La Sociología, Material Sociológico, Pensamiento Sociológico

El habitus y la polémica con Jeffrey Alexander

Continuamos esta larga exposición con la obra de Pierre Bourdieu[1]. A mi parecer sería pertinente mostrar la polémica que ha tenido este autor con el sociólogo norteamericano Jeffrey Alexander en torno a la noción de habitus. Puesto que es a través de este concepto que Pierre Bourdieu critica el dualismo cuerpo-alma así como muchos otros, esta polémica será de mucha utilidad para esclarecer cómo se recuperan las aptitudes y habilidades corporales.

bourdieu-alexander

   Bourdieu fue un crítico severo de la sociodicea de los dones, es decir, aquella perspectiva que trata de explicar la desigualdad de aptitudes y actitudes ante la cultura a partir de la “individualidad única e irremplazable” (Bourdieu 2007; 24); siguiendo esta perspectiva, la desigualdad es producto de la diferencia de competencias[2] naturalmente distribuidas e ignora las condiciones sociales que las hicieron posible[3]. Esta escisión entre lo individual y lo social que enfatiza al primero como la fuente de desigualdad social por su “irreductibilidad personal” es lo que mueve a Bourdieu a pensar la forma en cómo lo social penetra esa “irreductibilidad”.

   De esta manera, Bourdieu echa mano de la sociología y la antropología para mostrar cómo las condiciones sociales contribuyen a forjar ciertos agentes que participan en los entornos sociales en que se encuentran inmersos. Es decir, es dentro de la sociedad donde los agentes sociales adquieren y/o heredan las condiciones materiales y las aptitudes que les exigen su permanencia en un determinado campo, pero también su posición específica dentro de dicho campo. Dice Bourdieu en La Distinción:

   …lo que en realidad se afirma en esta relación es la dependencia de la disposición estética con respecto a las condiciones materiales de existencia, pasadas y presentes, que constituyen la condición tanto de su constitución como de su realización, al mismo tiempo que de la acumulación de un capital cultural (académicamente sancionado o no) que sólo puede ser adquirido al precio de una especie de retirada fuera de la necesidad económica (Bourdieu 2002a; 51). [Las cursivas son mías].

   Pareciera entonces que Bourdieu tomara como fons et origo de la diferencia y desigualdad de las aptitudes con respecto a la cultura las condiciones materiales de existencia. Sin embargo la simple diferencia  de condiciones materiales no es suficiente, los agentes sociales adquieren algo más que eso:

   Lo que se capta mediante indicadores tales como el nivel de instrucción o el origen social o, con mayor exactitud, lo que se capta en la estructura de la relación que los une, son también modos de producción del habitus cultivado, principio de diferencias no sólo en las competencias adquiridas sino también en las maneras de llevarlas a la práctica, conjunto de propiedades secundarias que, al ser reveladoras de diferentes condiciones de adquisición, están predispuestas a recibir unos valores muy diferentes sobre los diferentes mercados. (Bourdieu 2002a; 63).

   Las condiciones materiales tienen un papel importante pero no son unilaterales, sino que actúan a través de la mediación del habitus. Llegamos aquí al concepto medular para los fines de este avance de investigación.

   [2]   ¿Qué es lo que adquirimos e interiorizamos en nuestras dinámicas sociales? Para el sociólogo francés, son los habitus en tanto disposición y esquema. Las condiciones sociales y los condicionamientos a los que estamos expuestos interiorizan esquemas de percepción, apreciación y acción de tal manera que actuamos de manera relativamente homogénea de acuerdo a las condiciones en que estamos inmersos, adquirimos unos lentes específicos que nos permiten evaluar prácticamente lo social ya que son producto de la incorporación de las exigencias a las que estamos constantemente expuestos y que tendemos a manifestarlas como deseables. A través del habitus, lo social se incorpora en el cuerpo y evalúa los momentos presentes en función de esos esquemas. Pero esa evaluación, al situarse también en lo corporal, se da de una manera que va más allá de la racionalidad y la consciencia de los agentes sociales. Maurice Merleau-Ponty expresa a través de la analogía con el jugador de futbol cómo se da esta relación y evaluación corporal, preobjetiva:

   Para el jugador en acción el campo de futbol no es un objeto, esto es, el término ideal  que puede dar lugar a una indefinida  multiplicidad de perspectivas  y permanecer idéntico bajo  sus aparentes transformaciones. Está saturado de líneas de fuerza (las líneas del área; ésas que demarcan el área del penal”) y está articulada en sectores (por ejemplo las “aperturas” entre los adversarios) que reclaman un cierto modo de acción  y que inician y guían la acción como si el jugador fuese inconsciente de ello. El campo mismo no le es dado, sino que se le presenta como el término inmanente de sus intenciones prácticas; el jugador deviene uno con él y siente la dirección del “gol” por ejemplo, de manera tan inmediata  como los planos horizontal y vertical de su propio cuerpo. No basta decir que la conciencia habita el medio ambiente. En este punto la conciencia no es otra cosa que la dialéctica del medio y la acción. Cada maniobra emprendida por el jugador modifica el carácter del campo y establece nuevas líneas de fuerza en las que la acción a su vez despliega y es realizada, alterando otra vez el campo fenoménico[4].

   En este párrafo Merleau-Ponty señala la “co-presencia” inmanente entre jugador y campo. El  campo no le viene de manera externa si no que, al calor de la acción, el jugador   asimila las líneas de fuerza que exige el campo, “se vuelve uno con él” y actúa a través de los fines que pretende. Sin embargo, esa relación de complicidad es previa a la postulación del objeto como tal y, por tanto, evalúa las acciones de una manera preconsciente. Lo interesante de este párrafo es que en su relación con el campo, el cuerpo se vuelve un depositario de saberes (en este caso sobre el funcionamiento del juego) que le hacen constituir una gramática que se actualiza al calor de la acción sin ser conscientemente explícita. Se da una conexión entre lo exterior y lo interior. El habitus se produce a través de las condiciones sociales en que el agente social se encuentra inmerso, pero lo que se incorpora son por una parte principios de visión, división y clasificación a través del cual el agente social se orienta en el mundo; por otra parte le otorga disposiciones duraderas y transferibles, estructuras estructuradas predispuestas a funcionar como estructuras estructurantes, y por tanto, se despliegan en el tiempo y el espacio. El habitus conjuga el pasado, presente y futuro, le otorga cierta referencia a las acciones humanas pero puede mantenerse o transformarse ante las experiencias que el agente social pueda enfrentarse, llegando incluso a generar una fuerte modificación, puede decirse que el habitus es una historia hecha cuerpo. El cuerpo se encuentra en el mundo social pero también el mundo social se encuentra en el cuerpo:

   “Producto de la historia, el habitus produce prácticas individuales y colectivas, produce pues historia conforme a los principios engendrados por la historia; asegura la presencia activa de las experiencias pasadas que, depositadas en cada organismo bajo la forma de principios de percepción, pensamiento y acción, tienden con mayor seguridad que todas las reglas formales y normas explícitas, a garantizar la conformidad de las prácticas y su constancia a través del tiempo” (Bourdieu 1991; 95).

   Lo que es pertinente resaltar es que en la misma práctica los “principios engendrados por la historia” se hacen cuerpo: “la hexis corporal es la mitología política realizada,incorporada, convertida en disposición permanente, manera duradera de mantenerse, de hablar, de caminar y, por ello, de sentir pensar (Bourdieu 1991; 119). De esta manera, lo social no se impone a la sensibilidad egoísta e individual como considera la perspectiva durkheimiana sino que ella misma es moldeada a través del habitus, se vuelve unasensibilidad socializada[5].

   [3] Aquí es donde entra la crítica de Jeffrey Alexander a la noción de habitus de Bourdieu:

   “El habitus no tiene un poder independiente para dirigir la acción, de la manera en que lo posee el ‘yo’ (según Mead) o la ‘personalidad’ (en la perspectiva de Parsons) […] En vez de eso, lo que da lugar es a una descripción interminable y circular de estructuras objetivas que estructuran a las estructuras subjetivas, que a su vez estructuran a las estructuras objetivas” (Alexander 2001; 55).

    A pesar de los intentos “retóricos” que realizan Bourdieu y sus seguidores, Jeffrey Alexander considera que el intento de superar el dualismo objetivo-subjetivo a través delhabitus fracasa y sólo se revela como “un caballo de Troya” del determinismo: “Bourdieu parece incapaz de abstenerse de afirmar el determinismo ‘en última instancia’” (Alexander 2001; 58).

  ¿Cuáles son las premisas de las que parte Jeffrey Alexander para criticar a Bourdieu? “Elhabitus no tiene sus propias características emergentes, su propia lógica, su propia complejidad interna” (Alexander 2001; 57), o dicho de otra manera, existe una relativa autonomía del yo [self] que no pueden reducirse a las condiciones materiales de existencia, para ello Alexander recurre a los estudios psicoanalíticos que conciben al yo [self] constituyendo su identidad en lucha contra las constricciones sociales, es decir con una autonomía e independencia y, por tanto, con capacidad de reflexión más allá de ellas. No existe capacidad de decisión y reflexión en los seres humanos si se sigue la noción dehabitus, más bien lo que se da son prácticas sociales cuyas disposiciones están “determinadas” por las condiciones sociales en que están inmersas. Para el sociólogo norteamericano, el desarrollo individual ocurre en una dirección que va desde su capacidad de pensar, sentir y evaluar de una manera concreta a una mayor abstracción de tal manera que al ir de las cosas  a las reglas, y luego a las reglas de las reglas, se posibilita la aparición de una individualidad que le permite pensar, reflexionar sobre las mismas reglas y, por tanto, tener una autonomía con respecto a ellas (Alexander 2001; 54). Señalar cómo se da ésta autonomía del yo [self] es un paso previo a la explicitación sobre la forma en que dicho yo [self] puede relacionarse con las condiciones materiales en que está inmerso: “como [el habitus] no posee ninguna independencia real, no puede constituir un vehículo para establecer un verdadero vínculo micro-macro” (Alexander 2001; 57).

   [4] La crítica de Alexander a Bourdieu tiene como zócalo el dualismo cuerpo-alma, es decir, un principio incorporado en su formación académica. Esto se puede notar cuando toca la cuestión del cuerpo en la reconstrucción arquitectónica que hace del habitus. Cito in extenso a Alexander:

   Al leer estos análisis de una forma puramente empírica, uno puede encomiar a Bourdieu por retomar la sugerencia de Merleau-Ponty y centrar su atención en el dominio poco estudiado de la vida social. Al mismo tiempo, sin embargo, el hecho de que Bourdieu centre su atención en el cuerpo también debe interpretarse de manera más específicamente teórica. En la medida en que reduce el habitus al cuerpo socializado Bourdieu descubre una ubicación material para las disposiciones internalizadas, lo cual le permite ignorar las complejidades y las subjetividades que la categoría de “yo” implica (Alexander 2001; 61) [las negritas son mías].

   Posteriormente Alexander señala:

   Al afirmar que la “creencia práctica no es un ‘estado de la mente’ […] sino un estado del cuerpo”, Bourdieu 1990a; 68) utiliza su peculiar biologismo socializado –en forma parecida a su utilización del habitus más general – para reforzar la determinación antes que para reducirla: “El cuerpo [es] un autómata que ‘conduce a la mente de manera inconsciente junto con él’” (Bourdieu 1990ª; 68). La socialización no depende de la interacción simbólica y de una habilidad aprendida para interpretar la sensibilidad y las intenciones del otro; antes bien, simplemente involucra el contacto del niño “con el cuerpo paterno y el cuerpo materno”(Bourdieu 1990a; 78). El resultado, el “sentido práctico” convertido en hábito, es la necesidad social transformada en naturaleza [y] en esquemas motrices y automatismos corporales (Bourdieu 1990a; 69). (Alexander 2001; 61) [las negritas son mías].

   De estas dos citas discernamos tres aseveraciones según la perspectiva que tiene Jeffrey Alexander del papel del cuerpo en la concepción del habitus: 1) el cuerpo es una simple ubicación material para las disposiciones, es decir, tiene un carácter pasivo y, por tanto no puede comprender la complejidad que implica el yo [self]; 2) el cuerpo actúa como una máquina donde se sedimenta lo social y obliga al sujeto a comportarse como autómata que simplemente reproduce las estructuras objetivas a través de la interiorización de las estructuras subjetivas; 3) la única forma de interpretar la sensibilidad y las intenciones del otro es a través de la mente y su autonomía (por su carácter activo), para el sociólogo norteamericano no pueden existir ni diálogos ni aprendizajes corporales. Concluyendo, para Alexander el habitus fracasa por ignorar en primera instancia la autonomía de yo y no indagar posteriormente su vinculación con lo social, lo único que genera es una teorización errónea que en última instancia concibe un determinismo del sujeto que simplemente reproduce las estructuras objetivas en que está inmerso.

   [5] Cuando Loïc Wacquant le pregunta a Bourdieu sobre el carácter determinista delhabitus, el sociólogo de Bearn reflexiona antes de responder el por qué del rechazo de este concepto, atribuyéndolo al carácter chocante del “creador increado” que concibe el producto de sus acciones y de su vida a partir de sus propias elecciones, es decir, de su capacidad y habilidad intrínsecas (Bourdieu y Wacquant 2005; 194-195). Pero en el capítulo “Conocimiento del cuerpo” de su libro Meditaciones Pascalianas (Bourdieu 1999; 171- 214) podemos encontrar una respuesta a los que conciben al habitus como un determinismo.

   Bourdieu parte de la expresión pascaliana: “por el espacio, el universo me comprende y me absorbe como un punto; por el pensamiento yo lo comprendo”. ¿Qué significa que “el universo me comprende y me absorbe”? Significa que el sujeto está necesariamente situado en un mundo, que existe en relación con otras cosas pero, puesto que es persona, puede comprender este mundo. Así como Merleau-Ponty dice que “habituarse a un sombrero, a un coche o a un bastón, es instalarse en ellos o, inversamente, hacerlos participar en la voluminosidad del propio cuerpo”[6] así el espacio físico y el espacio social se instala en la corporalidad:

  …está comprendido, en un sentido completamente distinto, es decir, englobado, inscrito, implicado en este espacio: ocupa en él una posición, de la que sabemos (mediante el análisis estadístico de las correlaciones empíricas) que habitualmente está asociada a ciertas tomas de posición (opiniones, representaciones, juicios, etcétera) acerca del mundo físico y social. (Bourdieu 1999; 173-174).

   Muchos pensarán que Bourdieu sigue reforzando la perspectiva determinista “en última instancia” pero, como  primer punto de escape, señala que al comprender el mundo, el sujeto puede dar cuenta de los determinismos (las condiciones materiales y los sistemas de disposiciones socialmente constituidos) que pesan sobre su existencia y ser capaz de trascenderlos. Dicho de otro modo, la mejor forma de superar los determinismos parte por un esfuerzo de conocerlos y dar cuenta de los mecanismos que aseguran su reproducción o su transformación:

   Aquellos que claman contra el determinismo deberían recordar que ha sido necesario apoyarse en el conocimiento de la ley de gravedad para construir máquinas voladoras que permitan desafiar eficazmente esa ley (Bourdieu 2003; 107).

   [6] El mundo para el cuerpo se encuentra dotado de sentido (es decir, concibe cada parte en relación con el todo) pero a la vez el mundo dota de sentido al cuerpo en tanto adquiere un sistema de disposiciones que concuerdan con las condiciones sociales que las hicieron surgir, es decir, formas de pensar, percibir y actuar que lo capacitan a desenvolverse en dicho mundo. Este sistema de disposiciones[7] se sedimenta en el cuerpo de manera práctica, es decir inmanente a esas condiciones que la producen y que suelen escaparse a una elección consciente y deliberadamente formulada. Esto es lo que permite que las prácticas sociales sean razonables a las condiciones en que se encuentra inmerso, motiva el surgimiento de la doxa, que por ser tan evidente no necesita explicitación. El habitus se produce porque el cuerpo está expuesto:

   Aprendemos por el cuerpo. El orden social se inscribe en los cuerpos a través de esta confrontación permanente, más o menos dramática, pero que siempre otorga un lugar destacado a la afectividad y, más precisamente, a las transacciones afectivas con el entorno social […] Las conminaciones sociales más serias no van dirigidas al intelecto, sino al cuerpo, tratado como un recordatorio (Bourdieu 1999; 186).

  El cuerpo aprende las habilidades prácticas que exigen una acción concreta más allá de la consciencia y del intelecto: formas de mover el cuerpo, posturas, una sensibilidad específica y una disposición a actuar: en el caso de la distinción entre sexos según la visión de la dominación masculina se exige al hombre mostrar una hexis corporal activa: cabeza en alto, de frente, con seguridad para ser observado en público; a la mujer en cambio se le exige ser pequeña, sin mostrarse mucho, inseguridad y situándose en lo privado. Estas formas de usar el cuerpo tanto para hombres como para mujeres no fueron adquiridas de manera consciente, sino que fue un aprendizaje que se dirigió al cuerpo, a través de esa relación mimética, silenciosa y gestual que despliega el contacto con otros cuerpos. Se genera entonces una disposición corporal, o dicho de otro modo, una manera de usar el cuerpo de manera regular y relativamente coherente, pero que es arbitrario. Estas formas de usar el cuerpo se sedimentan hasta adquirir un sistema de disposiciones duradera que el agente social imprime en los entornos sociales en que se encuentra inmerso. Sin embargo, estas disposiciones no son eternas y, ante nuevas experiencias pueden modificarse.

   [7] ¿Cómo puede modificarse el habitus? En primera instancia implica un desplazamiento en la posición en que se desenvuelve. Como ha señalado Bourdieu, nuestras primeras experiencias son las más fundamentales pues ellas generan esquemas de percepción, apreciación y acción a partir del cual nos situamos en el mundo y actuamos dentro de él[8]. Estos esquemas se activan en la práctica cotidiana, son instrumentos a partir del cual reflexionamos y actuamos en la realidad concreta pero cuyo uso también es práctico. Reflexionamos de manera inmanente a nuestras acciones, al calor de los hechos pero no de una manera irreflexiva, sino con un razonamiento irreflexivo porque ya se da por sentado.  Es ante las urgencias de la vida concreta que el habitus actúa, ante una situación determinada y son las propias experiencias las que pueden modificar esos esquemas de percepción, apreciación y acción que el habitus produce. Entonces, el habitus no es determinismo duro, seco, muy por el contrario, podemos decir que es como una especie de herramientas y disposiciones que posibilitan al individuo actuar en sociedad, vivir en relación con los otros, ocupar y ser ocupado por un espacio tanto físico como propiamente social. Es decir, el individuo actúa pero no en un libre albedrío absoluto, sino con esos lentes incorporados a partir de su historia social, de su pasado, así como de las condiciones sociales que posibilitaron esa historia social.

   [8] Para una antropología del cuerpo esta perspectiva tiene aportes pertinentes. Según Loïc Wacquant, el habitus puede servir tanto como objeto de estudio como método de investigación y ello por cuatro razones:

  • No se nace con un habitus, sino que se adquiere y, bajo ciertas circunstancias el investigador puede adquirir un habitus específico en su práctica etnográfica.
  • El habitus hace mención a que el dominio práctico de una actividad social no es plenamente consciente, sino que actúa por debajo de la conciencia y el discurso, es decir, se adquieren desde el cuerpo y hacia el cuerpo.
  • Las diferencias de habitus dependen de las posiciones y las trayectorias sociales que se ocupan en un espacio determinado.
  • “Las estructuras conativas y cognitivas socialmente constituidas que componen el habitus son maleables y transferibles porque ellas resultan de un trabajo pedagógico” (Wacquant 2010; 116) [la traducción es mía].

   A diferencia de una adquisición inmanente del habitus que sucede en la experiencia cotidiana, el etnógrafo puede conscientemente adquirirlo y de esta manera aprehender desde la perspectiva sensorial y afectiva, cómo se construye la experiencia de las prácticas de los agentes sociales a los que estudia. Dicho de otro modo, el etnógrafo expone su cuerpo, se somete a la disciplina que exige una práctica específica y acepta que su cuerpo sea moldeado, posibilita entonces realizar una etnografía carnal.

Artículo de Luis Antonio Guerrero, visto en luisguerreroc.wordpress.com


[1] Deberíamos de haber escrito previamente sobre la fenomenología de Maurice Merleau-Ponty pero todavía no me considero preparado para abordarlo. También se ha dejado un poco de lado la perspectiva feminista y de la antropología médica. Conforme tenga mejor asimilado esa bibliografía la incorporaré en esta investigación.
[2] En el sentido de ser competente, capaz.
[3] Esto no implica un reduccionismo sociológico, más bien plantea las demarcaciones que las ciencias sociales abordan. Si bien es posible que existan desigualdades naturales, la tarea del científico social consiste en agotar todos “los caminos a través de los que actúan los factores sociales de desigualdad” (Bourdieu y Passeron 2003 [1964]; 103).
[4] Merleau-Ponty Maurice. Citado por (Bourdieu y Wacquant 2005; 50-51).
[5] De esta manera, Bourdieu estaría de acuerdo con Maurice Merleau-Ponty cuando señala la necesidad de “retornar a lo social, aquello con lo que estamos en contacto por el mero hecho de existir y que llevamos inseparablemente con nosotros antes de cualquier objetivación” (Bourdieu y Wacquant 2005 2005; 48).
[6] Citado por Moreno Pestaña (2009; 8)
[7] En la medida en que estamos propensos a actuar de una manera determinada según ciertas circunstancias y contextos (Moreno Pestaña 2009; 5).
[8] “Recientes investigaciones en psicología evolutiva realizadas por Eleanor Maccoby (1988) revelan que niñas y niños aprenden en el jardín maternal, antes de los tres años de edad, a comportarse de modo distinto frente a un niño o una niña, y qué esperar de cada uno de ellos: golpes en un caso y besos en el otro” (Bourdieu y Wacquant 2005; 196-197).BIBLIOGRAFÍA:Alexander Jeffrey. “La subjetivación de la fuerza objetiva: el habitus”. Iztapalapa. 50. México, 2001.Bourdieu Pierre. El Sentido Práctico. Siglo XXI Editores. Buenos Aires, 2007Bourdieu Pierre. Intelectuales, política y poder. EUDEBA. Buenos Aires, 1999.Bourdieu Pierre. La Distinción. Editorial Taurus. México, 2002.Bourdieu Pierre. Capital cultural, escuela y espacio social. Siglo XXI Editores. México, 2003.Bourdieu Pierre. Meditaciones pascalianas. Editorial Anagrama. Madrid, 1999.Bourdieu Pierre. El sentido práctico. Editorial Taurus. Madrid, 1991.Bourdieu Pierre y Jean-Claude Passeron. Los herederos. Los estudiantes y la cultura. Editorial Siglo XXI. Buenos Aires, 2003.Bourdieu Pierre y Loïc Wacquant. Una invitación a la sociología reflexiva. Siglo XXI Editores. Buenos Aires, 2005.Wacquant Loïc. “L’Habitus comme objet et methode d’investigation” Actes de la Recherche en Sciences Sociales 184; 2010b.
Ssociólogos

Artículos, opiniones, textos, libros, entrevista, videos... sobre diferentes temas de interés.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies