Artículos/Noticias, Género, Política

El feminismo defiende todos los derechos de la mujer ¿Todos?

El feminismo del que se ha adueñado la izquierda incorporándolo a su discurso progre y políticamente correcto es demagógico y oportunista. No porque los derechos de las mujeres que defiende no sean justos, que lo son —o por lo menos parte de ellos—, sino porque obvia intencionadamente otros.

ROSIE THE RIVETER

Según este feminismo imperante, que se arroga la autoridad para decidir qué es lo que realmente quieren las mujeres, existen dos frentes muy claros: el derecho a trabajar y a abortar. El primero es legítimo e indiscutible y en una sociedad de derecho como la española no genera ni siquiera debate porque hay coincidencia mayoritaria al respecto; otra cosa es que algunos se empeñen en poner en boca de los demás palabras que no dicen o intenciones que no albergan con el objetivo de generar polémica y recoger réditos electorales. En cuanto al segundo derecho, el de abortar, constituye un debate en sí mismo porque no concierne exclusivamente a la mujer y a sus derechos —si es que abortar es un derecho— puesto que hay terceros involucrados.
 
Si se habla de derechos de las mujeres hay que hablar de todos los derechos y no sesgarlos a interés. De lo contrario, lo que se hace es manipular.
 
Entonces, además de los derechos que todo ser humano tiene sin distinción de sexo, raza, religión o ideología política —siempre que sea democrática—, la mujer, como colectivo que durante periodos de la historia sufrió discriminación, tiene reconocidos específicamente algunos de ellos precisamente por esta razón.
Derecho a estudiar, a formarse. Plenamente reconocido y se ejerce con la naturalidad que le corresponde. Incluso suena extraño enunciarlo por lo asumido que está socialmente.
 
Derecho a trabajar. Ésta es la punta de lanza de la progresía y casi acapara su discurso al respecto. De un tiempo a esta parte, Elena Valenciano, Vicesecretaria general del PSOE, se prodiga en actos políticos allí por donde pasa con un discurso en la línea feminista. El pasado 15 de mayo la escuché en uno de estos bolos en Murcia y apareció en las noticias como “Elena Valenciano se reúne con mujeres…”. En su discurso atacaba al Partido Popular afirmando que “el modelo de Rajoy pretende recuperar a las mujeres para el hogar”. Continúa diciendo que “lo que está en juego es la autonomía de las mujeres” y recupera el lema de un conocido anuncio navideño y lo aplica a la presunta intención del PP: “Vuelve a casa, vuelve”. No me extrañaría que una mujer al final pudiera pensar… “de todos los derechos que puedo tener, ¿sólo te vas a acordar del de trabajar?” Este derecho, una vez más en la sociedad española actual, es indiscutible y se ejerce con normalidad. Otro asunto es hacer lo que socioeconómicamente se pueda —ojalá se pudiera más— para favorecer la compatibilidad con un derecho tan importante y vital como el de ser madre.
Y aquí llegamos al siguiente derecho de la lista. Derecho a ser madre, a cuidar de sus hijos, a constituirse como un pilar familiar fundamental sin que ninguna circunstancia no elegida libremente cercene tal posibilidad. Y este derecho, por política y por coyuntura económica, es el que más se vulnera desde hace décadas. Me atrevo a pensar —y no soy el primero— que el feminismo como tal surgió cuando a los poderes económicos les interesó incorporar una ingente mano de obra para las fábricas y la producción. La estrategia fue convencer a las mujeres de que tenían derecho a estudiar, a formarse, a votar, a realizarse personalmente mediante su dedicación laboral —cuestiones todas estas que constituyen un derecho natural no de la mujer, sino de todo ser humano—, para aprovechar la inercia generada y conducirla a propio interés.
 
De este modo, la mujer pasó de deslomarse en casa a deslomarse en casa y en el trabajo. Así, tras el discurso por la igualdad que sólo hablaba de lo bueno, se escondía una segunda intención no tan buena.
 
El verdadero feminismo no puede decidir qué derecho deben ejercer las mujeres, sino velar para que aquellas mujeres que deseen trabajar puedan hacerlo y combinarlo con su maternidad, pero también para que aquellas mujeres que deseen tener hijos, aumentar su familia y dedicarse plena y exclusivamente a su cuidado puedan hacerlo igualmente. Es decir, un sistema que asegure cualquier posibilidad desde la independencia económica hasta la exclusiva maternidad. De este modo, sería más productivo que los poderes políticos se centrasen en generar unas condiciones sociales y económicas adecuadas para que una familia pueda sustentarse con el sueldo de uno, en vez de sufrir la obligatoriedad de los dos ingresos para sobrevivir. Y que cada uno, ejerciendo su libertad, decida qué es lo que quiere. Feminismo es ofrecer a la mujer la libertad de elección. Hoy, esta libertad no existe en un mayoritario sector de la población. En consecuencia se vulneran derechos esenciales vitales para las mujeres y para la sociedad en su conjunto.
 
Resulta que del mismo modo que muchas mujeres adquieren estudios superiores y se realizan con trabajos que sí les reportan satisfacción personal, existe otro espectro social mucho mayor de mujeres que, si no fuese por el imperativo económico, es decir, por la supervivencia de la familia, no estarían trabajando. Esto todavía se acentúa más cuando se quedan embarazadas, y la mayoría desea quedarse encinta. Si tuvieran otra opción, ellas se quedarían con su hijo o hija y lo último que harían es regresar a un trabajo que, además de no sentirse realizadas en él, les impide compartir todo ese precioso tiempo con su prole haciendo de madre, que ése también es un derecho fundamental de la mujer que por lo visto es políticamente correcto olvidar.
 
Y las consecuencias sociales de este olvido son enormes. Sin mencionar que, además, es precisamente la mujer de clase obrera y por tanto el supuesto electorado de la izquierda la que se siente menos realizada en su trabajo y que si no fuera por la nómina le daría puerta encantada.
 
¿Feminismo? Sí, pero todo. O lo que es lo mismo, oportunidades para todos en igualdad. Otra cuestión es lo que nos permita la realidad que en demasiadas ocasiones y por desgracia es la que tiene la última palabra.
Ssociólogos

Artículos, opiniones, textos, libros, entrevista, videos... sobre diferentes temas de interés.

Comentarios de Facebook

Comentarios 5

  1. Martín Añel

    -siempre que sea democrática-?? Aunque nos pese, tenemos que defender con la misma fuerza los derechos de aquellxs cuya ideología política no es siempre la democracia (bueno, y en realidad, ¿qué es eso de la democracia? Al final nos saldrán tantas democracias como personas…
    “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo” Voltaire

  2. Martín Añel

    Y bueno, mi comentario anterior va en la línea de que no puedo estar más en desacuerdo con la reflexión acerca del “derecho a ser madre”, que me suena peligrosamente parecido al discurso de “la violencia estructural que obliga a la mujeres a abortar” que hemos escuchado de nuestro gobierno, hace bien poco. ¿Y el derecho a ser padre? ¿Dónde están los padres en este discurso sobre la realización del cuidado?
    Bueno, en cualquier caso, felicidades por el blog, y gracias por pensar críticamente. Falta nos hace. Saludos

    • Sociólogo Plebeyo

      Interesante comentario, sobre todo el último. Evidentemente, justo el “derecho a ser madre”, esta frase puede ser catalogada como la adquisición a todas las mujeres del trabajo de crianza y cuidado de familiares. Mientras el padre, parece que no tiene consideración social para realizar esa tarea.

  3. Iago Varela

    A mí es que cuando se habla tan alegremente de derechos, me entran escalofríos. Los derechos son intenciones, no hechos. Se pueden llevar a la práctica pero a veces la realidad tiene muros muy sólidos.

    Yo puedo poner en mi constitución que todos tenemos derecho a un Dúplex, pero es obvio que va a ser complicado de cumplir. El derecho a la vivienda (cualquiera que sea) es papel mojado. Tal derecho es muy complicado de garantizar, sobre todo en un mercado como el nuestro. Y ya no digamos si le añadimos “Digna”. Alguien tendrá que hacer un esfuerzo económico importante.

    En cuanto a los derechos de las mujeres tengo una visión particular. Coincidiendo más o menos con el autor del texto, creo que las mujeres llegaron al mercado laboral porque // se les dejó que lo hicieran //. Mayor mano de obra, descenso de los salarios. Hay que tener en cuenta que además esto coincidió en un periodo de actividad sindical muy fuerte.

    No creo que, como dice el autor del artículo, fuese deliberado. Pero sí creo que los dueños de los medios de producción se dieron cuenta de que //no era tan malo// aunque hubiese un rechazo ideológico. Vamos, que vino bien para bajar los costes y tener una hipotética competitividad mayor (que no ha sido tal).

    También creo, como dice el autor, que es excesiva la intención modelizadora del feminismo moderno. Es decir, el uso que hacen de las instituciones para establecer baremos, reglas de paso, etc. Creo que no son conscientes, pero realmente a mí me parece que ese tipo de políticas van a traer malos resultados. Quiero decir que, por ejemplo, si monto una empresa, yo contrataré a quien tenga que contratar, no a quien me diga el estado que tenga que hacer por razón de sexo. Creo que a la larga este tipo de políticas modelizadoras que se van introduciendo tímidamente van a causar rechazo. Espero que se den cuenta y se enfoquen más en la educación.

    Un ejemplo de políticas mal hechas son las que se han traducido en leyes. Hay un fenómeno de denuncias falsas, gente que ingresa en la cárcel y que recibe un trato discriminatorio por ser hombre, que solo se toca tangencialmente pero es más grave de lo que parece. Incluso la violencia doméstica donde el hombre es víctima no se suele considerar como tal a efectos de la mayoría de las instituciones (hice un trabajo de esto precisamente). Resulta bastante inquietante que, aunque es cierto que los casos de violencia de género donde el hombre es la víctima es menor, no es una cifra despreciable. El último dato de la comunidad de Madrid eran 2000 y pico casos en menos de un año. Yo no sé cuanto es //suficiente// para prestarle atención a un fenómeno, pero desde luego estoy convencido que un trato discriminatorio no mejora el problema.

    Por otro lado también creo que del feminismo está surgiendo una corriente que se identifica mucho con el miedo de la izquierda con la desigualdad //a priori//. Es decir, el rechazo total a la idea de que la desigualdad de cualquier tipo sea una condición a priori y no esté tan influída por la sociedad. Normalmente en estos debates se citan unos estudios sí, y otros no, convenientemente, pero lo cierto es que hay literatura para todos los colores, y no es tan fácil decidirse.

    Esto es especialmente llamativo en cualquier //izquierdista// (entre los que me considero, pero también me considero racional y analítico). ¿Y si descubriésemos que, al final, sí somos unos mejores que otros por cuestión de genética? ¿Y si descubriésemos que la sociedad tiene un peso más pequeño de lo que creemos hoy? Yo aceptaría la idea si es rigurosa. Y no tengo miedo a eso. Sin embargo parece que en la izquierda, ya incluso antes de que se pudiera disponer de literatura seria sobre el tema, la idea se rechaza de plano. Y aquí también entra el feminismo. Y ojo, que puede que los hombres seamos el sexo inferior.

    No lo sé, en cualquier caso escribiré una entrada sobre esto, y os avisaré para entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies