociología y la historia.

Según Sergio González[1] Miranda (premio nacional de historia 2014), Peter Burke, parafraseando a Fernand Bruadel, señaló que el diálogo entre sociología e historia era un diálogo de sordos. Que tanto la sociología como la historia tenían diferencias radicales debido al método, a su objeto de estudio, las características epistemológicas, las nociones teóricas, entre otras distinciones. Sin embargo, en el amanecer de éste nuevo siglo, nosotr@s, los investigadores e investigadoras jóvenes, hemos visto cada vez más acortada esta brecha. Ya no es posible concebir de la misma manera aquella separación que marcaba la distinción entre lo particular y lo general, entre lo cuantitativo y lo cualitativo, entre la subjetividad y la objetividad, entre los acontecimientos y las estructuras; pues la realidad tal cual como la conocieron 30 o 40 años atrás ya no es tal. Hoy nos referimos al presente a partir de la tensión entre lo global y lo local; desde la “modernidad líquida”, la “sociedad del riesgo”, desde “las relaciones de poder” y los “dispositivos de control”, desde los nuevos actores sociales, del “mito” de la transición, del problema medioambiental, la brecha de la desigualdad, la inaccesibilidad de servicios básicos para todos y todas, etc.

camilo-2

Como vemos, hoy la realidad presente no se le parece en casi nada al pasado y sin embargo, ésta es heredera de lo que ayer se hizo y dejó de hacerse como sociedad.
Pues bien, los historiadores preocupados de dar respuesta a problemáticas sociales y culturales de nuestro presente, comienzan a utilizar herramientas innovadoras; interactúan con la antropología, recurren a nuevas fuentes, usan las entrevistas, dan validez a la oralidad, a los testimonios, y con ello, dejan de remitir el estudio de la historia simplemente a la revisión de archivos y documentos oficiales. Asimismo, el historiador preocupado por dar significado a su presente a partir de la multicausalidad del pasado, se retroalimenta de conceptos teóricos que, fundamentalmente, provienen desde la sociología.

Por su parte, los sociólogos y sociólogas, en su interés por comprender y explicar no solo las generalidades que constituyen y dan significado a la época moderna, sino de igual manera a la postmodernidad, han puesto particular atención en el pasado reciente, pues desde allí se pretende construir las explicaciones de lo actual; sirviéndose de fenómenos históricos que pudiesen estar vinculados a los procesos políticos, económicos y culturales que hoy nos toca vivir. Los sociólogos y sociólogas del presente, utilizan grandes marcos contextuales del pasado para así interpretar las posibles causas y efectos sociológicos del periodo contemporáneo. Por todo lo anterior y más, el distanciamiento entre una disciplina y otra, la división entre ambos campos del saber y el afán casi egocéntrico por dar validez científica a una sola “verdad”, ha desaparecido casi por completo. Sin ir más lejos, en la actualidad, tanto historiadores como sociólogos jóvenes, leemos a Foucault, a G. Salazar, T. Moluian, Eric Hobsbawm, Zygmunt Bauman, Manuel Castells,  entre tantos otros autores en común.

[1] Sergio González, sociólogo e historiador chileno, se refirió al diálogo interdisciplinario entre historia y sociología, durante realizado en el marco de: Reconocimiento a Premios Nacionales por Colegio de Sociólogos y Sociólogas de Chile 2016.  Link: https://vimeo.com/161433691

Comentarios de Facebook

Comentarios 2

  1. Luis Alberto López D.

    Hay particulares contextos al estudiar ciertas zonas o regiones geográficas, ciertas manifestaciones culturales propias, especiales condicionamientos económicos y ambientales, que afectan de una u otra manera las colectividades humanas. Por eso se hace necesario no solo el acercamiento conceptual a la história, sino el trabajo conjunto, interdisciplinario, para conceptualizar desde la sociología, la comprensión de la vida y futuro colectivo. Para el caso colombiano, hay particularidades que necesitan estudiar aquel pasado reciente, para posibilitar mejor conocimiento de las actuales realidades y las expectativas porvenir.

  2. Alex

    Estoy de acuerdo, salvo en hacer la distinción a partir de la edad y no del posicionamiento político-ideológico del cientista social, sea sociólogo o historiador. Para expresarlo de forma sencilla, como decía un catalán: “los viejos son los jóvenes que nacieron antes”. Hay algunas personas que nacen “viejas”….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies