Artículos/Noticias, Columnistas, Opinión, Política, Raúl Allain, Sudamérica

Democracia y periodismo de investigación

¿Cuánto puede aportar el periodismo de investigación al fortalecimiento de la democracia en el Perú? ¿En qué medida cierta prensa solamente está difundiendo “escándalos”? ¿Por qué algunos periodistas se dedican a ser eco de una agenda política caracterizada por el ataque personal y no por los proyectos trascendentales para el país?

Fuente: Convercom

Estas y otras preguntas surgen de la reflexión sobre el tema del periodismo de investigación y democracia en tiempos de crisis y corrupción política, así como de un proceso de “lumpenización” de la sociedad peruana, donde las “pseudo investigaciones” del periodismo lindan con la parodia.

Todos los miembros de la sociedad necesitan de información veraz y confiable para poder tomar decisiones y para saber cómo se está desarrollando la vida en la comunidad. Es por ello que el periodismo cumple el rol de informar y orientar a la opinión pública (se añade el fin de “entretener” de manera positiva no mediante la degradación).

En la evolución histórica de las sociedades, desde la prehistoria el ser humano ha ido organizándose de la mejor manera. Así, la antigua “ley del más fuerte” ha ido cayendo en desuso, para dar paso a formas más civilizadas de interacción y ordenamiento social, basados en el respeto a la ley.

Partimos de esta idea: la democracia (el gobierno del pueblo), en todas sus manifestaciones, se ha ido consolidando como la forma más saludable para organizar un país, porque permite la participación de los ciudadanos, no solo mediante el voto electoral, sino mediante otros mecanismos de representación.

Sin embargo, en el Perú actual parece que la democracia equivale a decir: “tú eliges quién te roba”. No todo sistema es perfecto, porque existen el delito y la corrupción de funcionarios.

Muchos delitos y actos de corrupción son “invisibles”. El periodismo de investigación tiene por objetivo el promover reformas, exponer injusticias, desenmascarar fraudes, dar a conocer lo que los poderes públicos quieren ocultar, detectar qué instituciones no cumplen con su trabajo, demostrar cómo funcionan los organismos públicos.  En síntesis, contar “verdades incómodas” y darle al lector las verdades que otros no quiere que sepan, tal como lo valientemente lo viene realizando el diario Expreso.

Raúl Allain

Raúl Allain (Lima, 1989) Escritor, poeta, editor y sociólogo. Actualmente, es Presidente del Instituto Peruano de la Juventud (IPJ) y dirige el sello independiente Río Negro. Contacto: raulallave1189@hotmail.com

Comentarios de Facebook

Comentarios 1

  1. Álvaro G

    La culpa no es del ”periodista” en si, sino de quién le manda hacer qué a este individuo. La empresa tiene como fin obvio obtener beneficios, crecer.etc., pero si publica artículos de interés para el pueblo sobre la corrupción u otros tipos de economía sumergida por parte del estado, el gobierno hará lo posible para cerrar esa empresa, simplemente porque igual que puede ser corruptos en muchos aspectos, hacer esto no le supondría un problema, desde mi punto de vista.

    Saludos desde España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies