Artículos/Noticias, Columnistas, Internacional, Javier Elzo

De la primavera árabe al Islam que da miedo

Tahar Ben Jelloun, un escritor marroquí, muy leído y con una producción literaria muy extensa, publicó el año 2011 un libro titulado “La primavera árabe” donde detallaba, con pluma ágil y buena información, lo que estaba sucediendo en el mundo árabe del norte de África y del Oriente Medio. En la anteúltima pagina se podía leer que los jóvenes protagonistas de la primavera árabe han visto que tienen la posibilidad de vivir mejor, de acabar con las dictaduras, de recuperar algo de dignidad?. ¿Cómo?. ¿Con qué instrumentos?. Mediante el simple hecho de comunicarse, de intercambiar ideas, proyectos. El mundo es inmenso pero ahora está al alcance de la mano, de un simple clic. El tiempo ha cambiado de ritmo desde que la información se difunde casi en tiempo real”.  (Ed. Alianza. Madrid, 2011, páginas 145-146).

primavera-arabe-dignidad-tahar

El declive de la primavera árabe. Pero un año después, Amnistía Internacional publicó un Dossier, bajo el título de “Año de rebelión. El estado de los derechos humanos en Oriente Medio y en el norte de África”. En la carta introductoria al Dossier se podía leer que “desde finales de 2010 las demandas de cambio han resonado en todo Oriente Medio y el Norte de África, para preocupación y desconcierto de regímenes autocráticos que llevan decenios gobernando con mano de hierro. Prácticamente en todos los países ha surgido una valentía nueva, un lenguaje nuevo de protesta pacífica, un calendario lleno de “días de la ira” y una generación nueva de activistas de Facebook y Twitter, todo lo cual está cambiando el panorama de los derechos humanos en la región. (….) En sólo unos meses se ha iniciado una nueva era, caracterizada por el poder sin precedente de la gente y su sed de cambio, reforma y respeto de los derechos humanos”.

En el cuerpo del Dossier de Amnistía ya se hacía un llamamiento a una acción bajo el eslogan de “No se puede reprimir la primavera árabe” pues diversas fuerzas históricas  amenazaban lo que comenzó, un año antes, con el alzamiento de Túnez donde cayó el dictador Ben Alí que llevaba 23 años en poder, le siguió Egipto con la detención de Mubarak, 30 años en el poder, (sustituido tras elecciones ganadas por los “hermanos musulmanes, por Morsi, hoy condenado a muerte en un golpe de estado y, de nuevo, otro militar egipcio en el poder). Después, tras 42 años de dictadura, Gadafi acabó asesinado, pero Libia, en la actualidad, está divida en dos grupos incontrolables. Podríamos seguir con los fallidos intentos en Siria, Bahréin, Yemen etc., etc.

¡Qué esperanza la del año 2011, y qué desilusión, qué frustración, qué cambio de perspectiva en la actualidad sin que falten, incluso, los que añoren los años de las dictaduras!. ¡Qué horror!. Así los coptos que llevan años martirizados, de forma aún más virulenta mientras los Hermanos Musulmanes tuvieron el poder legal y, todavía el real, en Egipto. Lean el impresionante relato de Fernando de Haro “Coptos: Viaje al encuentro de los mártires de Egipto” en Ediciones Encuentro. Madrid 2015.

El Islam que da miedo. Volvamos a Tahar Ben Jelloun. En mayo del presente año 2015, vuelve al tema de la situación en el mundo árabe, con un enfoque radicalmente distinto. Ha desaparecido la primavera árabe y en su lugar, el escritor marroquí, bajo la ficción de una carta a su hija, modelo de escritura que ya utilizara en 2002 con el libro El Islam explicado a nuestros hijos (RBA Eds.) publica, ahora, el impresionante “El Islam que da miedo” (Alianza, Madrid 2015) libro de 120 páginas que se lee en un par de (breves) sentadas.

islam-que-da-miedo-tahar

Nos dice que de los jóvenes que iban a derrocar dictaduras de 2011 pasamos a “15.000 jóvenes europeos, bien convertidos al Islam, bien musulmanes de nacimiento, que lucharían en las filas del llamado Estado Islámico. Unos retornarán a Europa, otros continuarán combatiendo a las órdenes de antiguos generales iraquíes que habían servido con Sadam Husein. El plan de establecer un califato islámico en una parte del mundo no es una broma. El Estado Islámico, el Daesh, se ha beneficiado de ayudas múltiples. Algunos países lo han financiado y armado” (al inicio del libro, lo leo en Ebook y no puedo paginarlo). ¿Qué ha pasado para vivir un vuelco semejante en apenas tres años, o menos, en realidad a lo largo de 2014?. Porque vuelco hay. Verán.    

Lo que piensan los jóvenes árabes. En el Boletín de julio de 2015 del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, sito en la FAD, en Madrid, que recibo regularmente, encuentro unos datos que ilustran el cambio habido. Recientemente, la consultora de relaciones públicas Burson-Marsteller ASDA´A ha publicado los datos de la encuesta anual que viene realizando desde 2008, y con la que se pretende conocer la perspectiva que los jóvenes árabes tienen sobre el presente y el futuro de Oriente Medio. La encuesta ha sido realizada en 16 países de Oriente Medio y África Norte, a 3.500 jóvenes, de ambos sexos, en edades comprendidas entre los 18 y los 24 años. 

Una de las conclusiones más importantes del estudio es el desplome de la confianza en la democracia, ya que tan sólo el 36% considera que los regímenes democráticos pueden prevalecer sobre el autoritarismo en Oriente Medio, un 39% considera que la democracia nunca funcionará en la región y solamente el 38% opina que la región se encuentra en una mejor situación tras la Primavera Árabe. El derrumbe de legitimación de la democracia es espectacular y continuado. El año del surgimiento de las protestas, el 2011, el 92% de los jóvenes árabes de ambos sexos manifestaban que “vivir en democracia” era su deseo más importante. En los dos años siguientes, el porcentaje de jóvenes que consideraban que las protestas sociales a favor de la democracia eran beneficiosas para Oriente Medio, ya se situaba en torno al 70%.

En la actualidad los jóvenes árabes de ambos sexos perciben a Daesh como el principal obstáculo al que debe hacer frente la región (por delante del terrorismo y el desempleo), de manera que tres de cada cuatro jóvenes manifiestan estar preocupados por su expansión, y tan sólo un 47% cree que el Gobierno de su país puede hacer frente a la situación.   

¿Cómo hemos llegado a esta situación según Tahar Ben Jelloun?. Creo que cabe resumir su razonamiento en cuatro argumentos: la actitud de EEUU, la voluntad de una minoría islamista radicalizada, la situación de la segunda y tercera generación de emigrantes en Occidente y, todo ello, bajo un conflicto cultural imposible de superar entre el individualismo occidental y la comunidad islámica. Lo presento parafraseando al propio Tahar Ben Jelloun.

1. EEUU busca un nuevo enemigo .Comienza el autor marroquí criticando a los EEUU pues afirma que “desde la revolución iraní de 1978 y, especialmente, los atentados del 11-S de Nueva York, todo ha sido dispuesto y planificado por Estados Unidos para hacer del Islam el nuevo enemigo de Occidente. Antes, durante la guerra fría, tenían claramente uno: la Unión Soviética y el comunismo. Desde la caída del muro de Berlín, parecía como si Washington buscara un nuevo enemigo. Ya lo tienen, gracias a las acciones espectaculares de Al-Qaeda, gracias a los talibanes a los que no han conseguido vencer. El Islam se ha convertido en sinónimo de crueldad, de atraso, de barbarie”.

Es difícil apartar el Islam de esas imágenes de matanzas, de esos vídeos que muestran a esos salvajes decapitando a un rehén. Eso es lo que contamina el Islam y sus valores. Hoy, más que nunca, los países musulmanes deben movilizarse para denunciar esos actos de barbarie.

2. Del derrocamiento del Sha al terrorismo. Desde la revolución iraní de 1979, el Islam radical chií pasó a ser una ideología política que se opone de manera directa a Occidente. Pero cuando surge el saudí Osama Ben Laden, el Islam radical suní toma el relevo en la lucha a través del terrorismo contra Europa y Estados Unidos. El Islam, para esos radicales, ha dejado de estar en los corazones de cada cual, como religión, para convertirse en una ideología de combate, forjada en las montañas de Afganistán, en algunas aldeas de Pakistán, enarbolada por bandas de asesinos y traficantes de opio, los talibanes. Pero no todos los musulmanes son terroristas ni sus enemigos. Este matiz desaparece cada vez que se comete un atentado y lo reivindica una célula terrorista del tipo de Al-Qaeda o Daesh.

¿Por qué, entonces, los líderes musulmanes no se manifiestan y condenan a esos asesinos? Porque en el Islam suní no hay una jerarquía, ni sacerdotes, ni obispos, ni papa. El creyente es responsable directamente ante Dios. Nadie habla en nombre de todos los musulmanes. Los chiíes (los partidarios de Ali, como digno imán y califa sucesor de Mahoma), la otra rama del islam, sí los tienen: mulás, ayatolás o muftíes. Dicho esto, tras los atentados del 7 de enero de 2015 en Charlie Hebdo, la mayoría de los musulmanes están horrorizados, no admiten que se asesine en nombre del islam.

tout-est-pardonne-une-charlie

Fuente: Charlie Hebdo. Portada del primer número tras el atentado del 7 de Enero de 2015

3. Las nuevas generaciones de emigrantes se rebelan contra Occidente. El problema surge con lo que se ha denominado «las segundas generaciones», es decir, la de los hijos de los inmigrantes. Han nacido en Europa y tienen un documento de identidad europeo, pero han crecido en medio de un vacío cultural. Los padres a menudo se sentían sobrepasados y daban toda la libertad a sus hijos. El hábitat en esos suburbios malsanos, tóxicos, no va a arreglar las cosas. Por ejemplo algunos no se sienten plenamente franceses, se han alejado de Francia y han hallado en el Islam, más que un consuelo, más que una respuesta a su angustia, una identidad. A partir de ahí, ingresan en un laberinto que empieza con pequeños delitos y desemboca en la cárcel, donde tiene lugar el adoctrinamiento por los reclutadores que los harán soñar con un futuro radiante luchando contra ese Occidente que los desprecia y relega. De allí, al salir de la cárcel, ya están listos para ir a combatir a los «infieles».

¿Qué es necesario para que alguien se vuelva adepto de esa yihad guerrera? Basta con que un joven esté disponible: que sea un parado o que haga un trabajo que no le satisface, que tenga escasa cultura, escasa formación, una familia desestructurada y que, en ese momento, un reclutador lo capte. A veces, esos chicos que no son ni creyentes ni militantes eligen la yihad por deseo de aventura y por dinero. Entre los yihadistas de Siria y de Irak hay mercenarios. ¿Por qué el yihadismo atrae y fascina tanto a los jóvenes europeos, ya sean hijos de inmigrantes musulmanes o convertidos al islam? Porque ha venido a llenar un vacío. Tras la caída de la Unión Soviética, el fracaso de los sistemas socialistas en el mundo árabe y musulmán, el fracaso también de los nacionalismos, tal como fueron adoptados por Nasser y por la revolución iraní, que sostiene que una revolución islámica es posible, el yihadismo emergió como «ideal» y nuevo «destino» de los musulmanes cuyo papel es honrar el Islam y establecerlo por todo el mundo. Unos cuantos versículos coránicos extraídos de su contexto pueden suscitar entusiasmo entre los combatientes.

4. Conflicto de culturas. El individualismo versus la comunidad (o comunitarismo).  El musulmán en general no acepta un sistema laico. Pues el Islam es todo para él: una religión, una moral, una visión del mundo, una práctica cotidiana. El creyente no se imagina un país musulmán que separe la mezquita del Estado. No es que sea imposible, pero, exceptuando Turquía (y cada vez menos), ningún Estado cuya religión sea el Islam se ha atrevido a la laicidad.

“Cuando el diario danés publicó en 2005 las viñetas de Mahoma, ni me sorprendí ni me escandalicé. La blasfemia forma parte de esa libertad de expresión de la que estamos hablando, que, como se ha visto, no es propia de la cultura ni de las costumbres del mundo árabe y musulmán”. Entonces me di cuenta, continúa Tahar Ben Jelloun, de que “los países nórdicos y los países musulmanes jamás podrán entenderse. Dos mundos, dos visiones del mundo, dos actitudes culturales, dos antagonismos candentes. La libertad absoluta de los países nórdicos es innegociable. Son sociedades en las que al individuo se lo reconoce como entidad única y singular. Pero en el mundo árabe y musulmán, el individuo como tal no existe. Lo que cuenta es la umma, la comunidad (islámica), el clan, la tribu y la familia. Forma una sola entidad que abarca a todos. De ahí la imposibilidad de la laicidad, de separar religión y espacio público, religión y política.

¿La solución reside en la educación de los niños?. Es la única salida que Tahar Ben Jelloun propone a la situación actual. Razona así su postura: el hombre no cambia en esencia. Evoluciona o acentúa sus defectos, pero en el fondo sigue siendo el mismo. Por eso, desde que publiqué en 1998 “Papá, qué es el racismo”, que sigo actualizando, pues un libro no basta para acabar con ese mal, voy a los colegios a hablar de ello. En los adultos, en cambio, suele ser un caso perdido. Intenta convencer a un antisemita de que ese racismo es intolerable, de que fue la causa de la tragedia más terrible del siglo pasado. Será inútil. Se aferrará a sus certidumbres y negará la existencia de las cámaras de gas y de los millones de judíos, gitanos, discapacitados, homosexuales exterminados por el sistema nazi. En los adultos, hay que imponer la ley y la justicia. Pero si educamos a nuestros hijos con esa vigilancia siempre presente, en principio, una vez que sean adultos no caerán en la trampa del racismo y la intolerancia del tipo que sea, que aprovecha la libertad de expresión para sembrar el odio y el desprecio”

Es más que llamativo que una misma persona, que lleva años reflexionando y escribiendo sobre el Islam y Occidente, hable un año de la primavera árabe (cuando ya, entre otros atentados, ya se habían destruido las Torres Gemelas, colocado bombas en el metro de Londres y provocado la matanza de Atocha), y cuatro después, ante el afianzamiento de un terrorismo planetario, no vea otra salida que la educación de los niños, lo que supone, en el mejor de los casos, que la solución tendrá que esperar un par de generaciones. Y, ¿entre tanto?. ¿Nos limitamos en Occidente a acoger a los que escapan de la barbarie del Daesh e integrar a los que deseen integrarse?. No basta. No. Habrá que volver al tema, ciertamente. Baste hoy con saludar un par de libros importantes pero, como sucede muy frecuentemente, muy lúcidos en responder al “por qué” de un problema y decepcionantes ante el “cómo” resolverlo.

Javier Elzo

Catedrático Emérito de Sociología en la Universidad de Deusto, donde ha sido profesor durante 30 años. Primer investigador para España del “European Values Study”, (2000-2008). Investigador Social, preferentemente en las áreas de Sistemas de Valores y de la Religión, Juventud, Familia, Violencia y Drogadicción. Trabaja actualmente en el papel de la religión en la sociedad de nuestros días y, en particular, del catolicismo; en la convivencia en Euskadi, y en las incertidumbres de la globalización donde la tecnología, la economía, la investigación (de las ciencias puras y sociales) y, la información veraz, están incontroladas, con grave riesgo para la libertad. Tiene más de 200 publicaciones, la mayoría en base a investigaciones empíricas pero, con la edad (nací el 42), privilegia el ensayo informado.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies