Artículos/Noticias, Columnistas, Óscar Martínez Peñate, Sudamérica

Refundación del Estado en América Latina: Nuevo paradigma

Introducción

La refundación de Estado en América Latina constituye un nuevo paradigma, el no reconocimiento de tal condición nos llevará a la incomprensión y nos dificultará ubicarlo en modelos o esquemas teóricos y doctrinarios europeos-estadounidenses, será una actividad que consistirá en ponerle una camisa de fuerza a un fenómeno que irrumpe con una dinámica propia y un desarrollo epistemológico original.

Especialistas de las ciencias sociales han tratado de encajarlo en corrientes de pensamientos jurídicos, políticos, filosóficos, económicos, ideológicos, etc., de igual forma, intentan realizar tipologías y caracterizaciones con prototipos foráneos a América Latina.

La refundación del Estado, entre otros aspectos, es una aleación entre lo ancestral precolombino y la contemporaneidad del buen vivir.

IMG_9611

Nuevo paradigma

El proceso de refundación del Estado en América Latina no obedece a lineamiento de algún organismo internacional o regional(Valencia, 2008, p. 46)(Chevallier, 2003, p. 210), tampoco se deriva de planteamientos filosóficos o políticos antiguos, modernos o contemporáneos de autores anglosajones, es un fenómeno alejado del eurocentrismo.

Algunos sociólogos, juristas, politólogos incluso antropólogos entre otros, de origen europeo, canadiense y estadounidense tratan de analizar este proceso desde sus propios esquemas, no conciben o no han caído a cuentas que la actual corriente de refundación del Estado en América Latina es un nuevo paradigma, que se encuentra en el transcurso de reemplazar a los antiguos, por no poseer la capacidad de interpretar y dar respuesta a la realidad presente y de resolver los actuales problemas nacionales de los Estados latinoamericanos.

La refundación del Estado en América Latina no es un neo de nada, ni la continuación o prolongación de algo, es inédito, no tiene que ver con ingenierías ni arquitecturas sociales(Sousa, 2010, p. 70), con el agravante que este proceso no es único ni uniforme, ni se conduce al mismo ritmo, que va de lo holístico a lo heurístico, en un flujo y reflujo dialéctico y dinámico de la base de la sociedad hacia el poder del Estado, que tiene una ubicación ontológica y una explicación epistemológica con vida propia, en cada país en que se lleva a cabo, es un proceso autopoietico.

Este proceso latinoamericano no tiene manual, fórmula ni receta, es simplemente sui géneris, tampoco es acabado, en donde los mecanismos que le dan existencia participan plena y activamente, y que están constituidos por factores con intereses opuestos, discriminatorios y asimétricos, pero pueden devenir en un preciso y justo momento complementarios o convergentes, aquí en este punto, es donde se produce la incomprensión de lo históricamente absurdo de acuerdo con las corrientes teóricas y doctrinarias de las tradicionales ciencias sociales.

Buen vivir

Es difícil comprender, países que en las décadas de los cincuenta a los ochenta estuvieron gobernados por dictaduras militares corruptas y pro imperialistas; las poblaciones sumidas en la miseria y sin respeto a los derechos humanos, políticos, sociales ni culturales; en los años de mil novecientos ochenta tenían una astronómica deuda externa que se convirtió en la década perdida; ahora esos mismos países tienen gobiernos incluyentes, con crecimiento económico y desarrollo social, incluso le hacen préstamos de miles de millones de dólares a países de la Unión Europea, como es el caso de Brasil.

La refundación del Estado no es solo la creación de un nuevo ordenamiento jurídico interno, ni del paso simple de la democracia formal a la real, sino la formación de una institucionalidad que responderá al cambio de las relaciones sociales verticales a las horizontales, en donde las relaciones interpersonales de exclusión se transformen en inclusivas, a través de la generación de nuevos agentes directos e indirectos que inciden en el  establecimiento de las condiciones que generen un nuevo proceso de socialización entre los ciudadanos, es decir, una nueva forma de vivir la cotidianidad, que producirá colectivamente una nueva cultura, que es la base fundamental de un buen vivir (Sumak Kawsay –Quechua-, Suma Qamaña –Aymara-, Nemi Yek –náhuatl-pipil).

La reforma del Estado es un cambio nacional, que afecta a gran parte de las estructuras formales e informales de una forma sistémica, la reforma se da en dos carriles de abajo hacia arriba y viceversa, ese flujo energético permanente es el que le da vida y robustece de manera constante su existencia, lo que produce un adueñamiento por parte de la ciudadanía de las nuevas relaciones sociales en casi todos los mecanismos y procesos de la vida productiva, social, política, económica, cultural y étnica.

Se privilegia el respeto de los derechos individuales, se toma en cuenta la diversidad, lo que da como resultado la protección de la sociedad en general, el respeto al individuo es la base fundamental de la sociedad, de qué sirve la retórica, si el discurso está alejado de la realidad.

Unidad en la diversidad

Buena parte de los Estados de América Latina, sus poblaciones están constituidas por una o varias etnias de los pueblos originarios y poblaciones de origen africano, en la refundación del Estado se legitiman constitucionalmente con el reconocimiento y preservación de sus respectivas lenguas, creencias, religión, etc., asimismo su propia forma de organización territorial-político-social-cultural a través de la descentralización y su propia autonomía.

El constitucionalismo latinoamericano es una ruptura con la concepción tradicional de la extendida acepción jurídico-sociológica de Estado de derecho, denominado por antonomasia Estados democráticos, aunque los gobiernos fueran autoritarios o dictaduras, lo cual significa que el constitucionalismo latinoamericano va en contrario de la contemporánea eurocentrista-estadounidense teoría del Estado.

El concepto político y sociológico de Estado-nación como una entidad monolítica, uninacional y uniforme, no encaja en la actual situación donde se reconoce que es un Estado formado por varias minorías y comunidades diversas; el respeto a cada uno de ellas constituye el acatamiento y observación de los derechos colectivos de la pluriculturalidad y de la plurinacionalidad.

Además de ser un Estado descentralizado con gobiernos territoriales autónomos con sus respectivas normativas que instituyen un constitucionalismo latinoamericano, establecer un aporte paradigmático y epistemológico al derecho constitucional, con una articulación omnidireccional de lo local con lo regional y nacional en una especia de diagrama de Venn, estas características, lejos de dividir, unen, proporcionan uniformidad e integran al Estado del buen vivir.

Descolonización teórica

América Latina, con la refundación del Estado, va más lejos que la teoría de la dependencia y de la teología de la liberación, no responde ni tiene a la base ningún paradigma eurocéntrico-norteamericano, hay una descolonización teórica-práctica y doctrinal de forma sistémica y sistemática.

La actual corriente latinoamericana no es solo una nueva forma de organizar el Estado y de hacer funcional las instituciones estatales, dentro de la construcción de un contexto jurídico y cultural, que sirve de escudo contra los antivalores que son perjudiciales a la humanidad y en particular a los países del Sur, que patrocina y propaga el capitalismo y el imperialismo a nivel planetario, con el neoliberalismo y la globalización, a través del Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), con el propósito de saquear los recursos naturales y explotar la mano de obra de América Latina, mediante las empresas transnacionales.

La reforma del Estado además de endógena es exógena, porque se producen cambios en las relaciones internacionales y en las relaciones comerciales y financieras, es decir, que los países que han realizado la reforma del Estado dejan de tener una política exterior dependiente de los EE.UU., y proceden a construir todo un andamio jurídico nacional para regular y controlar a las empresas transnacionales en sus países, de igual forma, no aceptan los Tratados de Libre Comercio (TLCs), ellos realizan negociaciones comerciales con los países del Norte.

El Estado del buen vivir, no se limita a los territorios nacionales, sino constituir instrumentos regionales de integración económica, política, social, energética, financiera, medios de comunicación y de información, tecnológico-científico, entre otros, para llevar adelante el proceso de descolonización(Peñate, 2014).

No aceptan las “recomendaciones” de los organismos financieros internacionales porque son lesivos a los intereses de la población, de la nación y de América Latina, en la medida en que los gobiernos se alejen del capitalismo entrarán al sistema político y al modelo económico del buen vivir, para propiciar un crecimiento y desarrollo en sintonía con la preservación de la naturaleza y el respeto a la madre tierra (Pachamama), en esta concepción es que se da la nacionalización de los recursos naturales en una dinámica decolonial y decapitalista, un desmontaje de la injustica, saqueo, depredación, discriminación, autoritarismo, etc.

Diálogo-negociación

La reforma del Estado, por lo general, no es fácil, ni comprensible al principio, porque ante lo nuevo siempre hay oposición o resistencia al cambio en particular de los sectores conservadores y de las elites reaccionarias, sobre todo cuando existe incomprensión, desconfianza, rencores y traiciones históricas, etc., el buen vivir, no es sinónimo de socialismo democrático, comunismo, anarquismo, social democracia ni es simplemente un nuevo socialismo del siglo XXI.

El buen vivir no es la dictadura de una clase sobre la otra, consiste en que las clases sociales, razas y etnias coexistan, lejos de considerarse enemigas trabajen juntas por el bien común, objetivar el concepto de que el bienestar de los otros también me favorece, que mi progreso tiene relación directa con el de las demás personas, en un marco donde lo ancestral y lo contemporáneo producen una nueva conjugación existencial político-socio-cultural.

“La izquierda tradicional boliviana, miraba al mundo con el economicismo tradicional del pensamiento soviético y decía: “¿Usted en qué trabaja?” “En la tierra” “Bueno, tú eres campesino, olvídate de ser aimara, quechua o guaraní”. Y lo reducía de manera economicista a eso, le quitaba su identidad secular –su forma de vida, sus valores, etc. –, y claro, quedaba neutralizado”(Sader E., 2008, p. 23).

La reforma del Estado no es efecto del autoritarismo o dictadura gubernamental, tampoco del consenso, sino de la puesta en común a través del diálogo y la negociación, y ésta tiene que ver con la correlación de fuerzas acumuladas por los actores, protagonistas, sujetos históricos y movimientos sociales, esto ocurre en un contexto de conflictividad social, que no ha estado exento de intentos de golpes de Estado, insubordinaciones, violencia callejeras, etc.

Nuevo referente de sistema político

Este nuevo fenómeno de la humanidad acaecido en América Latina es el resultado de una intensa movilización con una participación plena y activa de carácter incluyente de forma masiva de la ciudadanía, es una construcción social que representa una ruptura con la posmodernidad y la sociedad líquida, se producen nuevos roles, status, normas de convivencia y de co-existencia societal, antítesis del pasota producto del capitalismo.

Los países pioneros en la refundación del Estado son Bolivia y Ecuador, se han convertido en fuente de inspiración continental en la lucha contra el viejo orden (l’ancien régime) nacional e internacional(Andrea, 2010), este hecho histórico es observado por otros países fuera del continente latinoamericano incluso por países de Europa(Rojo & Varela, 2010) (Donovan, 2001).La reforma del Estado sienta un precedente libertario teórico y práctico que beneficia a la sociedad, cuando los valores más que enunciados son ejecutados en particular la transparencia, probidad y rendición de cuentas en la gestión pública, distribución de la riqueza, soberanía alimentaria, etc., es un cambio político-social-cultural-económico que no es el resultado de un golpe de Estado, insurrección o de alguna revolución, es a través de ciudadanizar el poder constituyente que nace en la base y no a través de un “centralismo democrático”.La participación de la población en asuntos del Estado se hace de una forma directa a través de asambleas comunales, cabildos abiertos, referéndums, plebiscitos, iniciativas de ley ciudadana, y revocatorias del mandato de funcionarios públicos elegidos por sufragio universal, etc., el poder es del soberano.Es una reivindicación de las raíces y memoria histórica, que han sido vilipendiadas, en otros casos ocultas y tergiversadas por los imperialismos y las oligarquías “nacionales”; el sistema educativo nacional se convierte en un eje transversal para formar nuevos ciudadanos con diferente identidad nacional y continental. Conclusiones

La refundación del Estado es un nuevo paradigma, que se abre paso con sus innovaciones, cambios y transformaciones en la sociedad, sin embargo, éste se vale del instrumental conceptual, teórico, doctrinal e institucional del capitalismo, no es un cambio radical que se produce de la noche a la mañana, es un proceso, que debido a los hechos societales, se puede considerar que avanza significativamente, se puede percibir al observar que unas estructuras han sido modificadas, otras están en vías de reformas y otras son nuevas.

El cambio de estructuras dentro del proceso de refundación del Estado ha conducido a crear nuevas relaciones sociales, se manifiestan en las relaciones interpersonales, se ubican en el orden horizontal, con el debido respeto de las particularidades étnicas, raciales, culturales, religiosas, etc., se construye una nueva forma de vida, a pesar de las diferencias, se entreteje una nueva cultura general, que permite la convivencia, con la debida tolerancia hacia al otro.

La refundación del Estado no responde a corrientes de pensamiento eurocentrista-estadounidense, tampoco a lineamientos de organismos internacionales, tampoco es una modernización del Estado o un neo-constitucionalismo; sino partimos de esta premisa será realmente difícil comprender lo que sucede en América Latina.

 

 

Bibliografía

 

Andrea, F. (2010). Reformas estructurales de fondo para la refundación del poder político en México. Boletín Mexicano de Derecho Comparado, XLIII(129), 1036–1053.

Chevallier, J. (2003). La gouvernance, un nouveau paradigme étatique? Revue Francaise Daministration Publique, (105-106), 201–217. doi:10.3917/rfap.105.0203

Donovan, M. (2001). Nationalism, democracy and state‐rebuilding in Italy. Perspectives on European Politics and Society, 2(2), 241–259. doi:10.1080/1570585018458761

Peñate, O. M. (2014, August 10). Crisis del Capitalismo. Retrieved from http://ssociologos.com/2014/10/08/crisis-del-capitalismo/

Prada, R. (2010, October 22). La Refundación del Estado en América Latina. ALAI. Retrieved from http://alainet.org/active/41836

Rojo, A., & Varela, E. (2010). Las eurorregiones como motores de la refundación europea: una aproximación politológica. Razón Y Palabra, (74). Retrieved from http://www.razonypalabra.org.mx/N/N74/monotematico74/01-M-Eur.pdf

Sader E. (2008). Refundar el Estado posneoliberalismo en América Latina. Buenos Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). Retrieved from http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/coedicion/sader/sader.pdf

Sousa, B. (2010). Refundación del Estado en América Latina: Perspectivas desde una epistemología del Sur. Lima: Instituto Internacional de Derecho y Sociedad. Retrieved from http://www.boaventuradesousasantos.pt/media/Refundacion%20del%20Estado_Lima2010.pdf

Valencia, L. (2008). Reforma del Estado para la gobernabilidad democrática en México. Política Y Cultura, (29), 11–39. 

Oscar Martínez Peñate

Oscar Martínez Peñate, nació en El Salvador, Centro América. Realizó estudios de B.A. y Lic. en Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Centro América, Costa Rica, M.A. en Ciencia Política en L’Université du Québec à Montréal, Canadá y doctorando en Ciencias Sociales en la Universidad de El Salvador. Fue docente e investigador en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), docente, investigador y editor de la Universidad Francisco Gavidia (UFG), director administrativo del Centro de Investigación Social de El Salvador (CINAS). Investigador académico de la Escuela de Formación Registral (ESFOR) del Centro Nacional de Registros de El Salvador. Es autor y coautor de trece libros sobre temas políticos, sociológicos, relaciones internacionales y de historia.

Comentarios de Facebook

Comentarios 8

  1. Carlos Arze

    Escribes “El buen vivir no es la dictadura de una clase sobre la otra, consiste en que las clases sociales, razas y etnias coexistan, lejos de considerarse enemigas trabajen juntas por el bien común, objetivar el concepto de que el bienestar de los otros también me favorece, que mi progreso tiene relación directa con el de las demás personas, en un marco donde lo ancestral y lo contemporáneo producen una nueva conjugación existencial político-socio-cultural”
    Anda, díselo al proletario boliviano que tiene un salario 25% menor al precio de una canasta de alimentos (sólo alimentos), que trabaja para en un taller sub-contratado por una textilera que exporta prendas de marca a EEUU. O mejor al productor campesino (cierto, indígena) que está siendo desplazado por las importaciones de alimentos que se importan cada vez más con petrodólares que ingresan la Repsol, Petrobrás y otras transnacionales gracias a los generosos contratos de operación del gobierno de Evo Morales, que les pagó desde junio de 2007 a diciembre de 2013 la friolera de $us 9.978 millones de dólares por concepto de “costos recuperables y retribución”. Quizás debas convercerles también a los indígenas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isibóro Sécure (TIPNIS) cuyo territorio ancestral será destruido por la nueva carretera que conectará con los corredores bioceánicos (Brasil necesita llegar al Pacífico) y que permitirá el ingreso de empresas petroleras y mineras a explotar en esa zona de la Amazonía, que vivan en armonía con dichas empresas y que consideren que su beneficio es también de ellos.
    Te sugiero que no creas todo lo que dicen los intelectuales a sueldo de los gobiernos “progres” y que te informes un poco más sobre la historia del movimiento obrero -en particular del boliviano- antes de dar por ciertas todas las calumnias del Dr. Sader contra aquel.
    Saludos,

  2. nacho

    lo de la supuesta descolonización que algunos, muy pocos, gobiernos están llevando a la práctica, es una cuestión electoralista y política. En primer lugar, porque el término descolonizar y su aplicación no significan nada. En Bolivia, encontramos un gobierno socialista, con un vicepresidente abiertamente comunista. Ideologías claro, que nada tienen que ver con lo precolombino. Luego está su prioridad en política exterior: devolución chilena de su anterior salida al mar. O lo que es lo mismo, tomar las fronteras que España trazó y que en un principio tomaron los nacientes Estados.

    Eso, por no hablar que los conceptos de Estado, democracia, partido, movimiento social…etc son absolutamente occidentales y traídos por España.

    Pero hay más: estos países, como Bolivia, basan su economía en la exportación de materias primas y lo hacen además con un mayor peso del que tenían en su economía hace unas décadas. Es decir, hay inclusive una mayor dependencia del mercado internacional ahora, que hace años. Ejemplos hay muchos: Argentina tiene que cerrar sus fronteras porque no puede competir con el mundo (con Latinoamérica más bien); Bolivia no tiene industria, sólo gas; Brasil sólo exporta materias primas….como Venezuela o Ecuador.

    Y claro, los elevados precios de las materias primas de la década pasada dejaron una inmensa cantidad de plata para gastar. Ahora que bajan, claro, es culpa de Estados Unidos.

    por cierto, cada año hay menos ciudadanos bolivianos que se consideran indígenas, otro golpe más a la descolonización, aunque el MAS y Evo sigan siendo fuerzas hegemónicas, con capacidad para modificar este invento tan occidental como son las constituciones.

  3. Atinohaël

    Bien dicen nadie está más vacío, que quien dice estar lleno de sí mismo. Será que esto sucede a quienes expresan conocer como gira el mundo.
    Da mucha pena saber que quienes se auto estiman conocedores de la realidad latinoamericana, pasan por alto, todo el proceso histórico cultural, filosófico y político. Ciertamente no hay nada nuevo, lo que hay o por lo menos se vislumbra son escaramuzas de lo que antes otros han intentado hacer, es decir, todo es una inmanencia del pasado, sea está filosófica, política, cultural o económica.
    Basta saber que, quienes se auto denominan cientístas sociales por un pequeño cúmulo de conocimientos e ideas tienen hipermetropia, es decir, no pueden ver lo que está próximo a ellos, en el entendido de estudiar cuando menos el fenómeno por una parte localizado en su terruño, ya no se diga en otros ambientes como el norte, el centro, el caribe y sur de América. Con lo que han leído, a lo sumo llegan a especular de la realidad por los conceptos que han leído a plagiado a otros y éstos otros a otros, de modo que han construido una fotocopia sacada con un toner de mala calidad. En consecuencia, como su visión es para la distancia, terminan parafraseando lo que expresan los teóricos eurocentristas, por consiguiente están atiborrados de toda esa materia especulativa que transcriben en sus voluminosos libros, si hay algo novedoso es señalar como en cada Estado han retomado la vía del diálogo y la negociación, digo retomado, porque lo lo hacían los jefes de las tribus que poblaron América muchos siglos ante que llegarán los Europeos, por lo tanto, donde está lo nuevo, retomar la política y la cultura indigena precolombina, no es algo nuevo (Taky Ongoy), negociaciones al margen de las mayorías, pues quienes toman decisiones son los que detentan poder, dizque representativo: antes era el jefe de la tribu, el brujo, hoy día el presidente de la república, el presidente de la corte suprema de insjusticia, el juez, el presidente o el grupo parlamentario, el alcalde, el presidente de la ADESCO, el gerente de la oficina, el jefe de familia, el sacerdote, el pastor, el palabrero de la clica. Cual es la forma de Estado que se está construyendo en presente.
    Sobre el buen vivir, solo es otra forma de expresar lo que dicen los eurocentristas con su enfoque de desarrollo. O es que viven los seudo indígenas, digo seudo, porque les eliminaron su lengua nativa, sus tradiciones, su orientación cultural, y, vida porque han perdido lo que les alimentaba (la pachamama), de ahí que no logran reproducir vida, qué les ha quedado de humano y de vida, si ni Estado, ni pueblo, mucho menos comunidades existen. Las clases sociales acabaron con ello.
    Por lo tanto, comparto el comentario del amigo que me antecede.
    Creo que para que halla novedad y trascendencia antes deberá cumplirse los derechos humanos de cada individuo, por los mismos individuos y por las estructuras del gobierno y de la sociedad, es decir, hay que superar lo que expreso Thomas Hob: el hombre lobo del hombre, pero veo más de lo mismo que vio Hob: en nuestro medio puedo observar como unas familias que residen en un pequeño territorio se aniquilan unas a otras por unos litros de agua; por sus diferencias ideológicas, por sus prácticas humanas relativas al poder hegemónico.
    Qué Estado es el que se está construyendo en América, veamos: todo Estado gira en torno de sus ejes políticos, económicos y culturales y su dinámica es la simbiosis social que deja de ser para seguir siendo, por tanto, dónde está la novedad o la trascendencia que observas en América y particularmente en sus diferentes regiones.
    Si la misma palabra Estado deviene del eurocentrismo, igual que cultura, política, economía, sociedad, poder, tierra, y aquí y en China o en Conchinchina el contrato es lo que determina la situación, que contrato nuevo existe que afecte positivamente los derechos humanos de cada latinoaméricano respecto a: la cultura, política, economía, sociedad, poder, tierra, sí una grande masa de hombres y mujeres son excluidos, marginados y expulsados diariamente de latinoamerica y por consiguiente se refugian en EU y Europa.
    Me parece bueno el ejercicio, es más le invito que continúe, pues en ningún momento quiero impedir o limitar el derecho a expresar ideas…pero hay que ante todo realista y objetivo, ya con el GARCÍA MARQUEZ tuvimos bastante del estilo: REAL MARAVILLOSO.

  4. ivan

    ¿Política del Buen vivir? Si, efectivamente hay cambios en el continente y lo más extraño, es que esos cambios vienen de países que sufrieron cruentas dictaduras: Nicaragua, Panamá, Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Argentina por mencionar algunos. No lo digo yo sino, entidades reconocidas como el Fondo Monetario Internacional.
    ¿qué es lo que entendieron estas sociedades? Por otra parte, países con menos problemas como México y hasta la misma Costa Rica que hoy por hoy su democracia electoral ha tomado por sorpresa a una sociedad “civilizada” y sin ejército.
    Será que el distanciamiento de los Estados Unidos y del bloque europeo, ha sido mejor medicina para que sean esos mismos pueblos los que busquen sus propios destinos?
    Hablamos de una sociedad joven. Sin embargo aquellos que no han querido hacer el cambio generacional son los que presentan rocas en sus zapatos.
    Aquellos en donde el poder económico sigue dando migas como política de responsabilidad social y no como un derecho de sus vecinos más vulnerables. Aquellos en donde algunos medios aún se creen que son guías de los pueblos manteniendo un pensamiento editorial extremista. Si esas sociedades son las que no entran en el plan de América Latina.
    sin embargo hubo sus errores como el de la histórica Venezuela que desde los 70 ha querido ser -depende su gobierno de turno- el águila del sur. Pero ese será tema para otro plato

  5. Cold World

    La Refundación del estado será efectiva solamente la mayoría está dispuesta a establecerla, ya que cada vez con este mundo más privatizado es difícil hacerlo, la mejor forma seria comenzar con los más pequeños inculcar la cultura de ayudar al otro, hacer relaciones de confianza. Ya que los libros pueden decir buenas ideas pero al momento de aplicarlas en muy diferente, La restructuración de sectores claves será la respuesta a una refundación exitosa.

  6. Ernesto Vásquez

    Esto es lo mejor que he leído al respecto. Con su base filosófica su tésis de transformación social es clara, sólida, e irresistible. Muchas gracias, compatriota.

    Me pregunto porqué no ha incluído a Venezuela, junto con Bolivia y Ecuador, como pionera de la refundación del Estado?

  7. Andrea

    Me parece el inculcar la cultura latina ya que abarca muchas cosas mas que las demas culturas, es beuno darala a conocer en otros continentes, pero el difundirla de una buena manera no es facil ya que en estos tiempos las sociedad en la que vivimos no tiene mente muy abierta y no acepta nuevas ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies