Artículos/Noticias, Columnistas, Sociedad, Xaquin Pérez-Sindín

Crítica científica a los círculos escépticos y al cientificismo desde la sociología

No hace mucho mantuve un intenso debate en las redes sociales sobre los factores que afectan nuestro estado de salud a raíz de la publicación de esta investigación sobre el cáncer en España. Un extenso y riguroso estudio que representa las diferencias en la incidencia de los diferentes tipos de cáncer por municipios en toda España. El debate acabó derivando en la existencia o no de relación entre la instalación de, por ejemplo, líneas de alta tensión e incidencia del cáncer; así como en la credibilidad de determinados “círculos escépticos”, es decir, grupos de personas con una visión muy crítica con todo aquello que no tenga demostración científica. Especialmente, o quizás exclusivamente, desde las ciencias naturales, entendidas como la ciencia que estudia la naturaleza por medio del método experimental, es decir, la física, la química, la geología, entre otras disciplinas. Esto no quiere decir que los círculos estén compuestos por científicos “naturales” o que todos los científicos “naturales” sean “escépticos”. Aunque es posible que en muchos casos exista una alta connivencia.

Peteiro

En concreto, el debate se centró en comentar este documental sobre la relación entre radiación no ionizante y salud. El documental, obra de un círculo escéptico, recoge la opinión de diferentes científicos y expertos en el tema. Al final, se induce a pensar que en realidad no existe relación alguna o que, al menos, no se ha demostrado científicamente, poniendo de alguna manera en tela de juicio (cuando no humillando) toda crítica por parte de asociaciones ecologistas o vecinales cuando ven amenazada sus vidas ante la instalación de antenas de telefonía u otro tipo de infraestructuras que emiten radiación no ionizante en sus propios barrios.

Dudo mucho que los círculos escépticos estén financiados por ninguna empresa de telefonía o nada por el estilo, como he oído en alguna ocasión. De lo que sí comienzo a estar seguro es de que su discurso tiene un profundo sesgo ideológico. Es cierto que los “escépticos” tienen un cuidado casi obsesivo por aparentar objetividad. Sin embargo, el problema del documental y de la visión dominante en este tipo de círculos es su visión cientificista de la realidad. Se trata de un viejo debate dentro del mundo de las ciencias sociales. El sesgo ideológico se produce en el momento en que parten de que la única fuente de conocimiento válida es la que proviene de la aplicación de métodos inductivos característicos de las ciencias naturales. Esta visión es muy típica entre los científicos “naturales” pero también se da, y mucho, entre científicos sociales. De hecho, las políticas de austeridad se fundamentaron en relaciones estadísticamente significativas entre deuda y crecimiento. Relaciones que a la postre se demostraron espurias. Se trata en definitiva de una postura que considera que los resultados de la ciencia experimental están por encima del “bien y del mal” (léase también izquierda y derecha) como si la objectividad sólo fuese posible gracias a esta forma de hacer ciencia. Es posible que esta visión esté legitimada cuando se trata de experimentos de laboratorio donde el investigador tiene bajo control todas las variables, pero presenta enormes limitaciones cuando se trata de producir conocimiento sobre el hombre y la sociedad. Decía el sociólogo Pierre Bourdieu que no hay nada más perverso que pretender ser cien por cien objetivo. O autores como Heron, (1996) quienes llegan a sugerir que, dada la dificultad de ser completamente objetivo, es recomendable que el propio investigador declare abiertamente cuáles son sus valores personales con relación al tema investigado. Siendo este, posiblemente, el principio de máxima objetividad, pues así, al menos, advertimos a futuros investigadores.

Dudo mucho que los círculos escépticos tengan intenciones perversas, pero lo que parece cada vez más claro es que en muchos casos, insisto, presentan un profundo sesgo ideológico (tal vez semi-inconsciente dado la escasa formación en filosofía y epistemología dentro de las ciencias naturales), así como un profundo desconocimiento del mundo social. Con esto no estoy diciendo que el método de las investigaciones a la que se hacen referencia para justificar sus argumentos esté interesadamente mal aplicado o carezca de rigor. El sesgo ideológico puede también estar condicionado por un mal planteamiento de la investigación o el uso que se haga de los resultados finales. Un claro ejemplo lo tenemos con las encuestas de opinión. Es habitual que estas se hagan con el mayor rigor científico por parte del equipo técnico. Sin embargo, bien debido a la forma de plantear el problema de investigación, bien por el uso interesado de la misma, acaban por sesgar los resultados. Algo así sucede con el posicionamiento habitual de muchos “escépticos”. No dudo de que los científicos que intervienen en el documental sobre antenas de telefonía arriba mencionado hayan aplicado el método con la mayor rigurosidad. Otra cosa es que después los resultados sean utilzados como una especie de arma ideológica arrojadiza por parte de determinados grupos de interés y en contra de todo aquel que se oponga a la instalación de antenas de telefonía móvil en el barrio.

Sí considero que no se debe legislar para prohibir antenas y otro tipo de instalaciones sin antes investigar a fondo la existencia o no de problemas asociados, tal y como sugiere uno de los doctorando en química que aparece en el documental. Sin embargo, lo que sugiere la visión “escéptica” es limitar el tipo de conocimiento válido a una forma muy particular de hacer ciencia, como es la que resulta de llevar a cabo experimentos propios de las ciencias naturales, es decir, X número de casos reales, X número de casos de control, aplicación de test de significación estatística e interpretación de los datos. Lo que a menudo se conoce como positivismo. Postura que llevada a extremos deriva en lo que se conoce como cientificismo. Pero uno puede criticar esa forma de hacer ciencia y seguir siendo científico. Considero que abordar el problema del impacto de la tecnología en la sociedad desde una perspectiva estríctamente experimental es muy complicado. Claro que es útil. Es decir, disponer de datos empíricos es útil y necesario, pero se hace necesaria una visión más cualitativa para entender el problema en toda su magnitud. En el fondo, tiene mucho que ver con la fiolosofía de investigación, es decir, en poner más énfasis en la pregunta de investigación que en la propia respuesta. Que un físico no haya podido confirmar una relación estadísticamente significativa entre radiación no ionizante y casos de cáncer después de diez años investigando me parece muy interesante y útil. Pero eso no debería ser utilizado, sin más, para impedir que un barrio se llene de antenas de telefonía móvil o líneas de alta tensión. Lo mismo sucede con las minas a cielo abierto. También es habitual escuchar voces “cientificistas” diciendo que no existe una relación entre el uso de cianuro y contaminación de las aguas y cosas por el estilo. Y lo mismo con el fracking, las centrales térmicas, nucleares, etc. ¿Y por qué creo que este tipo de investigaciones no deben ser determinantes? Pues porque existen otras formas de hacer ciencia que, insisto, son más ágiles a la hora de analizar el problema. ¿Qué formas? Diferentes formas en cuanto al planteamiento de las investigaciones. La pregunta no sería sólo “existe relación entre cáncer y radiación”, sino que también podría ser “relación entre cáncer y falta de zonas verdes en las urbes españolas”, por poñer un ejemplo. También diferentes formas de investigar en cuanto a lo que se entiende por impacto de las tecnologías. Aquí los científicos sociales y, en particular los sociólogos, tenemos mucho que decir. Puede no existir una relación directa entre minas a cielo abierto y casos de cáncer. Sin embargo, el impacto social que provocan podría, a largo plazo, derivar en una mayor incidencia de ese u otros problemas. Pero esto resulta díficil (a veces imposible) de entender para determinados escépticos cientificistas y grupos de interés. Sobre todo cuando se desconoce el significado de conceptos como Gemeinschaft, habitus, interacción simbólica, cohesión social, gentrificación etc. O quizás no sea tan díficil porque, por mi experiencia, los científicos sociales suelen tener menos pedantería y más pedagogía a la hora de epxlicar determinados conceptos. Supongo que es una forma de mantener el status quo de las “ciencias duras”. Pero la realidad es que el desarrollo tanto teórico como empírico de las ciencias sociales permite hablar de una forma de hacer ciencia tan sofisticada como en las ciencias naturales. Así es que existen muchas voces que claman por una menor separación entre ambas. El estudio de la relación entre tecnología y seres humanos así lo requiere. El viejo debate de ciencias duras y blandas, o letras y ciencias es cada vez más espurio.

Fuente Foto

Xaquín Pérez-Sindín López

Investigador social. Candidato a Doctor en Sociología en la Universidad de A Coruña y profesor visitante en Politechnika Gdańska.

Comentarios de Facebook

Comentarios 48

  1. Leto Atreides

    No estoy seguro de haber entendido tu planteamiento y menos tu propuesta alternativa. La cuestión de las antenas o los cables de alta tensión (en resumidas cuentas, radiaciones electromagnéticas no ionizantes) y el cáncer no sólo es que hayan habido no sólo uno, sino multitud de experimentos que NO han encontrado esa relación, sino que, conociendo cómo se producen los cánceres (por mutaciones) y conociendo las bases teóricas de la mecánica cuántica sobre las radiaciones, una teoría que, por cierto, está terriblemente asentada, no conocemos forma física, ni experimental ni teórica, de que eso pueda ocurrir. ¿Nos podemos equivocar? Claro que sí, pero el riesgo es tan diminuto que lo asumimos a la espera que se descubra nuestro error. ¿Es ese el cientificismo del que acusas a los escépticos? Bueno, vale, pero es que tu alternativa realmente no la he entendido. ¿Tenemos que limitar el uso de estas tecnologías y el avance de la ciencia por el famoso principio de precaución? Bueno, pues entonces deberíamos retirar las bombillas de nuestra casa (de cualquier tipo) pues eso también son radiaciones electromagnéticas y de más potencia y más energéticas por lo que el riesgo todavía mayor. La luz y el calor de un fuego en una acampada también generan radiaciones electromagnéticas. Además, quitar las antenas de telefonía móvil tiene poco sentido si lo que quieres es evitar recibir radiaciones electromagnéticas de microondas, pues todos llevamos un teléfono móvil en el bolsillo o bolso, pegado al cuerpo y, si no tienes cobertura por no tener una antena cerca, éste emite a más potencia. Por lo tanto estás recibiendo más radiación que cuando tienes estas antenas cerca.

    Pero bueno, si no crees que existen multitud de estudios, tú, como sociólogo, puedes buscar evidencias por ti mismo. El INE tiene la tasa de diagnosticados de cáncer de cada 100 000 habitantes desde finales de los años 90. Puedes moverte por ahí, sacando la tasa de enfermos diagnosticados de esta enfermedad en los últimos 15 o 16 años y compararla con la penetración de la telefonía móvil, las wifis, etc en los hogares. Es un coñazo, lo sé, porque yo lo he hecho y la página del INE es una mierda para ver series históricas, pero con paciencia se consigue. Y lo que verás es sorprendente. Y lo he hecho por mi espíritu crítico. Para mí lo fácil y sencillo hubiera sido confiar en los expertos y estudios científicos o en los testimonios de la gente que acusa a estas radiaciones de su cáncer o de lo que leo en Internet. Pero no, he querido comprobarlo por mi mismo y lo he hecho.

    El estudio lo hice hace 2 años, así que obtuve la serie desde 1998 hasta el 2010 (los datos del INE siempre van con dos años de retraso). Y la tendencia era a disminuir entre todos los grupos de edad excepto para los mayores de 60 años. Y no estoy hablando de los supervivientes de cáncer, sino a los diagnosticados por esta enfermedad. Esto lleva a conclusiones sorprendentes, entre los grupos de edad que utilizan más las nuevas tecnologías (incluidos los móviles), la reducción es patente. Entre los grupos de edad que supuestamente están menos expuestos a estas radiaciones, los casos de cáncer han aumentado. Incluso si tenemos en cuenta las leyes antitabaco, esto se hace patente. ¿Podría ser que generan cáncer pero otra cosa está haciendo que se compense? Por supuesto que sí, pero es una evidencia más que, sumadas a tantas otras, hace que la probabilidad de que TODAS estén mal se reduce.

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Leto Atreides, gracias por tu largo email, me parecen muy interesantes las fuentes a las que haces referencia. Soy consciente de la escasez de evidencias sobre la relación cancer-radiación no ionizante. Pero ese no era el tema del artículo. Así que creo que no, en efecto, no has entendido mi planteamiento del todo.

      • Eloy Anguiano

        Es curioso que todos los demás no te entendamos. Plantéatelo.

        • Xaquín Pérez-Sindín López

          Ya, por eso han compartido el artículo más de 150 personas, plantéatelo tú amigo.

          • Eloy Anguiano

            Juer, ¡lo han compartido 150 veces!. Primero, es necesario saber por qué te comparten. Yo llegué ante una compartición negativa en la que decían “vaya chorradas que se suelta el chico”. Y segundo, esto es una web de sociología y hay muchos sociólogos que piensan como tú. En mi universidad las opiniones sobre la ciencia están divididas en casi exclusivamente tres grupos: los que tienen de formación básica la sociología; el resto de científicos (con muchos matices entre todos pero muy separados de los sociólogos); y los que no opinan nada. Es, por tanto, normal, que algunos sociólogos hayan compartido tu comentario. Compartido 150 veces es muy poca cosa.

  2. Josep Fígols

    Todo esto está muy bien y veo evidente que el cientifismo es ideologia Yo soy un mero pequeño ex-empresario, no científico. Ahora bien. Si los científicos no encuentran relación alguna entre dos cosas, ¿ Por qué hay que aceptar que existe? ¿Por que en algunos sitios da la casualidad que hay más personas con cáncer que en otros? Eso quiere decir que en otros puntos habrá menos que la media, incluso con antenas, para compensar precisamente los lugares donde hay más.
    Relación cancer-zonas verdes. Pues se puede investigar. Pero cuidado. Puede haber relación matemática y no necessariamente causa efecto. Por ejemplo suelen haber peores y menos zonas verdes en barrios degradados. Y en ellos la gente tiene peor salut por una cuestión de tipo de trabajo, alimentación, recursos en general. ¿Quiere decir eso es que la culpa es la falta de zonas verdes? No. La razón de todo esto es un menor nivel económico (variable oculta). Naturalmentq que la adminsitracio pública tiene que tender a compensar dsigualdades, pero los recursos son limitados (corrupccions aparte).
    Aunque el debate es bienvenido y pienso que es cierto que los escépticos habitualmente no son ni agradables ni del todo ecuánimes, pero pienso que a Xaquín Pérez-Sindín López le falta muy claramente formación científico-matemática.

    (Perdón, por mi mal español, ya que pese a mi nombre soy ciudadano británico y nunca he estudiado español – lenguas maternas inglés y catalan).

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Josep Fígols, gracias por tu comentario. Supongo que lo de que me falta formación científico-matemática lo dices en referencia a la causalidad. No sólo sé perfectamente cuál es la diferencia entre causalidad y relación sino que además me dedico a explicarlo en la universidad. He cometido, en todo caso, el error de no ser lo suficientemente explícito. En todo caso, creo que tú mismo das la clave de mi planteamiento (a diferencia de las restantes personas que han hecho un comentario, a pesar de tratarse de tratarse de científicos) Las variables que intervienen en la causa del cáncer son muchas y variadas. De ahí que las investigaciones cualitativas, entendidas como el mero acercamiento al problema mediante entrevistas, la mera discusión entre científicos y el constante aprendizaje sean completamente necesarios. Para qué? Para construir modelos empíricos y teóricos lo suficientemente consistentes como conocer el fenómeno estudiado. Eso está lejos de la visión de muchos escépticos.

      • Eloy Anguiano

        Me temo que desconoces mucho es escepticismo. Hablar sobre algo que desconoces es lo que tú denominas ¿investigación cualitativa?. Haces afirmaciones que no se corresponden con “lo que se cuece” en ambientes escépticos. ¿Esa es tu forma de investigar y hacer modelos cualitativos? Pues te aconsejaría un poco más de adquisición de datos o alguna que otra entrevista más porque tienes una visión extremadamente sesgada y probablemente influenciada por tus propios prejuicios.

  3. Milhaud

    Buenas,

    Aquí un escéptico de círculos escépticos, para que luego no me digan que no me presento ;).

    Quiero hacer varios apuntes a tu texto, para dar un punto de vista algo más amplio sobre tu concepto de entorno escéptico.

    Lo primero y principal. En los círculos escépticos lo que se busca y se intenta potenciar es que se haga uso de la ciencia y la razón (en el más puro sentido filosófico) siempre que tenga cabida, lo cual no implica que no se tenga que hacer siempre. Con esa primera anotación en la mano, quiero comentar tu ejemplo del texto que, según entiendo, quiere desacreditar esta aproximación a la toma de decisiones:

    Dices: De hecho, las políticas de austeridad se fundamentaron en relaciones estadísticamente significativas entre deuda y crecimiento. Relaciones que a la postre se demostraron espurias.

    Alguien como yo estaría totalmente en desacuerdo con eso que comentas. A la hora de aplicar el conocimiento y la razón a la toma de decisiones, no se trata de establecer correlaciones matemáticas, hay que establecer causalidad. Precisamente en la causalidad es donde radica el quid de la cuestión. Si alguien infiere por mera correlación estadística una causalidad, entonces es que ha entendido mal la forma correcta de entender y razonar.

    En tu texto hablas en todo momento de relación, pero no hablas de la diferencia necesaria entre correlación y causalidad. Y esa diferencia la defendemos todos los escépticos y es eso lo que hay que perseguir, no meros juegos matemáticos (i.e. los países más consumidores de chocolate tienen más premios Nobel, el calentamiento global del planeta está relacionado con la desaparición de piratas de los mares…)

    Dicho esto: El fundamento científico para la toma de decisiones es estrictamente necesario. Pero ese fundamento científico tiene que ser en todo caso real. Y una cosa a la que me opongo yo y casi cualquier científico es la toma de decisiones en base a creencias (ya sea religiones o esoterismos varios) o a terapias disfrazadas de válidas pese a no tener ningún fundamento científico.

    Por supuesto, la ciencia se equivoca, la ciencia se corrige y la ciencia aprende. Pero al menos en ese proceso mejora. Las creencias por el contrario no evolucionan ni se corrigen

    Y por último, una gran mayoría de los escépticos somos moderados. Dígase, cada uno puede creer en lo que quiera y hacer con su vida lo que crea oportuno. Pero ante todo esa libertad personal no ha de influenciar ni impedir a otra persona el uso de su libertad para tomar las decisiones en base a lo que él determine correcto.

    El diálogo podría ser extenso, pero creo que entiendes mi crítica a tu texto.

    Saludos,

    • Milhaud

      Y un apunte más.

      Pese a todo lo que he comentado antes, yo (y casi todo el mundo) entiendo la necesidad de unas bases éticas. Supongo que tienes claro que los escépticos, por el mero hecho de defender el uso de la razón científica, no estamos a favor de la eugenesia, ¿no?

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Que no hable de la diferencia entre correlación y causalidad no quiere decir que no sepa cuál es la diferencia. No sólo lo tengo claro sino que además me dedico a explicarlo en la universidad. Yo en ningún momento he dicho que no sea necesario el fundamento científico. Lo que he dicho es que desde los círculos escépticos el concepto de fundamento científicos es verdaderamente limitado. Yo creo que he sido lo suficientemente claro al poner el título “crítica científica…” De cualquier forma, lo que planteo, y lo que sugieren innumerables autores, es que, hasta cierto punto, la objetividad absoluto no está al alcance de nadie. Insisto, en el fondo es un problema filosófico.

      • Eloy Anguiano

        Para saber lo que es el fundamento científico creo que es interesante haber hecho ciencia alguna vez. En el fondo el problema es aceptar el árbitro natural o el árbitro imaginario. Bueno, el segundo arbitra muy mal.

  4. Eloy Anguiano

    Bueno, yo también me presento. Soy doctor en física y profesor universitario, soy escéptico y pertenezco a una asociación escéptica.

    El escepticismo moderno promulga el uso de la razón crítica en todos los ámbitos. La razón crítica se basa en el análisis racional de los hechos disponibles en función de los conocimientos de los que disponemos. Entre todos estos conocimientos, los que vienen de la ciencia son aquellos que tienen más fuerza por el propio método de adquisición de conocimiento, pero no es la única forma de adquisición de conocimiento.

    Lo que sí está claro es que cualquier idea que vaya en contra de los conocimientos establecidos deberá aportar pruebas que la avalen. Cualquier afirmación sin pruebas es pura palabrería barata.

    Como ya te han dicho, conocemos muy bien la radiación, lo que es la radiación ionizante y lo que no lo es, las implicaciones fisicoquímicas de todo tipo de radiación electromagnética y los procesos biológicos que producen el cáncer. Si las radiaciones no ionizantes no pueden alterar los procesos bioquímicos que intervienen en el desarrollo del cáncer aquél que lo afirme deberá aportar, si no un mecanismo, al menos unas pruebas de que puede ser así. Si no hay ni mecanismo ni pruebas es pura charlatanería.

    Por otro lado, aportar una base ideológica para la charlatanería propia del posmodernismo no me parece propia de alguien que, estando en la universidad, debería defender el conocimiento.

    Y la ética no interviene en el conocimiento sino en cómo se adquiere y cómo se usa. La ética pertenece al ámbito de actuación personal y por tanto el conocimiento no depende de ella, sólo la forma de obtener dicho conocimiento o usarlo. ¿O crees que sería mejor no adquirir ciertos conocimientos? ¿Autocensura?

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Lo de charlatanería lo dices por mi artículo? En todo caso Eloy, no me importa que seas doctor en fisica y profesor universitario (o tal vez ese sea el problema) pero tu respuesta a mi artículo deja claro que tu nivel de cientificismo está por las nubes. Con todos mis respetos, no lo has entendido.

      • Eloy Anguiano

        Me temo que lo que manifiesta tanto tu artículo como tu respuesta es que no bastó con el caso Sokal para acabar con este tipo de ¿tonterías?

        Y con todos mis respetos tú aún lo entiendes menos.

        • Oscurantista

          ¿El caso Sokal como caballito de batalla, torciéndole las narices y llevándolo mucho más allá de su limitada eficacia preceptiva? Esa ya me la sé…

      • Eloy Anguiano

        A mi tampoco me importa, me he presentado, simplemente. Ahora, utilizar un argumento ad hominem creo que no pertenece a debates de este tipo ¿no te parece?. No creo que sea un problema ser doctor en física e investigador científico para hablar de ciencia. Es curioso que todos los epistemólogos modernos y muchos de los anteriores tengan formación científica. Será porque hay que saber algo de ciencia para poder hablar de ella y no sólo de filosofía.

        • Xaquín Pérez-Sindín López

          ¿Dónde has visto un argumento ad hominem en mis palabras? Cuando digo que no has entendido el artículo lo hago basándome en anterior comentario.

          • Eloy Anguiano

            Tal vez sea que no has entendido mi comentario anterior.

          • Israel Cycni

            “Tu respuesta a mi artículo deja claro que tu nivel de cientificismo está por las nubes” Como si ser cientifista tuviese algo de malo. Sucede que desde la RAE y sus definiciones cuadradas de cientifismo, hasta la Wikipedia, cometen el error de suponer que el cientifismo es una especie de creencia en que la ciencia es el único conocimiento verdadero, que puede conocerlo todo y que, inevitablemente, nos traerá el paraíso en la tierra. Pretenden también que el cientifismo es algo que se autorrefuta y que niega su base filosófica. El cientifismo es “la idea de que todo lo que pueda estudiarse se estudia mejor usando el método científico” Esta es una premisa filosófica. El cientifismo descansa sobre la filosofía materialista y se opone tajantemente al idealismo, al subjetivismo y a la filosofía posmoderna.

        • Oscurantista

          Eloy Anguiano: eso es un exabrupto a lo Bunge, “el científico que filosofa”: “Yo sólo puedo filosofar sobre la ciencia, pues soy científico”. ¡¡Toma ya!!

        • Oscurantista

          Y tirar sobre el rostro el caso Sokal para descalificar a tu adversario en cuanto emisor de tonterías, ¿cómo califica?

  5. Eloy Anguiano

    Por cierto, confundir correlación con causalidad es un grave peligro. El número de aseos por habitante está perfectamente correlacionado con el número de casos de cáncer por habitante en todo el mundo. Hay correlación y te puedo asegurar que los aseos no producen cáncer.

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Te remito a las respuestas anteriores, yo no he cometido ningún error. En tal caso, el de no haber sido lo suficientemente explícito.

  6. Pastranec

    «En concreto, el debate se centró en comentar este documental sobre la relación entre radiación no ionizante y salud. El documental, obra de un círculo escéptico, recoge la opinión de diferentes científicos y expertos en el tema. Al final, se induce a pensar que en realidad no existe relación alguna o que, al menos, no se ha demostrado científicamente, poniendo de alguna manera en tela de juicio (cuando no humillando) toda crítica por parte de asociaciones ecologistas o vecinales cuando ven amenazada sus vidas ante la instalación de antenas de telefonía u otro tipo de infraestructuras que emiten radiación no ionizante en sus propios barrios.»

    ¿Opinión? ¿Llamas opinión a poner encima de la mesa datos contrastados? ¿Llamas opinión a la evidencia científica?

    • Eloy Anguiano

      En efecto Pastranec, pone al mismo nivel las afirmaciones nacidas de los datos y las creencias carentes de datos de los ecólatras (que el ecologismo es otra cosa).

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Entiendo lo que quieres decir y estoy de acuerdo. Es posible que el término más adecuado hubiese sido posición o visión sobre el tema. Pero eso no cambia nada de mi planteamiento. Tampoco he desacreditado a ninguno de los que intervienen. El título es bastante claro al respecto: crítica científica a los círculos escépticos y al cientificismo. Es más, he dicho de forma indirecta que los datos aportados por las personas que intervienen son útiles y necesarios. El problema el uso que se suele hacer de determinadas investigaciones como arma ideológico. Eso está pasando y muy a menudo, en los círculos escépticos.

  7. Nikolai

    ¿Y crees que haciendo un análisis cualitativo vas a poder determinar si la gente tendrá o no cáncer? En todo caso no es que los problemas de esas investigaciones sean su falta de capacidad de análisis de las variables usadas, sino una falta de recursos a la hora de investigación. En este caso, es la ética de la sociedad una gran traba para poder hacer estudios 100% rigurosos y determinantes, ya que si se pudiera experimentar con humanos se podría saber a ciencia cierta si cierto tipo de tecnologías provocan determinadas enfermedades; pero hacer eso no es ético (¿con qué autoridad obligaríamos a alguien a someterse a tremendo experiemento?), por lo que el estudio tiene que buscar casos existentes en determinadas comunidades en las que las personas han estado expuestas a miles de otros factores cancerígenos.
    En este sentido, y para este tipo de casos, la investigación en ciencias naturales tiene deficiencias, pero no originadas por su propio método sino originadas por las restricciones éticas propias de cada sociedad. Apostaría
    que si el problema hubiera sido investigar la influencia de ciertas tecnologías en el cáncer de las ratas o los perros ya tendríamos datos y resultados bastante confiables.

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      No directamente, pero los análisis cualitativos son de gran utilidad para, por ejemplo, un correcto planteamiento de los problemas a investigar y para la generación de las hipótesis correctas a ser testadas en fases más avanzadas de la investigación. Por ese motivo sí es posible hablar de, por ejemplo, artículos científico cuando utilizamos metodología cualitativa, porque son parte de procesos más amplios cuyos círculos ni siquiera tienen que ser cerrados por un sólo investigador. El análisis cualitativo de un científico puede, en el futuro, dar las claves a un segundo científico para realizar análisis cuantitativos más consistentes. Estoy de acuerdo con tú planteamiento sobre la ética, aunque mi enfoque era diferente.

      • Eloy Anguiano

        ¿Análisis cualitativos? ¿Cómo se hace un análisis cualitativo? ¿O llamas análisis cualitativo a exponer una idea basándose en datos escasos? Como mucho a eso se le denomina inferencias. Las inferencias tienen escaso interés en la ciencia y su única utilidad es ser una de las fuentes generadoras de hipótesis que después es necesario comprobar.

        Pero vale, los mundos platónicos molan.

        • Xaquín Pérez-Sindín López

          Creo que deberías ampliar tus horizontes en cuanto al concepto de ciencia.

          • Eloy Anguiano

            Creo que deberías leer a alguien cualificado para decir lo que es ciencia, por ejemplo Mario Bunge.

          • Omar Olmedo

            No, en serio. ¿Qué es un análisis cualitativo? Porque lo dices mucho pero no lo explicas en ningún momento.

            “Pues porque existen otras formas de hacer ciencia que, insisto, son más ágiles a la hora de analizar el problema. ¿Qué formas? Diferentes formas en cuanto al planteamiento de las investigaciones.”

            ¿Cómo se plantea una forma de hacer ciencia sin usar el método científico? Lo que haces a continuación es cambiar la pregunta, pero esa segunda pregunta también se responde con el método científico. También hablas del impacto social, pero también se usa el método científico si lo que se quiere es encontrar una relación de éste con el cáncer.

  8. joan

    Y esa objetividad y principio de precaución se aplica sólo a las nuevas tecnologías o a todas las existentes, si la aplicáramos a todo qué pasaría (aviació, electricidad, internet, agricultura intensiva etc)? No soy muy lego en el tema (ni científico ni nada parecido).
    No aplicas el principio de equidistancia? vale lo mismo el criterio sin respaldo científico que el que sí lo tiene? quiero decir, no el criterio de un sólo científico que puede tener sus sesgos, si no el de 200 que hayan presentado estudios al respecto de algo.
    Otra cosa diferente sería si hay que tener en cuenta que si alguien, en el caso de las antenas, cree que le van a lastimar si se la ponen cerca de casa, por qué no atiende a criterios de fuentes serias, pueda enfermar de otro tipo de historias como fobias, angustia etc..
    Se puede exhigir el 100% de seguridad en algo?

  9. Martina

    Hola,

    también soy científica, y escéptica. Por aquello de presentarse.

    Creo que el planteamiento que presentas es, en definitiva, si el método científico es el único válido para producir conocimiento. Y, a riesgo de que los investigadores en ciencias sociales se me echen encima, yo dudo de que este sea válido para todas las áreas. Un ejemplo es el de las medidas de austeridad que propones, estoy de acuerdo: basándose en la correlación entre ciertos datos, se defendieron una serie de medidas económicas. Pero es que la economía no es una ciencia en el que el método científico sea aplicable, creo yo, porque para la reproducibilidad de resultados es necesario ser capaces de controlar todas las variables que intervienen en el sistema y eso, habiendo personas y sociedades de por medio, es imposible. Entonces, aún siendo escéptica, postular la ciencia pura como el método que nos proporciona verdades absolutas, creo que es erróneo. La ciencia es lo que es, nos explica cómo funciona el universo, pero no hace juicios morales, ni nos explica qué son las cosas que explica.

    El problema es cuando desde algunos círculos se pretende usar argumentos científicos para defender posiciones ideológicas, y no dudan en tergiversar o incluso falsear resultados, o, si aceptamos que hay buena fe, en seleccionar únicamente los datos útiles. En el ejemplo que pones de las medidas de austeridad estaban esos datos, pero también los contrarios, porque no todos los sistemas económicos van a producir los mismos datos, y el sesgo ideológico de quien las puso en marcha seleccionó los que le interesaban en ese momento. O, por poner otro ejemplo, tenemos el caso de los transgénicos y la nueva empresa-demonio, Monsanto (¿os acordáis cuando Microsoft era la fuente de todos los males en la tierra?). Los ecologistas dan por válidos algunos resultados “científicos” que no caben dentro del método científico por haber sido refutados. Sin embargo, de nuevo, el sesgo ideológico selecciona lo que le interesa para sus fines, y justamente son los ecologistas los que hacen un mal uso de la ciencia para tratar de justificar su tesis de que los transgénicos son “malos”. ¿Significa que, porque los transgénicos no sean nocivos para la salud sean “buenos”?. No, porque la ciencia no valora, ni ella ni sus resultados pueden afirmar nada más que el hecho de que no son nocivos. Entonces, puede haber otros argumentos fuera de la ciencia para avanzar en ese debate, pero no serán científicos, sino sociales: ¿es “bueno” que una empresa controle la producción de alimentos?. Esa es una pregunta a la que no puede contestar la ciencia, y perfectamente se podría legislar contra los transgénicos basándose en ese tipo de argumentos, pero no serán argumentos científicos. Eso no los hace menos valiosos, ojo.

    En definitiva, comparto el argumento de que la ciencia no es la única que produce conocimiento, porque se restringe a su ámbito. Pero, a su vez, en su propio ámbito, la ciencia sí es determinante. De la misma forma que la ciencia tiene su ámbito, la sociología, la filosofía, etc, tienen el suyo. El método científico es la forma de producir conocimiento en ciencia, y dejarse llevar por “intuiciones” a la hora de diseñar experimentos es dejar que el sesgo ideológico influya en los resultados. Y si tratamos de un hecho como la relación causal entre radiación y cáncer, no cabe ideología. El ejemplo que pones de analizar también la relación causal entre cáncer y falta de zonas verdes es otro problema distinto al de “cáncer y radiación”, y detrás hay una motivación ideológica o económica, porque al final las investigaciones vienen financiadas por alguien, y a poca gente le interesa financiar esta segunda opinión. Pero el hecho de que no exista la segunda investigación no invalida la primera, ni la hace menos determinante. Otra cosa es que los resultados científicos no deberían ser los únicos a tomar en cuenta a la hora de permitir la proliferación de antenas en un barrio por parte del político de turno, pero eso no es un resultado del método científico. Será el resultado de un estudio social en el que entren las valoraciones basadas en el paradigma de la sociedad actual. ¿Es eso subjetivo?. Sí, pero es que no entiendo por qué ser subjetivo es algo a denostar.

    Por último, un comentario: acusar al científico de ciencias “duras” de ser más pedante y menos pedagógico que los de ciencias “blandas”, a continuación de otro comentario donde se dice que no entiende determinadas cosas porque desconoce determinados conceptos denota justamente lo contrario, ¿no?. A mí me parece justamente que el debate entre ciencias duras y blandas no es precisamente espurio, lo que se necesita justamente es delimitar el ámbito de validez del método científico y no usar la ciencia y sus resultados (o pseudo-resultados) para intentar justificar decisiones tras las cuales hay una valoración y un sesgo ideológico. De la misma manera, los científicos sólo producimos resultados que explican cómo funcionan las cosas, no podemos pretender que a partir de esos resultados se modele la sociedad, no somos filósofos que produzcan resultados morales.

    En definitiva, comparto la tesis de que un exceso de cientifismo nos lleva a una visión incompleta del mundo, pero la solución a eso no es pervertir el método científico incluyendo en él estrategias ajenas a él.

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Gracias por tu comentario. Aunque he de reconocer que es demasiado largo como para responder a todo. Mi consejo es que trates de componer tu propio artículo. Los de Ssociólogs estaría encantados de publicarlo. Me quedo, en cualquier caso, con tu último párrafo. Un saludo

    • Juan Martínez

      Un segundo……. cómo que no se puede aplicar el método científico a la Economía?? No sólo se puede, sino que se debe. Cuál es el riesgo de no aplicarlo? El de una ideología, el neoliberalismo, basada en una escuela, la austríaca, que rechaza precisamente el método científico….. y cuyos efectos padecemos todos….
      Que no se conozcan todas las variables implicadas en la toma de decisiones a nivel económico no quiere decir que no se pueda aplicar la ciencia a la Economía…. significa (a mi modesto entender) que es necesario profundizar más en estudios al respecto. Teniendo en cuenta, claro está, que al pertenecer al ámbito de las ciencias sociales, el aporte de antropólogos, sociólogos….. es necesario y fundamental para poder avanzar. Aquí, la clave está en la interdisciplinariedad de la materia a estudiar.

  10. Adrià Comós

    Saludos Xaquín. Me defino también como escéptico del núcleo duro… y si no lo soy, no es por falta de ganas, sino de capacidad… 😉
    Tu artículo me ha parecido muy interesante, aunque quisiera puntualizar algo, que no deja de ser opinión personal mía:
    Me ha parecido (si no es así, disculpa) que indicabas como su hubiese muchas formas de obtener conocimiento, que los escépticos tienden a idolatrar el método “inductivo” de la física, y que la sociología tenía “otras formas” de actuar que la física, pero no por ello menos válidas.
    Lo importante, creo yo, no son tanto las formas de obtener conocimiento (cualitativo, cuantitativo, inductivamente, deductivamente, intuitivamente,…..), sino las formas *de poder determinar que un conocimiento es válido*. Y la respuesta a la segunda cuestión, pienso, es que sólo hay una: la posibilidad efectiva de contraste con la realidad.
    ¿Qué más da cómo se obtenga un “candidato” a conocimiento válido? Lo importante es que tengamos herramientas para poder contrastarlo y verificarlo. Y ahí la física tiene una enorme ventaja. Como me imagino sabrás, la ciencia que más pronto evolucionó fue la astronomía; y no es casualidad: trata de masas inmensas trazando trayectorias muy simples en el vacío, y en tiempos periódicos muy estables. Es decir: es muy fácil medir, calcular y contrastar las previsiones con la realidad. Por ello es la “madre de las ciencias”.
    No se trata de que si se hace o no se hace “como en la física”, no es válido. Creo que esta afirmación no es ni verdadera ni falsa; directamente no tiene sentido: las cosas en física no se hacen de “una forma”. Simplemente se trata de que la física (y la astronomía, y la química, etc…) tienen que lidiar con conceptos suficientemente simples como para que hayamos desarrollado herramientas de contrastación, medición y validación -y también deducción- mucho más potentes que las otras especialidades (y ya no digo las teorías adhoc de los antiantenas). De ahí viene su fuerza, y no de sus ‘metodos’, que al final son, en definitiva, sentido común. Métodos que las otras ciencias aplican con mucho menos éxito por la complejidad de los conceptos que manejan.

  11. Daniel Galarza Santiago

    Aciertos y errores de este pequeño escrito.
    Cierto: los escépticos, igual que cualquier otra persona, pueden tener un sesgo o carga ideológica (algo que nadie ha negado jamás, así que no es un gran descubrimiento en realidad).
    Error: los escépticos invocan “el método” (vaya usted a saber qué es eso) y consideran a la ciencia la máxima herramienta para producir conocimiento lo más objetivo posibles, porque casi no saben nada de ciencias sociales y epistemología (entonces, Sagan, Gardner, Kurtz, Bunge, Popper, Hitchens, Pigliucci, Shermer, Dennett, Pinker, Flynn… no cuentan, ni el hecho que existen ensayos e investigaciones sobre los fundamentos generales del movimiento escéptico, tales como los de Hyman, Sagan, Pigliucci y Loxton).
    Error: considerar que el conocimiento científico que a menudo es invocado por los escépticos, se reduce a resultados y métodos experimentales (aunque menciona un solo “método experimental”), mostrando que o no entiende o no conoce nada sobre debates epistemológicos y sociales de avanzada sobre qué es el conocimiento científico.
    Error: considerar que, 1) todos los escépticos son cientificistas por reconocer que la ciencia es el mejor método para producir conocimientos sobre el mundo (empírico), 2) afirmar que de una actitud positivista se deriva necesariamente una cientificista, y 3) afirmar de forma implícita que el cientificismo es falso o insuficiente a la hora de abordar problemas sociales.
    Error: considerar que los científicos sociales y fauna similar son menos pedantes y tienen “más pedagogía” que los que tratan de “mantener el status quo de las ciencias duras.” No hay nada más pedante que escribir un artículo como éste, sin tener la menor idea de los conceptos que se están utilizando y sin saber si quiera el contexto de lo que está criticando (en este caso, el movimiento escéptico).
    Cierto: El viejo debate de ciencias duras y blandas, o letras y ciencias es cada vez más espurio, pero no gracias a escritos como éste, sino gracias a la adopción de metodologías científicas en las ciencias “blandas”, la introducción de herramientas formales como la lógica y la matemática, la disolución de pseudoproblemas y la denuncia del charlatanismo académico (entro otras cosas).

    • Xaquín Pérez-Sindín López

      Gracias por tu comentario. En primer lugar, he de matizar que mi escrito pretende ser una conversación dialéctica sobre un tema muy específico como es la producción de conocimientos científicos sobre la sociedad, como así lo he hecho saber en el artículo. Mi motivación no era otra que la de mostrar los problemas y contradicciones del movimiento escéptico a este respecto. Obviamente no he podido hacer un estudio riguroso y menos cuando se trata de un simple artículo. A mí no me pagan por eso (Claro que no me importaría hacer un estudio sobre el movimiento escéptico. Como tampoco me importaría hacer una encuesta sobre qué porcentaje de los escépticos de España, por poner un ejemplo, viven cerca de torres de alta tensión. Quién sabe, tal vez los resultados son sorprendentes. Desde luego, tengo bastante clara la hipótesis de partida) De cualquier forma, lo expuesto está fundamentado en mi propia observación. Es decir, el seguimiento de un grupo escéptico en Facebook durante aproximadamente tres meses, así como el documental al que hago referencia y el debate que mantuve en las redes tal y como indico al principio. Ese ha sido, por lo tanto, la muestra utilizada. No representativa en términos estadísticos, pero real.
      Por lo tanto, con relación al sesgo ideológico. No sólo hay escépticos (algunos muy activos) que parecen no ser conscientes de su ideología, sino que en muchos casos es apreciable su pretensión de superioridad moral. Frases como “yo respeto las personas pero no las opiniones” así lo ilustran. Y ese es el verdadero problema. Podría llegar a entender esta postura cuando se pretende dar caza a determinados movimientos paracientíficos con intereses oscuros, pero creo que, en muchos casos, la historia va más allá. Por ejemplo, he observado actitudes de verdadero desprecio fuera de lo normal hacia las teorías de género.
      Error 1: no he dicho que “no saben nada” de ciencias sociales y epistemología. He dicho que existe una baja formación. Tal vez debería haber sido más explícito y haber señalado que, en el fondo, se trata de un problema axiológico y de que muchos de los escépticos no son plenamente conscientes de que incluso las verdades científicas y las observaciones responden a ciertos valores. (De cualquier forma, los nombres que tú mismo aportas son, los que conozco, más bien filósofos).
      No entiendo lo que quieres decir en el error 2.
      Error 3. La base del cientificismo es el positivismo. Ahora, sino es así, explícamelo porque, al fin y al cabo, yo no soy filósofo. He dejado bastante claro que el método experimental es útil y necesario, por lo tanto, lo que he dicho de forma implícita es que los diferentes enfoques metodológicos son complementarios. Lo que es falso es pensar que el método experimental es la única forma de producir conocimiento.
      Error 4: “los científicos sociales y fauna similar”: ¿ves a lo que me refiero cuando digo lo de superioridad moral? ¿De verdad crees que un artículo que trata de criticar el cientificismo desde la sociología es algo pedante cuando este es un foro sobre sociología? Sería pedante si este fuera un foro sobre coches o fútbol. La condición de pedante la hace el contexto social en el que estás interaccionando (charlatanismo académico estarás pensando). El problema está cuando alguien trata de utilizar conceptos no conocidos por su público objetivo con el único fin de demostrar lo que sabe. Cuando uno es consciente de eso, trata de omitir el uso de determinados términos. Como yo mismo he hecho al excluir términos como el de correlación o causalidad, pues no era el fin de este artículo dar una lección sobre estadística.

    • Oscurantista

      No sé si saben de epistemología o ciencias sociales… Pero algunos de tu lista se comportan si no supieran. Verbigracia; Mario Bunge, un cebú para los círculos escépticos. Leí -entre otras cosas- su “Sociología de la ciencia”. ¡la más egregia muestra de la estrategia del “hombre de paja”!

  12. Hugo

    Hola, Xaquín. Ya han pasado varios días desde la publicación de tu texto, pero no me resisto a darte la enhorabuena por él o cuando menos cierto apoyo moral. Como ex-escéptico (valga la expresión) y al mismo tiempo crítico del cientificismo me he sentido doblemente identificado. Sigo compartiendo el escepticismo científico de los llamados escépticos, pero considero que su escepticismo no es todo lo amplio que podría ser. Hay muchas cosas sobre las que ser escéptico (el Estado, el Capital, el Progreso, etc.) y sobre las que apenas lo somos.

    En su día le dediqué un artículo a este tema, aunque tan solo es un borrador con muchas citas y posiblemente con algún que otro hombre de paja (es lo que me pasa cuando quiero rebatir a alguien y no presto la debida atención a su postura). He aquí la dirección por si te interesa: http://losmonostambiencuran.blogspot.com.es/2014/06/contra-el-cientificismo.html

    Un abrazo y a seguir bien.

  13. Bicho

    Felicidades, hacia mucho tiempo que no veía un articulo tan ilustremente patético, prepotencia, subjetividad (por no decir hipocresía), ignorancia de los temas a tratar, superficialidad en las conclusiones, doble moralidad. Enhorabuena excelente construcción de falacias e idioteces en pos de alimentar la pseudo ciencia, gracias por remarcar las diferencias entre la ciencia y las ciencias sociales y cual es el lugar que le pertoca a esta ultima

  14. Daniel Manzano

    Acabo de ver este artículo en el grupo de Facebook del Círculo Escéptico. Veo que es de Diciembre, así que llego algo tarde.

    Realmente yo considero que ciertas asociaciones “escépticas” son bastante criticables, pero curiosamente no por los motivos del post. La descripción que aquí se hace de la gente escéptica no coincide con lo que yo encuentro en esos grupos, y por eso suscribo las acusaciones de “hombre de paja” que ya se han hecho. Por el contrario, pienso que si los miembros de estas asociaciones son a veces criticables es precisamente por no ser suficientemente escépticos en algunos casos, y por atacar ciertas posturas sin pararse a estudiar detenidamente la bibliografía. En otras palabras, que hace falta más ciencia y más escepticismo, en mi opinión.

    Otra crítica que tengo que hacer se centra en esta afirmación: “O quizás no sea tan díficil porque, por mi experiencia, los científicos sociales suelen tener menos pedantería y más pedagogía a la hora de epxlicar determinados conceptos. Supongo que es una forma de mantener el status quo de las “ciencias duras”. ”

    Lo siento mucho, pero esto es una tontería muy grande, y denota un gran desconocimiento sobre las ciencias naturales. Hay infinidad de científicos, como yo, que nos esforzamos por divulgar las ciencias naturales. Si se entienden menos que las ciencias sociales no es por falta de pedagogía, ni mucho menos por mantener ningún status quo. Esto ocurre, simplemente, porque los conceptos son más complicados. Yo puedo explicarle a cualquiera lo que es la gentrificación sin demasiado problema. Es un concepto sencillo. Ahora bien, el entrelazamiento cuántico no me resulta tan fácil, y ha sido mi campo de trabajo durante los últimos 10 años. Puedo explicarlo, por supuesto, pero si el que escucha no tiene conocimientos algunos de matemáticas sólo podrá quedarse con símiles y analogías que no son del todo correctas. Si está dispuesto a estudiar matemáticas le puedo dar una descripción perfecta. ¿Esto ocurre porque los físicos somos pedantes? No. Ocurre porque el entrelazamiento es así, complicado, y por lo tanto es complicado de explicar.

    Pedir que la ciencia se simplifique es no entender de que va la ciencia en absoluto.

  15. antonio

    En vaya jardín te metiste Xaquín! 😛 Deja que los cientificistas se solacen con su positivismo y empirismo lógico, y tú sigue investigando. Somos muchos los que caminamos en otra dirección. Y muchisimos más científicos de los que muchos se atreven a creer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia delusuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies