Los puestos de periódicos son un termómetro social. Y para nadie es un secreto que los titulares de las portadas destilan corrupción, crimen, dolor y muerte. Pareciera que no hay espacio para las buenas noticias. Abundan los crímenes, asesinatos, acusaciones fiscales, comisiones investigadoras en el Congreso, debates sobre capacidad o incapacidad moral… Todo esto como el agravante de la emergencia social a causa de la pandemia de coronavirus. Pero, a pesar de las adversidades, hay que seguir adelante.

feminicidios

Fuente: diario El Espectador

Lamentablemente, los problemas emocionales afectan la vida personal y social. En los últimos años se aprecia un incremento de los llamados «problemas sociales», tales como la adicción a las drogas, al alcohol y a los juegos de azar y videojuegos (ludopatía), así como el pandillaje, la delincuencia, el crimen organizado, la violencia familiar, delitos contra la vida, el cuerpo y la salud, especialmente el homicidio y el feminicidio. Incluso los altos índices de corrupción en el Estado, son el reflejo de carencias psicológicas insondables.

Como sociedad, ¿qué estamos haciendo para solucionar estos problemas o al menos para encontrar una luz en el camino? Parece que muy poco es lo que estamos aportando. De allí la necesidad urgente de entablar un «diálogo social» entre el Estado, instituciones de gobierno regional y local, instituciones educativas, ministerios de Salud y Educación, poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, organizaciones no gubernamentales y padres de familia, para diseñar un plan de mediano plazo con el objetivo de incorporar la formación espiritual y psicológica dentro de la currícula escolar y dentro de las obligaciones de los padres de familia.

Esta meta debe ser considerada como una prioridad nacional. De lo contrario, vamos a seguir entrampados en problemas sociales y vamos a seguir viendo a personas con talento y preparación, sucumbir y fracasar.

Esto requiere la titánica labor de fomentar valores éticos: verdad, honestidad, justicia, amor al prójimo, respeto, solidaridad, bondad, caridad, fe en Dios. Además, diseñar la creación y difusión de las escuelas de padres, así como mejorar el diseño de la currícula nacional escolar por parte del Ministerio de Educación, incorporando materias sobre formación psicológica, entrenamiento y formación de la personalidad, bienestar personal y familiar del educando, formación religiosa, espiritual y con valores humanos. Hay mucho por hacer.

Raúl Allain

Raúl Allain (Lima, 1989) Escritor, poeta, editor y sociólogo. Estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Sus textos aparecen en diversos medios literarios tanto nacionales como internacionales.
Columnista del diario Expreso, de la revista Lima Gris y de Ssociólogos. Actualmente preside el Instituto Peruano de la Juventud (IPJ) y dirige el sello independiente Río Negro.
En julio del 2019 recibió el “Premio mundial a la excelencia cultural” por parte de la Unión Hispanomundial de Escritores (UHE). Posteriormente recibió el "Premio mundial el Águila Internacional a la excelencia sociológica".
Ha sido candidato al primer Premio David Gistau de Periodismo de Opinión, a la XXXVIII edición de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España con "Los fantasmas del coronavirus" y "Viejos y nuevos paradigmas sociales" correspondientemente. Es candidato al Premio Gabo 2020.

Página en Ecured: https://www.ecured.cu/Ra%C3%BAl_Allain
Página en Biblioteca Virtual Fandom: https://biblioteca-virtual.fandom.com/es/wiki/Ra%C3%BAl_Allain

Contacto: raulallave1189@hotmail.com

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies