Artículos/Noticias, Columnistas, Jordi Cabezas, Política

La desvergüenza de los políticos como signo de antidemocracia

En la pasada época estival he tenido el placer de leer la obra de Pedro Olalla “Grecia en el aire” (Acantilado, 2015) y ello motivó el presente escrito que, en algunos pasajes, viene a ser una pseudo recensión de varias de las ideas plasmadas en esa obra.

220px-Hermes_Ingenui_Pio-Clementino_Inv544

Así, cuando se reflexiona sobre el cómo se entendía el concepto de democracia en la Grecia de Pericles -en que, como es sabido, se concibió y llevó a la praxis una forma de gobernar posibilitando la directa participación de todos los estratos de la sociedad en el proceso de definición de aquello que debía entenderse como el bien común- que comportaba la implicación responsable e individual en la toma de decisiones, preservación de lo justo y de la transparencia en la gestión de lo común mediante el permanente control colectivo del ejercicio no profesional de los cargos, haciendo posible su revocabilidad y responsabilización por la tarea temporalmente efectuada, se comprende que lograran ese Estado identificado con la sociedad sin distanciamiento alguno con ella.

Y al contemplar, seguidamente, las actuales “democracias” en que el Estado sí se ha distanciado de su sociedad y ha ejercido de forma coercitiva un poder –al que son inmunes los más poderosos-, con carencia de control efectivo por parte de toda la sociedad, prosperando así los grupos de presión y el poder económico como definidores de lo conveniente –según he comentado en otros artículos-, entonces comprendemos –con rubor e irritación- hasta donde se ha mancillado el verdadero ideal democrático.

En definitiva se ha descafeinado el producto, de forma que tan sólo determinados decorados y formas huérfanas de verdadero contenido intentan sostener aquel concepto.

La mitología griega establece que Zeus ordenó a Hermes que hiciese entrega a los hombres de dos sentidos –el de la vergüenza (Aidós) y el de la justicia (Dike)- para evitarles a esos humanos -quienes trataban de vivir unidos para defenderse de las fieras- el que siguiesen ultrajándose entre sí.

Así, como se dirá, cabe afirmar que el sentimiento de vergüenza y el de justicia son la base de la “virtud política”, imprescindible para la existencia de la ciudad estado.

Se entendía la justicia como la fuerza o voluntad que intenta imponerse sobre las desigualdades y los abusos de toda clase. Fuerza que incluso debe exteriorizarse como violencia a ejercer sobre sí o sobre otros para conseguir dar a cada cual aquello de lo que es merecedor, a la luz de la verdad.

Por su parte la vergüenza era aquella fuerza –meramente interna, a diferencia de la justicia que lo era interna y externa- que compelía a mantener el compromiso ético de cada sujeto. Su ajuste al bien.

El aidós era para aquellos griegos algo así como la vergüenza ante lo mal hecho. Así al saber una persona que había actuado mal (desajuste respecto al bien), se avergonzaba ante los otros por ello.

El aidós establecía –por tanto- un límite (hoy se dice línea roja), pues ese reconocimiento de la mala actuación implicaba el encontrarse mal y avergonzado por ello; esa era la auto-sanción sufrida por el sujeto.

Por todo ello las leyes no contaban únicamente, para hacerse respetar, con la coacción y la amenaza externa, sino con la conciencia de faltar contra uno mismo, al transgredir los principios éticos (con la consiguiente vergüenza por ello).

Para aquellos griegos –y gracias al deseable imperio de esos dos sentidos (aidós y dike)- el conjunto de la sociedad se convertía en el eficaz y eficiente portador de la soberanía; y el tal imperio de los precitados sentidos se posibilitaba mediante el cultivo de la “virtud política”, a través de un permanente proceso educativo tanto a nivel individual como colectivo al que denominaban paideia.

La paideia era una educación/formación profunda para distinguir de forma consistente lo bueno y lo justo de lo que no lo era.

La comprensión de de lo justo y de lo ético permitía caminar hacia ese estado de “felicidad” que comporta “el deber ser” (deontología).

Esos mismos sentires ético y de justicia, asumidos colectivamente, fundamentaban la soberanía popular -como se ha indicado- y justificaban la democracia como forma organizativa política.

En resumen, si la ciudad (polis) era confiada a la virtud política de sus ciudadanos, era del todo necesario ese tipo de educación (hoy muy relegada, y así nos va)

Esta educación era considerada un “deber” de la ciudad, a fin de fomentar ese sentido de justa responsabilidad. Ese proceso formativo excedía, por tanto, a aspectos tales como la poesía, música, danza, aritmética, geometría etc. ya que la ciudad precisaba ineludiblemente de la “educación política”. Al revés que en la actualidad en que las élites prefieren la ignorancia de quienes no las engrosan (no vaya a ser que les discutan la jugada).

A tal faceta debía acercarse todo individuo “no por profesión sino por educación (paideia), tal como corresponde al ciudadano libre”, como mantenía Platón. Parece que, olvidándonos de ello, hemos pasado a disponer de políticos profesionales como los únicos que deben trabajar en el tema; y así nos va también!

La virtud política (areté) alcanzada mediante la paideia citada, por tanto, no es otra cosa que una especie de íntima sabiduría que nos permite reconocer el bien como primera fase, para –en una segunda- impulsarnos a obrar de conformidad con él. Imperio pues de la justicia y de la vergüenza como freno/castigo a la acción injusta/contraria a ética.

Se entendía pues como absolutamente necesaria la existencia de virtud política en todos los ciudadanos, para la buena marcha de la polis.

En este punto, cabe preguntarnos: ¿se entiende así hoy? ¿Existe hoy esa virtud? ¿existe cómo mínimo en los “políticos” (parece que el término ya no se aplica a todos los ciudadanos) que idealmente nos representan? Y… si no existe plenamente ¿cabe hablar entonces de real democracia?

Es obvio que no puede admitirse la existencia de una verdadera democracia sin límites ni valores.

Pues bien, la realidad circundante hace evidente que, en los últimos años, en nuestra vida política –europea, estatal y autonómica- se detecta un importante déficit de vergüenza (aidós) tanto en muchos de los denominados “políticos”, y -si se me permite- como en multitud de los restantes ciudadanos que no se avergüenzan de que aquéllos no se avergüencen de multitud de sus acciones.

Y recuérdese que sin vergüenza no hay virtud política ni democracia.

Y es evidente también que, no solo existe un déficit de vergüenza, sino que, además, llegan a producirse verdaderas exaltaciones de la desvergüenza (de los que, seguidamente, daremos algún ejemplo), y eso, sinceramente ya es para nota…

El título del presente artículo pretende, por tanto, que cuestionemos directamente una democracia por la desvergüenza (ausencia de aidós) en algunos de sus políticos. Simplemente por eso. Ni más ni menos que por eso.

Y ello sin entrar en otros aspectos cruciales tales como que se trate de un sistema escasamente participativo, existencia de leyes electorales manipuladas, dificultad en las revocaciones, falta de transparencia, escasa o nula rendición de cuentas por la gestión efectuada, etc. etc. que naturalmente generan, asimismo, una devaluación tremenda del concepto democrático.

Opino que, por ejemplo, en nuestro país la desvergüenza es muy notable y en consecuencia la democracia es una ilusión óptica.

Así que, por ejemplo, quienes efectúan políticas económicas que generan mayores desigualdades sociales –los ricos lo son cada vez más, a costa de que los pobres, a su vez, lo sean también cada vez más- cargando las consecuencias de una estafa mal llamada crisis en quienes la sufren y no en quienes la causaron, etc., es no tener vergüenza (en el sentido de aidós y, si se me permite nuevamente, en el sentido castizo). Que se presenten, además, como los protectores de los más débiles, es aún peor.

Quienes nos indican que la independencia catalana (y sin entrar en lo legítimo o no de tal aspiración) permitirá desprendernos de la política laboral del Gobierno central, habiendo apoyado precisamente la tal política -cuando era innecesario al gozar el Gobierno de mayoría-, es otra desvergüenza, además de desmemoria.

Culpar a la víctima de un claro y evidente pelotazo de goma “antidisturbio” de mentir e ir cambiando la versión oficial, es otra. Ser corrupto, otra; y además delito. Negarlo, más. Poner excusas absurdas, aún más.

Decir por parte de quien dirige un partido o un gobierno que no se entera de la corrupción de sus más estrechos colaboradores es otra desvergüenza por increíble; aquí con el agravante de declararse unos incompetentes (por no enterarse) y unos tontos (por creer que los demás lo somos y les vamos a creer), etc. Es un no acabar!!

Y como “ejemplo guinda” (no por su importancia sino por el grado), el del cierto presidente autonómico cuando avala como muy lógica la versión de un proveedor de servicios (al que se le halla una lista con importes de adjudicaciones y el valor de su 3%) en el sentido de que tal dato no implica que se cobrase una comisión -el famoso tres por ciento- (y que conste que, por prudencia yo no mantengo que, necesariamente, lo implique; ya decidirán los jueces), sino que, por el contrario, comporta que justamente no pagaba esa comisión y, para evitar malos entendidos, calculaba ese valor a los efectos de que sus lícitas donaciones no coincidiesen con esas magnitudes.

Discúlpeme el lector, pero sin que esa explicación resulte del todo imposible, opino que para expresarla en público, despreciando la posibilidad de un benéfico silencio, se necesita un extraordinario control del rubor por parte del parlante.

Vemos que no abunda el sentido de la vergüenza y, por ende, pensémoslo dos veces antes de llenarnos la boca con la palabra democracia, al menos en tanto la situación no varíe. Y en todo caso se acercan unas elecciones y en nuestra mano está. 

Zeus ordenó a Hermes que entregara a los hombres el sentido de la vergüenza (Aidós) y el de la justicia (Dike)

Jordi Cabezas Salmerón

Jordi Cabezas Salmerón, nacido en Barcelona el 21/12/49, Abogado penalista, es Diplomado Superior en Criminología y Doctor en Derecho Penal y Ciencias Penales por la Universidad de Barcelona. Miembro del Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos de la UB, es también profesor del “Master Oficial en Criminología y Sociología Jurídico Penal” de esa Universidad y de la Mar del Plata (Argentina) y de Derecho Penal y Procesal Penal en la Escuela de Policía de Cataluña. Asimismo es profesor penalista en la Escuela de Práctica Jurídica del ICAB autor de diferentes ponencias/artículos y del libro “La culpabilidad dolosa como resultante de condicionamientos socioculturales”.

Comentarios de Facebook

Comentarios 2

  1. La actitud crítica. Una imperiosa necesidad

    […] las desvergüenzas de algunos políticos –a las que dediqué mi anterior artículo- y la desvergüenza de muchos ciudadanos por no avergonzarse de aquéllos y seguir votándolos, cabe […]

  2. IDEXNAMI

    Plenamente de acuerdo en la exposición que hace Jordi Cabezas sobre «la La desvergüenza de los políticos como signo de antidemocracia». Es que en el planeta – hay que decirlo con claridad – NO hay aun o no existe la «democracia» (sintéticamente entendida) sino una caricatura de la misma y eso la razón de los hechos, fechorias y la sinverguenzuras que cometen de los ¿políticos? del mundo y en particular los perores que anidan en Latinoamerica. pongo solo dos ejemplos: los agentes y siervos de la «Plutocrcia judía Mundial humanoide» Evo ¿Morales? (Bolivia) supuesto ¿indígena, indigenista? que después de perder catastróficamente un Referendún no acepta su derrota y sigue metido en su decredito, corrupción y fechorías. Lo mismo esta pasando en Brasil donde otro caudillo ¿izquierdista? y supuestamente ¿socialista? (maleante y no otra cosa) Inacio Lula da Silva acusado por la Justicia de su país de multiples delitos como enriquecimiento impune y lavado de dinero se quiere librar de sus castigo ayudado de la corrupta presidenta actual Dilma Rousseff que le lanza una tabla de salvación nombrándolo Ministro, media que es anulado de inmediato. Esta corrupta caudiila Dilma Rousseff que hace de Presidenta debe renunciar antes que termine de arruinar totalmente a Brasil como lo viene haciendo otro maleante en Venezuela (Nicolas maduro – supustemente ¿socialista?) que esta matando de hambre a los venezolanos y debe aplicarse a la brevedad «la revocatoria de su mandato».

    Hay que trabajar ideológicamente profundizando muchas de las ideas demoledoras que vierte Jordi en este web-sitio y al efecto Organización – Nuevo País – desde hace varios años ya lo viene haciendo; motrando al mundo la necesidad de implantar en las naciones otra forma de gobierno que tenga fundamentos verdaderamente democráticos (como los expresados por Jordi) pero adecuados a la realidad del Siglo XXI.

    Pensamos «los sintetistas de Nuevo País» que hay que aplicar un «Nuevo Modelo de Gobierno Rotativo Sintético» y erradicar el obsoleto modelo de gobernar las naciones – el caudillo-presidencialismo – una forma atrasada y anti-democratica de gobiernar como digo; la cual ha imperado e impera en el mundo; y donde al final quien gobierna es la «plutocarcia judia mundial» es la que entroniza a estos elementos de la peor calaña en el gobierno de las naciones. Y si dudan lo que afirmo al final estudien lo que pasa y ha venido pasando en los EE.UU. donde si a esta «pantomima» llamamos ¿democracia? yo me llamo Supermán. Como aporte a este trabajo adjuntamos un tema de mi autoría: Atentamente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies